Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Entre Mundos2 - Capitulo 4 - Comienza la Investigación
Dom Mayo 21, 2017 12:36 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 5)
Miér Mayo 17, 2017 7:38 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 3 - Comenzando el Viaje
Mar Mayo 16, 2017 3:57 pm por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 4)
Mar Mayo 16, 2017 3:44 pm por Akiru

» Historias de la media noche (Capítulo 3)
Dom Mayo 14, 2017 5:51 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 2 - Reunion
Dom Mayo 14, 2017 12:19 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 2)
Sáb Mayo 13, 2017 5:55 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 1 - Renovado
Sáb Mayo 13, 2017 12:24 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 1)
Vie Mayo 12, 2017 7:38 pm por Angry Bunny

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Septiembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario


El regreso de los guardianes (Capítulo 3)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El regreso de los guardianes (Capítulo 3)

Mensaje por Angry Bunny el Sáb Ene 23, 2016 12:52 am

¡Hola! >w< ¿Cómo están chicas? De nuevo viene Kim con su fanfic rarito QwQ pero me estoy esforzando para hacerlo bien. Les quiero agradecer por sus comentarios. Con simplemente leerlos me pongo muy contenta y me dan ganas de continuarlo, ¡enserio se los agradezco, de todo corazón!
Sin más dilaciones, al fic!


+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++



Capítulo III
—Cuando se reúnen—
 
Habían estado ignorando hasta ahora, la presencia de aquellos dos que los habían estado vigilando. Dos jóvenes; Un pelinegro y un castaño.
Y hasta ahora, ninguno había causado ningún alboroto. Solo estaban ahí, viendo, en silencio.
No obstante, aunque si habían sido visualizados, no fue por ninguno de los que estaban senados bebiendo cafés y hablando como en toda tarde de amigos. Solamente, fue alguien totalmente ajeno a la reunión entre los chicos. Alguien que iba caminando, agarrando a una niña de la mano.
Dio la casualidad que sus hermanos estaban en la cafetería, y la verdad, para Kyōhei no fue de extrañar. Se podría decir que su olor estaba casi impregnado en este lugar.
 
         —Kyō-chan, ¿qué sucede? —preguntó la niña que le acompañaba. Una niña de cabello negro y ojos azules, con una tonalidad de piel pálida que parecía faltarme más sol. Ella no parecía pasar de 11 años de edad.
 
         —Nada. Solo sigamos.
 
Y sin intención de reprocharle a su hermano, la pequeña sonrió y continuó caminando, intentando seguirle el paso a su hermano mayor.
Por dentro de la cafetería, viendo por la ventana por donde acababa de pasar Kyōhei y su hermana menor, el chico de cabellos negros que usaba unos lentes de sol se los quitó, mirando dicha ventana.
Sus ojos eran tal azules que podrían asemejarse al frío hielo de la Antártida. Tan brillantes y tan delineados sobre la piel.
Tan pronto como se quitó los lentes y miró la ventana, captó la atención de su compañero. No obstante, él seguía felizmente comiéndose el frappé que pidió.
 
         —¿Qué sucede ahora? —habló entre las sorbeteadas que le daba al frappé.
 
         —Solo…. —él no supo cómo explicar aquella extraña sensación que sintió en cuanto vio al chico de ojos verdes pasar con su hermana menor. Fue extraño, fugaz. Algo parecido a un escalofrío del que no sabe cómo reaccionar—. Solo sigue comiendo eso.
 
Fue lo único que supo responder ante al desconocer lo que incluso a él mismo le sucedía ahora mismo.
Su compañero, en vez de reclamar el mal trato o algo por el estilo, solo sonrió y siguió devorando su frappé, mientras que su compañero volvía a ponerse los lentes negros y beber un poco de café, intentando mirar disimuladamente a los chicos una vez más.
Una gran sorpresa que se llevó, fue al ver a uno de los gemelos de ojos rojos mirando hacia donde ellos estaban, más concretamente, el que tenía el cabello atado en una coleta. Dio un pequeño respingo en cuanto lo vio pero… fue extraño, una vez más.
Lo veía. Su mirada estaba casi fija, pero por alguna razón, no sentía que lo veía. Sentía que podía incluso hacerle señas y él ni se enteraría. Así que probó, durante unos momentos jugó con fuego.
Hizo unas cuantas señas con la mano, de tal manera que los demás no pudieran verlo. Pero, tal y como sospechó, no prestó atención pese a que su mirada estaba fija. ¿Es que ese tipo era ciego?
Da por hecho que sí.
Una vez más, dio un respingo al ver que se levantaron. Y su sospecha se confirmó, al ver que el otro gemelo lo ayudaba a caminar y orientarse un poco.
¿Enserio uno de sus tan temidos guardianes es ciego?
Intentó resguardarse detrás de la cartilla del menú de la cafetería al ver que ellos pasaron cerca de donde estaban. Los miraba discretamente hasta que salieron. Entonces, soltó un suspiro de alivio.
 
         —Antonio… —él llamó a su compañero, quitándose los lentes una vez más. Su compañero solo emitió un débil gemido en señal de que le escuchaba—. ¿Qué es lo que tendremos que hacer precisamente?
 
         —Según él… —se quedó pensativo, después esbozó una sonrisa amplia—, dice que algo como secuestrarlo o, si tenemos suerte, matarlos. No sé, la verdad no se me ocurre que hacer en estos momentos.
 
         —¿Y qué ganamos con eso? —preguntó una vez más el pelinegro de ojos helados.
 
         —Pues, muchas cosas, aparentemente —él contestó con su natural sonrisa española—. ¡Pero sabes! Si puedo comer tomates en un mundo donde no haya ningún tipo de guerra futura, ¡Yo seré feliz!
 
         —Tú serías feliz incluso si te cambian el cerebro por un tomate —contestó el chico, pero su compañero en vez de sentirse ofendido, seguía sonriendo—. Yo preferiría con una gran hamburguesa.
 
         —¡Bueno! ¡Cada quien sus gustos! —exclamó ampliamente y continuó devorando su frappé.
 
Pero ya enserio. Tiene que hacer algo con esos guardianes. Lo que sea, aunque le ganen en número.
Sería sucio usar artimañas como llamar a los sirvientes que él le dijo que podría llamar en caso de ser necesario. No quiere tener que hacer eso, sería como mandar a otros a hacer el trabajo por ti.
No sabe ni porque hace esto en primer lugar.
Pero aquí está, viendo como Antonio devora su frappé y pide otro.
Espera que él sea quien pague la cuenta.



|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|


 
Por otro lado, saliendo de la cafetería y distanciándose de esta, los chicos iban en grupo hasta el parque que no estaba lejano.
Era divertido sentir la brisa del aire recorriendo el lugar, moviendo sus ropas y cabellos. Excepto para los que tenían cabello largo y parecían que les había explotado el boiler. Eso no era para nada divertido y mucho menos agradable.
En cuanto llegaron al parque, se sentaron en el pasto a pasar el resto del día hasta que anocheciera. Total, eran cosas que hacían los jóvenes. No tenían ningún disgusto en hacerlo y les ayudaba a fortalecer más y más sus lazos como amigos.
Y, durante la conversación, surgió un tema muy curioso. Era Kaoru quien relataba.
 
         —Kurō es quien dice tener ciertos sueños extraños —explicó Kaoru calmadamente, mientras que su hermano hacia expresiones de fastidio, quizás intentando camuflar la vergüenza—. Cosas como un dragón gigante o un lobo negro.
 
         —¿Es que los ciegos sueñan cosas? —Regulus se mostró confundido. Y ante la pregunta ciertamente incómoda, Akiru chocó su mano en su cara, esperando que eso no fuera cierto.
 
         —¡Claro que sí! —Kurō se defendió rápidamente—. Resulta que no soy ciego de nacimiento, ¡¡Así que conozco un montón de cosas!!
 
         —B-Bueno, no hacía falta ponerte tan a la defensiva —sonrió nerviosamente sabiendo que había preguntado algo incómodo. Solamente movía sus manos de un lado a otro esperando que no se le echara encima y lo mordiera.
 
         —Pero continuando con el tema —Miriam interrumpió algún posible intento de asesinato, llamando la atención de todos—. Son solo sueños, ¿no? Dudo mucho que sea algo de gran interés.
 
         —Ese era el pensamiento de todos en la casa —explicó Kaoru una vez más—. No obstante, resulta que Kyōhei tuvo un sueño similar. Antes de que siquiera Kurō nos relatara su sueño. En la misma noche.
 
         —Quizás algún tipo de… ehm…. —Miriam, una vez más, intentó encontrar una explicación a ello. Al no encontrarla, soltó un suspiro, pero sonrió—. Bueeeno, no se me ocurre gran cosa.
 
         —¿Y qué es lo que propones que podría ser? —preguntó ahora Akiru, serenamente. Al contrario que los demás, ella parecía tomarse el asunto enserio—. Ya que les estás tomando demasiada atención.
 
Kaoru negó con la cabeza débilmente, en señal de que no se daba alguna idea sobre lo que podría suceder.
Soñar con un dragón y un lobo negro. No sabía que pensar de ello.
Todos dirían que Kurō quizás miente con ese tipo de sueños. Ya que es conocido que a él le gusta jugar bromas y esas cosas, hacer ver que cosas extrañas pasan también es uno de sus gustos. No obstante, Kaoru conoce bien a su hermano. Sabe cuándo le miente, y justo ahora, no está mintiendo.
 
         —Lamento haber entrado en su círculo de amistad, pero no pude evitar verme atraído por el comentario del Sueño —una voz ajena a alguno de los compañeros habló, para sorpresa de todos.
 
Cuando voltearon a ver —excepto Kurō—, solo vieron a un hombre de cabellos negros. No era ni muy joven ni muy adulto, pero su forma de vestir sí que parecía adulta. Anciana, de hecho.
Su piel era blanca, y sus ojos eran de un azul oscuro como el mar y el brillo que emitían parecía formar la luna creciente del cielo.
Ninguno sabía quién era, pero él estaba ahí parado, ligeramente agachado para escucharlos mejor.
No era normal que un hombre se te acercara de esa manera, pero no querían ser groseros. Por la cabeza de más de uno pasó el cómo decirle amablemente que se fuera, sin ser groseros. Pero en realidad, se sentían intrigados ante su aura de misterio y a la vez, de paz, que lograba emitir.
Parecía ser alguien tan sereno y experimentado, que era muy difícil negarle la entrada.
 
         —¿Qué… es lo que escuchó?
 
Ante la pregunta de Kurō, el hombre sintió que con eso aceptaron su estancia en el círculo. Por lo que se sentó sin acercarse mucho a ellos. Solo lo suficiente para poder platicar.
Al ver que estaba un poco excluido, Miriam y Akiru se movieron un poco para que todos pudieran ver mejor al hombre que había llegado. El hombre agradeció con un débil gesto moviendo la cabeza de arriba abajo, con una gran sonrisa que parecía, en cierto grado, cálida, amable… y familiar. Extrañamente familiar.
 
         —Bueno. Me pareció escuchar el sueño sobre un Dragón gigante y un Lobo Negro —el anciano habló, captando la atención de todos.
 
         —¿Acaso es usted algún tipo de…? Ehm… —Regulus pensó la palabra, pero no vino a su mente—. ¡De esos que saben el significado de los sueños y esas cosas…!
 
         —¿Esotérico? —preguntó Akiru.
 
         —¡Exacto! —asintió Regulus—. ¿Es eso?
 
         —Oh, no. Para nada —rió torpemente, parecía halagado de que lo pensaran así, para ser sincero—. Solamente que, resulta que yo también he soñado eso.
 
Y eso fue, lo que menos esperaban.


++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++


Me disculpo si está aburrido o no es tanto de su agrado :/ no se me ocurría mucho, pero intenté esmerarme con seguir el hilo argumental original. ¡Así que discúlpenme si no hay tantas escenas entre personajes o algo! Prometo que en un futuro habrá más, ya que el fic solo va comenzando :3


Sin más, Kim-chan se despide.

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:

avatar
Angry Bunny
Admin
Admin

Mensajes : 1613
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 19
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de los guardianes (Capítulo 3)

Mensaje por Akiru el Sáb Ene 23, 2016 12:37 pm

Un sueño proferico? Wow esta increible realmemte facinante todo lo de el suño y de antonio y su gusto del tomate eso fue gracioso xD me emcanto espero conti ansiosa!

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU



avatar
Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de los guardianes (Capítulo 3)

Mensaje por Miri-chan el Sáb Ene 23, 2016 1:03 pm

El sería feliz si le cambian elcerebro por un tomate xD!
intenté buscar explicación pero esos sueños si que confunden D:!PROFECÍAS! ESTUVO BIEN CHIDOXD! ME ENCANTO C:Y la narrativa esta <3 super.
avatar
Miri-chan
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 328
Fecha de inscripción : 09/12/2013
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de los guardianes (Capítulo 3)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.