Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Entre Mundos2 - Capitulo 4 - Comienza la Investigación
Dom Mayo 21, 2017 12:36 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 5)
Miér Mayo 17, 2017 7:38 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 3 - Comenzando el Viaje
Mar Mayo 16, 2017 3:57 pm por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 4)
Mar Mayo 16, 2017 3:44 pm por Akiru

» Historias de la media noche (Capítulo 3)
Dom Mayo 14, 2017 5:51 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 2 - Reunion
Dom Mayo 14, 2017 12:19 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 2)
Sáb Mayo 13, 2017 5:55 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 1 - Renovado
Sáb Mayo 13, 2017 12:24 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 1)
Vie Mayo 12, 2017 7:38 pm por Angry Bunny

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario


El Regreso de los guardianes (Capítulo 1)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Regreso de los guardianes (Capítulo 1)

Mensaje por Angry Bunny el Miér Ene 20, 2016 12:23 am

¡Hola! ¡¿Qué tal están?! Aquí Kim-chan reportándose con su nuevo fic que, espero, esta vez sea de su agrado :3.... bueno, es que como expliqué, el otro no fue tanto de mi agrado para mí -.-" pero bueno, no retraso más y traigo mi fic. Que ojalá les guste:

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++


Capítulo I
—Un vago comienzo—
 
Se cuenta la historia que hace muchísimo tiempo, los guerreros lucharon contra un Dios del Mal llamado Abbar. Dicho dios, detrás de sí, dejó un Diamante negro. Negro como la noche y tal oscuro y denso que no podía verse absolutamente nada a través de él.
Para custodiar dicho Diamante de las manos “Mortales” y evitar todo signo de aparición de Abbar, los guerreros levantaron un templo lejos de la, en aquel tiempo, poca civilización que había.
Con ello, los guerreros pasaron de ser eso a terminar siendo guardianes de ese templo. Vigilando cada día, cada noche, cada hora y cada segundo aquel negro Diamante que Abbar dejó detrás de sí.
Eventualmente, la vida de aquellos guardianes poco a poco se fue apagando.
El anciano que ayudó a construir el templo, cuya vida era más larga que cualquier árbol anciano en este mundo, se dio a la tarea de custodiar el alma de los guardianes.
Ellos tenían, DEBÍAN de continuar con su tarea de cuidar del Diamante y finalmente, detener a Abbar una vez vuelva a renacer.
Lo haría, más no se sabía cuándo.
El Anciano se encargaría de traer a los guardianes que renacerían una y otra vez, a la edad de 25 años para que continuaran su tarea de vigilar al Diamante hasta el final de sus días.
Y así pasaron años
Siglos…
Milenios…
El ciclo de muerte y renacimiento era cada vez más frustrante para el Anciano y las pobres seis almas encarceladas en la, ahora ciudad alrededor del templo.
Y el Diamante… No parecía mostrar signos de vida.
No. Hasta ahora.


 |-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|

La noche era profunda. La penumbra de la oscuridad hacía erizar la piel y hacer sentir los escalofríos de la fría noche, cuyo manto cubría la ciudad entera y más allá.
Lo que debería de ser tan oscuro como es en el campo, en el bosque y en los páramos, era considerablemente luminoso en la ciudad. Los altos edificios brillaban, las luces de los autos atontaban a las personas. Grandes anuncios, farolas. La electricidad en este lugar era una gran amiga.
No obstante, había un lugar que casi no era iluminado. Era tan viejo que nadie recuerda cómo llegó ahí. O, más bien, era tan viejo que estaba aquí desde antes de que la ciudad y sus habitantes llegaran.
El pueblo que hace milenios era pequeño y lejano se expandió hasta llegar al Templo.
El templo evolucionó poco en estos miles de años que pasaron. Una que otra remodelación fue capaz de sorprenderlo. Unas cuantas luces en sus afueras y finalmente, dentro, para aquellos turistas que quieren ver el antiguo lugar.
La atracción principal del lugar, además de ser sus viejas paredes de concreto o sus hermosos árboles que adornan lo que es un bello jardín. Es un Diamante.
Un Diamante negro que nadie sabe de dónde salió.
Tan negro como el ónix, tan grande como una pequeña televisión.
Nadie sabe de dónde salió, y el anciano que cuida actualmente del templo prefiere reservarse toda historia sobre ese Diamante.
Y ahora, que todos los turistas se habían ido, ahora, que el Anciano que de hecho, vivía en este templo estaba a punto de dormirse. Pasó algo extraño. Algo que, en el fondo, no imaginó que llegara ocurrir. No en este tiempo moderno donde las probabilidades de derrotar a Abbar han disminuido un 25% y, finalmente, ahora que los guardianes aún no llegan a la edad apropiada.
El Diamante, comenzó a dar señas.
 
El Anciano se levantó tan rápido como su viejo y casi estático cuerpo le permitió. Bajó las escaleras de caracol que habían sido construidas hacía siglos y llegó al lugar donde el Diamante reposaba. Dentro de una urna de cristal donde no podía ser tocado.
Lejos de las manos de todos y rodeado con cintas rojas para su exhibición.
No podía ser visto para ojos normales. Pero el Anciano no era alguien normal. Él podía verlo.
Ver el aura negra que rodeaba al Diamante. Casi tan negra como éste mismo. Tan oscura y tan maligna.
El Diamante estaba llamando a alguien… o a algo.
 
         —Esto es… imposible —el anciano se dijo a sí mismo a la ausencia de alguien más. Su rostro mostraba la sorpresa de encontrarse con semejante rareza. Incredulidad al creer que esto jamás pasaría—. ¿Está… dando señas?
 
Era obvio y él lo sabía.
Durante mucho tiempo creyó que todo era una mentira y que este Diamante no era en realidad la “cárcel” de Abbar, sino un simple objeto que dejó detrás de su supuesta muerte.
Pero resulta que él está encerrado ahí.
 
El Anciano no podía hacer gran cosa. Se limitó a dar un agudo suspiro e intentar hacer algo para calmar al diamante.
Sus manos se levantaron casi por reflejo y de ellas comenzó a emerger una débil y tenue luz azul. Era tenue, pero dentro de sí podía verse puntos…. O, si veías más de cerca, eran estrellas en un aura creada por la magia del Anciano.
Dicha aura creada por él, lenta y suavemente envolvió al diamante. Éste palpitó unos momentos y su aura, que había sido tan densa y oscura a comparación que el Anciano, se desvaneció en el aire.
El Anciano chasqueó la lengua.
Él no quería que se desvaneciera, sino que volviera al interior del diamante.
Falló.
Pero eso no era lo que importaba ya.
Abbar estaba comenzando a mostrar señales de vida. Su largo sueño que parecía eterno había llegado a su fin y había comenzado a llamar a sus camaradas.
Por lo tanto, él tendrá que hacer lo mismo ahora. Es demasiado pronto, pero tendrá que hacerlo al ser una gran emergencia.
Tiene que buscar a las reencarnaciones de los guardianes….
Pero será mañana, que ahora tiene sueño.


 |-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|

El día…. Era tan temprano que casi nadie estaba despierto. Aquellos que iban al trabajo o al colegio eran los únicos. Con cara de zombi, caminando hacia sus destinos.
Generalmente en estos momentos las calles están considerablemente vacías, excepto por los ya mencionados antes. Pero, si eres perceptivo, podrás ver que incluso hay señoras barriendo las calles tan temprano aprovechando la ausencia de niños traviesos.
Y, siguiendo con los chicos que van al colegio… Algunos no se toman la tarea de ir al colegio tal y como dicta la palabra. Se entretienen tanto en el camino que un palo puede resultar interesante.
Iba un grupo de tres muchachos. Los tres de cabellos negros. Uno de ojos verdes y los otros dos de cabellos rojos con finos rasgos. Tanto, que llegaban a parecer de mujer.
Más concretamente, el chico de ojos verdes claro se entretuvo viendo un palo tirado en el suelo. Se agachó, dejando que los otros dos se pararan detrás de él y, finalmente, lo tomó.
        
         —¡Kyōhei ha conseguido una espada! —exclamó uno de los dos chicos de atrás, que de hecho, eran gemelos. Su tono parecía ser la de un narrador de juegos RPG.
 
         —Espera, ¿qué? —el chico de ojos verdes, llamado Kyōhei, preguntó un tanto sorprendido ante la exclamación o narración de su hermano menor.
 
         —Conseguiste una espada, chibi —contestó el otro de los gemelos encogiendo los hombros vagamente, como si el tema casi no le importara pero en cierto grado, le parecía divertido—. Ahora podrás luchar contra el demonio de la mazmorra cinco para poder ir detrás del Dios Demonio y acabar con su reinado de terror. Creo que ese ya es el Jefe Final.
 
         —Estás equivocado Kurō —corrigió el otro de los gemelos, volteando a verle—. El Dios demonio es el jefe de la quinta Mazmorra. Por lo que no puede avanzar más porque es el final del juego.
 
Kyōhei únicamente suspiró e ignoró a sus dos hermanos continuando con su caminata al colegio. Sin embargo, él seguía con el palo por alguna razón.
 
         —Kyōhei obtuvo 5 puntos de daño —Mencionó uno de los gemelos mientras seguía a Kyōhei, al lado de su gemelo Kurō. Pero fue ignorado por el de ojos verdes—. Kyōhei obtuvo 5 puntos de daño. Kyōhei obtu…
 
         —¡¿Por qué estoy obteniendo puntos de daño solo por caminar?! —preguntó ahora un exaltado Kyōhei, volteando a ver a su hermano y parando abruptamente su trayecto.
 
         —Estás sosteniendo la espada del lado contrario —explicó su hermano menor, Kaoru—. Más concretamente, estás tomando el lado de la hoja. Por lo tanto, te lastimas.
 
         —¡¿Enserio siguen con esa tontería?!
 
         —Tranquilo —llamó Kaoru ahora en un tono de superioridad—. ¡Yo te acompañaré! Porque, ahora, seré tu compañero. Verás, estoy en contra del Dios Demonio. Asesinó a mi familia cuando yo tenía tan solo cinco años. Mi hermana fue secuestrada y asesinada brutalmente con el tiempo y ahora solo puedo buscar venganza. Mi espada será necesaria para tu gran labor.
 
         —¿Cómo eres capaz de crearte una historia tan dramática en menos de cinco minutos…? —se preguntó Kyōhei. No tenía la esperanza de que su hermano le escuchara.
 
Pero una vez más intentó ignorar a sus dos hermanos idiotas y continuar con su trayecto.
Para él, la escuela era más importante que jugar con sus hermanos a guerreros RPG o algo por el estilo. La verdad, no sabe cómo comenzó, pero este palo tiene mucho que ver con ello. Es como si tuviera en él la magia del RPG.
Es como si él supiera porque Kurō está obstaculizando el camino.
 
         —¿Qué demonios crees que haces, Bakamui? —Preguntó ahora un frustrado Kyōhei al ver a su hermano frente a él.
 
         —¡Muajajaja! ¡A que no te creías que yo era el Dios Demonio, ¿verdad?! —él continuó inmerso en el juego que creó junto a su hermano para molestar a Kyōhei.
 
         —E-Esto es malo Kyōhei —Kaoru tartamudeó, como si realmente se encontrara en peligro—. ¿Cómo le harás frente al Dios demonio?
 
         —¡¿Por qué te pones tan nervioso?! —Regañó Kyōhei—. ¡¿Qué no querías tener que vengar a tu familia y a tu hermana?!
 
         —¡Kyōhei! ¡Vas a tener que usar tu espada de oro para derrotar al Demonio!
 
Kyōhei suspiró. Si no puedes con ellos, tendrás que unírteles.
Así que, caminó hasta a Kurō y le dio un golpe falso en el estómago con el palo que encontró en la calle y, que comenzó todo esto.
Kurō continuó con el juego, puso la mano en su estómago y se dejó de caer de rodillas para finalmente, caer en el suelo. Dejando detrás de sí unas débiles y cortas palabras:
 
         —Me… has ganado.
 
         —¡Genial Kyō! Ahora podremos seguir el camino a la escuela fácilmente.
 
         —¡Eso es lo que intento desde que salimos de casa! —regañó Kyōhei. Harto de toda la tontería de juegos RPG.
 
         —¡Chicos! ¿Qué hacen ahora?
 
Kyōhei y Kaoru voltearon a ver a la joven que se había acercado a ellos —cosa extraña, seguro todos pensaban que estaban locos—. Una chica de cabellos castaños que parecía tener la misma edad que ellos. De unos hermosos ojos violeta. Su nombre era Akiru Takamura.
Ella sonreía, claramente los conocía y, en respuesta Kaoru también sonrió.
 
         —Buenos días Kaa-san. Solo estamos…
 
         —¿Por qué Kurō está tirado en el suelo? —ella interrumpió al ver al otro de los gemelos tirado en el suelo y posiblemente, falsamente, agonizando. Pero su tono, en vez de encontrarse preocupado, parecía más bien frustrado. No era la primera vez que sucedía.
 
         —Solo lo matamos por ser el Dios Demonio que asesinó a su familia —Kyōhei respondió por sus hermanos, apuntando con el pulgar a Kaoru, quien sonrió nerviosamente.
 
         —Claro…. —se cruzó de brazos débilmente nervioso, intentando disimular, pero él en realidad buscaba continuar—. ¡Con la espada que Kyōhei encontró fuimos capaces de vencerlo sin ninguna gota de sudor!
 
         —¿La…espada? —Akiru intentó encontrar una explicación a lo que decían. Eso, hasta que vio que Kyōhei tenía un palo de madera en sus manos. Lo supo de inmediato—. Ah, ya entiendo. Se ve que se divierten.
 
Pero la diversión no duró por mucho.
Kurō abrió abruptamente los ojos y se levantó del suelo.
 
         —¡Bakachii, esto es malo! —exclamó preocupado, aún más que Kaoru al encontrarse con el Dios demonio—. ¡Olvidé mi mochila!
 
         —No me digas Bakachii…. —Kaoru resopló—. Vamos por ella.
 
Y tal como dijo, corrieron con dirección de vuelta a su casa por la mochila del despistado Kurō.
De tras se quedaron Kyōhei y Akiru.
Ellos casi no hablaban, no conversaban debido a la fría personalidad de Kyōhei, la cual se volvía cálida únicamente al estar con sus hermanos. Por lo tanto, la chica de ojos violeta solamente logró soltar una pequeña pero nerviosa risita sin saber que decir.
 
         —Ehm…. ¿Nos vamos a la escuela?
 
         —¿Regulus no viene contigo? —Kyōhei contestó con otra pregunta. Serenamente e ignorando lo que Akiru cuestionó.
 
Ella se mostró ligeramente más calmada y, al ver que Kyōhei comenzó a caminar, ella también lo hizo, intentando seguirle el paso lento, esperando a los gemelos y la mochila perdida.
 
         —Dijo que vendría un poco más tarde. Parece que hubo un pequeño problema en su casa… y bueno —ella sonrió tímidamente—. Es lo que hay, parece.
 
Kyōhei únicamente asintió en señal de que le escuchaba.
Los dos ignoraron algo. Incluso los gemelos que se marcharon de vuelta a su casa ignoraron algo que posiblemente era importante.
Alguien los había espiado.
Un anciano o quizás un joven. Su apariencia no estaba del todo clara pero su edad, al contrario, sí.
Él había observado todo. Absolutamente todo….
Y mientras una lágrima superficial rondaba su mejilla, solo se preguntó….
 
         —¿Y de ellos depende la tierra ahora….?


++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++


Y eso es todo por hoy :3 Lamento si es aburrido o.... raro. Pero es solo la introducción principal con una escena de comedia que quise parodiar de un vídeo que vi xDu la verdad no se me ocurrió gran cosa. ¡Pero! Es claro que todo personaje tendrá su GRAN participación o, al menos es lo que tengo pensado hacer.


Sin más, Kim-chan se despide.

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:

avatar
Angry Bunny
Admin
Admin

Mensajes : 1613
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El Regreso de los guardianes (Capítulo 1)

Mensaje por Akiru el Miér Ene 20, 2016 12:46 pm

Increible esta super gracioso todo lo del juego jaja xD hasta aparece kyohei ! Esta todo increible me encanto ! Incluso la narracion de lo sucedido con el anciano y el diamante.. me encanto tu fic .. espero conti ansiosisima

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU



avatar
Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Regreso de los guardianes (Capítulo 1)

Mensaje por Miri-chan el Miér Ene 20, 2016 9:15 pm

Me encanto, ya quiero leer la conti, mi parte favorita fue cuando el anciano debía conseguir a los guadianes
Pero será mañana, que ahora tiene sueño.
HAHAHAHA AME ESO XD! espero conti <3!
avatar
Miri-chan
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 328
Fecha de inscripción : 09/12/2013
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Regreso de los guardianes (Capítulo 1)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.