Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Entre Mundos2 - Capitulo 4 - Comienza la Investigación
Dom Mayo 21, 2017 12:36 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 5)
Miér Mayo 17, 2017 7:38 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 3 - Comenzando el Viaje
Mar Mayo 16, 2017 3:57 pm por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 4)
Mar Mayo 16, 2017 3:44 pm por Akiru

» Historias de la media noche (Capítulo 3)
Dom Mayo 14, 2017 5:51 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 2 - Reunion
Dom Mayo 14, 2017 12:19 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 2)
Sáb Mayo 13, 2017 5:55 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 1 - Renovado
Sáb Mayo 13, 2017 12:24 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 1)
Vie Mayo 12, 2017 7:38 pm por Angry Bunny

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario


[Final] El anochecer del mundo (Capítulo 17)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Final] El anochecer del mundo (Capítulo 17)

Mensaje por Angry Bunny el Dom Sep 27, 2015 1:35 am

Capítulo 17:
“El amanecer del mundo”

—Parece que no tenemos otra alternativa más que buscar a Kurō y a Kaoru —afirmó Akiza, mientras que Yin la abrazaba y hundía su cara entre sus ropas, aun temiendo ante lo que hizo.

Después de lo que sucedió, Atisha aparentemente logró deshacerse de Katelyn y acto seguido volvió a su forma gatuna, afirmando que ya no podía mantenerla por más tiempo. Desde entonces se volvieron a adentrar al castillo y Yin seguía sin apartarse de Akiza, quien parecía brindarle un calor parecido al que sus hermanos le daban. Posiblemente se sentía más segura con ella porque eran las únicas chicas del grupo…
Desde entonces, han estado de nuevo entre los pasillos del castillo. Por suerte, ahora tenían a Atisha y a Yin para guiarles a través de estos mismos y el objetivo principal eran los gemelos.

—Ellos deberían de estar con Okura, es el único que queda —dedujo Kurapika—. Y Kyōhei y Samir también deberían de estar por aquí.

—¿Kyō-chan… vino? —Yin pregunto tímidamente, a lo que Kurapika asintió.

—Él parece haberse recuperado de sus heridas —notó que Yin sonrió y en su lugar, Kurapika no pudo evitar sonreír débilmente.

—Démonos prisa entonces —Akiza dijo rápidamente—. Nunca se sabe si pueden necesitar ayuda.

—Dudo que en su estado puedan hacer algo —Atisha pareció burlarse, caminando en su forma de gato a su lado—. Lo más que pueden hacer es observar y no estorbar.

Oh, le encantarían contradecir a este gato, pero ciertamente tiene razón. Están tan heridos ahora mismo, gastaron tanto poder en pelear contra Adeline para al final vencerla de una manera tan cutre que agradecen internamente que Atisha se deshiciera de Katelyn. Aunque bueno, en realidad fue Yin y Atisha únicamente la remató.
Ahora, deberían de buscar e intervenir de ser necesario. Sus estados no importan si así pueden cumplir su objetivo.

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Y volviendo a la pelea de los gemelos, de un fuerte golpe, Okura pudo azotar a Kurō contra una pared. Intentó golpearlo —o atravesarlo— con su espada, pero por suerte Kaoru lo atacó para evitar eso. Entonces, Kurō aprovechó la distracción y le metió una fuerte patada a Okura en el estómago.
Entonces volvieron a la misma pelea de antes. Usando sus espadas intentaban hacer algo contra Okura, como buenos espadachines que son. Sin embargo, él también era un buen espadachín y eso se notaba rápidamente al poder con los dos gemelos a la vez. Lograban darle un qué otra vez, pero de esa misma manera, él lograba darles.
Es por eso que mientras los gemelos ya tenían algunas heridas en el cuerpo y la cabeza, incluso sangrando ya por la boca, Okura a lo mucho parecía tener algunas heridas superficiales. La diferencia era clara…
Pero Kurō no se rindió y era el que más fuerte atacaba a Okura, viéndose movido por la ira del momento. Se aproximó al hombre e intentó golpearlo, pero éste, de una manera más rápida, se hizo a un lado y le pateó fuertemente en la cabeza. De esa manera, Kurō se quedó inclinado en el suelo en un intento de reponerse de ese golpe, con la cabeza gacha y recargándose sobre su espada.
Algo le había roto dentro.
Claro que Kaoru no se quedó atrás y con su espada logró cortar un pedazo de ropa a Okura, acto seguido este se movió rápidamente y pateó también a Kaoru, tirándolo al suelo a unos metros más allá. Pero se repuso con gran facilidad y volvió a la batalla. Pero claro, Okura era más fuerte y no importaba como pelearan, siempre lograba encontrar la manera de contrarrestarlos. De esa manera, logró usar esas agujas que usó contra Kurō la primera vez allá en el sector abandonado, unas extrañas agujas que contrarrestaban el aura de las personas. No tardaron en hacer efecto en Kaoru, quien cayó de rodillas rápidamente.

—¿E-Esto…? ¿Qué…? —Kaoru no pudo levantarse y no pudo hacer más que reposarse sobre su espada—. N-No… me responden…

Entonces, cuando levantó la mirada, miró a Okura apuntándole con la espada.

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

—¡Parece que están por allá! —afirmó Atisha.

Después de caminar y caminar por los pasillos del castillo, se percataron de unos fuertes sonidos de golpes provenientes de un lugar cercano. Basándose por el oído de Atisha y Yin, lograron llegar al lugar. Un pasillo cuya pared estaba totalmente demolida. En el tejado de allí, estaba Okura apuntándole a Kaoru con una espada.
Claro que, por las mentes de los que recién llegaban, Akiza, Kurapika y Atisha, no cruzó otra cosa más que meterse a ayudar, pero al momento en que iban a hacerlo, Yin les interrumpió.

—No lo hagan —ella dijo, lo que llamó la atención de sus compañeros—. Hay… un olor muy extraño aquí, que parece ser peligroso.

—¿A…qué te refieres? —preguntó Kurapika, sorprendido ante las palabras de la pequeña.

Pero Yin solamente miró, a lo que sus compañeros hicieron lo mismo. Fue cuando se percataron de algo… Kurō no estaba peleando. Él parecía estar reposando, posiblemente sin poderse mover pero, una de sus manos estaba en su cabeza, donde ellos desconocían, Okura le golpeó.
Claro, ellos desconocían…

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Kaoru no pudo moverse, se quedó simplemente mirando como Okura le apuntaba y como estaba a punto de agitar su espada para matarlo de una vez. Sin embargo, al momento en que iba a bajar la espada, Kurō se reincorporó y se lanzó contra él, apartándolo rápidamente de Kaoru.
Pero, cuando se lanzó contra él, ambos cayeron del tejado.
Kaoru se quedó atónito e intentó moverse al ver lo que había ocurrido.

—¡K-KAMUI! —gritó él en un intento de moverse e ir a ayudar a su hermano, pero, ninguna parte de su cuerpo le respondía.

Rápidamente los demás se aproximaron a Kaoru, quien intentaba ir a la orilla del tejado.
Lo que ninguno veía ahora mismo, es que incluso en el aire, en una caída, la pelea continuaba.
Kurō rápidamente usó su espada contra Okura, pero este se defendió usando la suya. Quedó arriba de Kurō aún en el aire y de nuevo, éste mismo intentó usar su espada de nuevo, a lo que Okura volvió a defenderse, esta vez, apartando su espada a lo lejos de Kurō, quedando perdida en el aire. Y acto seguido, usó las agujas en su contra. Fueron insertadas en las rodillas, abdomen y piernas de Kurō en general. Y claro, después de eso ya no se podía mover, en lo absoluto.
Y al estar totalmente inmovilizado, Okura aprovecharía para atacarlo de nuevo. Pero al verse tan alejado de él debido a la caída, tuvo que desplazarse por el aire.

—Mal…dita sea… —gruñó Kurō al momento que intentaba hacer algo para mover su cuerpo—. N-No puedo…. Moverme…

No podía dejar que esto acabara así. Si tiene que morir en esta caída, quiere que al menos Okura se vaya con él al otro mundo. Solo eso pide. Esta vez, esa es la opción.
En aquel día, le dieron la opción: Pierde uno o pierde a los tres. Pero en ese entonces él era débil y no pudo tener la opción de proteger a los tres y, por eso, terminó perdiéndolos. Aunque con el tiempo recuperó a dos… jamás podrá recuperar a ese tercero. Jamás.

「Las cosas no tienen por qué acabar así」.

「Demuéstrale de lo que estamos hechos」.

—N-No puedo… caer aquí….

「Él no puede morir」.

「Pero puedes alejarlo].

「Sin tener que morir tú en el intento].

「¿Sabes a lo que nos referimos?」.

「¡Tienes que moverte ya! ¡Hazlo por tu hermano!」

De esa manera, antes de que Okura llegara hacia él, Kurō comenzó a recobrar el movimiento, para sorpresa del otro. Alzó una de sus manos al momento que Okura se acercó a él, al momento que en su rostro se formaba una sonrisa. Entonces, cuando levantó la mirada y vio que Okura estaba peligrosamente, usó un choque de energía similar a los que Okura usaba. De esa manera, logró herir el hombro de éste mismo. Pero claro que éste no dejaría que eso continuara, e hizo lo mismo. Pero esta vez, Kurō intentó patearlo al momento que hizo eso, provocando que la onda de energía atravesara su pie, desde la planta hasta la rodilla, creando un gran hoyo en él.
Pero Kurō no le prestó atención a eso y cuando vio que Okura le iba a atacar con su espada, Kurō interpuso su mano y con un choque de energía, la espada se quebró. De ahí, Kurō tomó del brazo a Okura y chocó su frente con la de él, mientras que una gran sonrisa, un poco llena de locura, comenzaba a formarse en su rostro una vez más.

—Tú no puedes morir —mencionó Kurō burlonamente—. Pero tú y esa maldita caja pueden irse lejos, muy lejos de aquí.

—¿Qué dices…?

Entonces, Okura se percató de algo, en el fondo, allá donde estaba prevista su caída, en un tejado inferior, vio algo, algo que no era de este mundo. Era un portal.
¿Este… chico, fue capaz de abrir un portal a otro mundo sin tener que poner mucha energía? Eso era imposible y no pudo hacer más que sorprenderse ante eso. Intentó moverse de ahí, pero entonces sintió que algo le rodeó. Era algo blanco y en cierto grado, esponjoso. Nueve colas que lo habían rodeado para que no se moviera y cayera justo en el portal.
Se la había jugado, lo reconoce.
Aún con su inminente derrota, Okura no pudo evitar sonreír, mostrando, por primera vez, una expresión.

—Tú padre se sentiría orgulloso de ti —dijo Okura al momento que terminaba de caer.

Okura cayó al portal y Kurō lo haría pronto, pero por suerte, el portal se cerró a tiempo y Kurō únicamente cayó al tejado, creando un gran cráter en él mientras que sus colas se disolvían en el aire y su mirada volvía a la normalidad. Entonces, lo que hizo, fue levantar su mirada hacia el cielo, notando que estaba comenzando a amanecer.

—¿Qué tipo de sonrisa era esa…? —mencionó el al momento que sonreía con más calma

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Arriba, en los tejados superiores, las cosas eran tensas. No sabían que fue de Kurō cuando cayó desde el tejado con Okura. Kaoru aún intentaba hacer algo para moverse, con el tiempo, fue lográndolo, pero aún se tambaleaba de tal manera que era imposible mantenerse de pie. Fue ahí cuando Kurapika le ayudó a mantenerse en pie, apoyándolo en uno de sus hombros.

—N-Necesito ver a mi hermano.

—Tranquilízate Kaoru —pidió Kurapika—. No podemos hacer nada desde aquí. Tenemos que bajar y…

—Él está bien —Yin le sonrió—. Su olor es latente aún. El que ya no logro encontrar, es el de ese hombre.

—Entonces damos por hecho de que Kurō logró deshacerse de Okura —dijo Akiza serenamente—. Entonces tú hermano está bien.

—Los carneros y Soldados ya debieron haber desaparecido también —mencionó Atisha—. Damos por hecho eso, así que también Kyōhei y Samir deben de estar por venir.

—P-Pero… Kamui… —decía Kaoru—. Yo… necesito…

—Él está bien, ya escuchaste a Yin —ahora dijo Kurapika con un tono de severidad—. En cambio tú no te puedes mover. Debemos irnos cuanto antes de aquí.

Y aunque no quería, Kurapika tenía toda la razón. Absolutamente toda la razón. Tenían que irse, todos estaban heridos; Akiza, Kurapika, Yin y Kaoru. Por no mencionar que posiblemente Kyōhei y Samir también lo estén. De eso no pueden estar seguros.
Pero claro, por la mente de Kaoru no pasaba otra cosa más que Kurō.

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

El día fue fulminante, el sol iluminaba con una gran fuerza el día de hoy. Todo había terminado, incluso si el “Mal” seguía latente, la BLACK BOX se había ido junto con Okura a ver tú a saber a qué mundo los envió Kurō. De esa manera, todos parecían estar en paz ahora, pero, aún había algo que inquietaba a Vincent y, eso era algo que no podía hacer. Eso era…

—Etto… entonces ¿querías una paga de verdad? —preguntó nerviosamente Vincent, mientras rascaba su nuca con una gran gotita anime en su sien.

Akiza estaba con su mano estirada, con algunas vendas en algunos lugares, esperando el recibir un poco de dinero. Claro, Vincent se lo dijo, le iba a pagar, pero no lo ha hecho. Y después de todo lo que Akiza tuvo que pasar, era claro que no iba a pasar eso por alto. Lo mínimo que podía recibir después de todo, era una paga.

—Tú lo dijiste.

—E-Etto… podemos hablar de eso, Akiza —mencionó una vez más Vincent—. ¡Y… y…puede que tú me ayudes en contra de los vegetales malévolos! ¡Sí, eso! ¡Tú serás mi mano derecha y que le den a Samir!

Entonces, recibió un golpe. Alguien le lanzó un zapato y ese fue Samir.

—Solo págale de una maldita vez, Vince —regañó tétricamente Samir.

Vincent soltó un suspiro de derrota, derrotado por un mísero zapato. Tomó su billetera y… estaba totalmente vacía. Akiza aún esperaba esa paga, pero Vincent pensaba en otra cosa…

—¡Ve y mata a Kurō, me ha robado mi billetera de nuevo! —reclamó él.

—No me salgas con esas excusas —Akiza regañó esta vez—. No intentes echarle la culpa.

—¡Te estoy diciendo que yo…!

Y recibió otro zapataso por parte de Samir. Oh, vamos, por suerte solo tenía dos, aunque claro, a menos que tenga tres piernas… pero eso no lo tiene, así que ya no espera que otro zapato le de en la cabeza. Pero podría darle otra cosa… ¡Sería peor!

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+


—Uno, dos… tres… —Kurō mencionaba, contando algunos billetes—. 3mil Tamas. Vincent tenía buen dinero, supongo que con eso podremos pagar el hospital.

—Ese dinero es robado —Kaoru dijo—. Eres despreciable.

—Oye, hago lo posible por tu bien —regañó Kurō—. No te pongas nenaza.

Después de la pelea que surgió en el castillo, Kurō hizo aparición en el momento que el grupo se había reunido con Kyōhei y Samir. Tenía muchas heridas realmente graves, que la mayoría fueron ocasionadas después de tremenda caída. Pero ahora, solamente tenía algunas pocas y unas vendas por algunos lados, en especial en su cabeza. Al contrario que los demás y que de su propio hermano, tenía una regeneración alta, tanto que se curó casi a la misma velocidad que Yin.
Es por eso que ahora estaba sentado en una silla mientras que su hermano Kaoru estaba en la cama, con algunos huesos rotos que esperaba, se recuperaran pronto.

—¡Podrías hacerlo al menos de una forma que no haya carteras robadas de por medio! —exclamó Kaoru—. Él intenta ser amable con nosotros y tú le robas. ¿Qué clase de agradecimiento es eso?

—¡Me encadenó! —Exclamó ofendido Kurō, aunque parecía más en tono de broma—. ¿Cómo le iba a agradecer eso? Pues con la billetera, claro. Pero eso no importa ahora, con esto podemos pagar lo que sea…para que te pongas mejor.

Y, entonces, Kurō se acercó a su hermano y le dio un pequeño beso en la frente, algo que Kaoru no esperó y terminó por sonrojarse tremendamente. Al verlo, Kurō soltó una pequeña risita y volvió a sentarse en la silla.

—Ahora porque le robaste la billetera a Vincent, Akiza se lo quiere cargar —escucharon la voz de Kyōhei adentrándose a la habitación. A su lado, estaba Yin—. Porque le quitaste el dinero que pensaba pagarle.

—Sí, ya se las arreglará —Kurō soltó una risita.

—Yo quiero robar billeteras como tú —dijo Yin—. ¿Puedo?

—Claro, todos tenemos un roba billeteras interior.

—Ya veo. Entonces robaré billeteras.

—¡¿Qué demonios le estás enseñando a Yin, Kurō?! —reclamó Kaoru al ver lo que su hermano le hacía—. ¡¿Y tú como puedes decir eso tan fácil, Yin?!

Kyōhei soltó un suspiro al ver que sus tres hermanos estaban a punto de volver a discutir una vez más. Era lo típico y la verdad, no era que lo odiara.
Echó un vistazo a Kurō, sin que este se percatara de ello. Pensó, en que él es alguien que es mentalmente inestable, pero aún con todo lo que pasó recientemente… no, con todo lo que ha pasado en general, se ha mantenido aún con vida, cuando tiene muchas razones para acabar con todo. Quizás no logró vencer a Okura, pero logró deshacerse de él enviándolo a otro mundo. Abriendo un portal… realmente admirable.

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Akiza contó los billetes mientras salía de la casa de Vincent, posiblemente para nunca volver, quizás. Eso, al menos que quisiera amigos y viera a los gemelos o a Vincent, algo así quizás no le vendría tan mal. Admite que tienen su encanto.
Pero, mientras pensaba en ello, algo le interrumpió, una voz:

—¿Conseguiste tu paga? —preguntó Kurapika.

Akiza levantó su mirada y lo vio. Parecía que, al contrario que los demás, no tenía tantas vendas a su alrededor. No obstante, ella no pareció prestarle atención y bajó su mirada hacia los billetes que había contado con anterioridad. Había perdido la cuenta por culpa de Kurapika.
Entonces, por su cabeza no cruzó otra cosa que, hacerle una pregunta a él.

—¿Tú no pediste nada a cambio? —preguntó ella, a lo que Kurapika negó con la cabeza.

—La verdad, creo que lo hice más por gusto —agregó él—. Ellos necesitaban de ayuda y creo que no estuvo mal el papel que dimos en esta ocasión. Además… —él apartó su mirada hacia la ciudad—. Si el “Mal” hubiera venido, todo se habría acabado. Todo, tal como lo conocemos.

Al escuchar esas palabras, Akiza bajó un poco la mirada, pensando en eso, precisamente. Si el “Mal” realmente hubiera aparecido y acabado con todos, ahora mismo no estarían hablando aquí. Miles de personas que no hacen más que hacer rutinas diarias como ir al colegio o a trabajar, sus vidas se verían acabadas en cuestión de minutos. Por no mencionar que entre esas personas, se encontrarían tus amigos y familiares.
Quizás Akiza no conoce el calor de una familia, pero hay algo que si conoce, aunque se niegue a admitirlo, ella tiene a Johan y a Leo, que, aunque últimamente no ha pasado mucho tiempo con ellos, siguen siendo sus amigos.
Entonces, al estar tan inmersa en sus pensamientos, no se había dado cuenta que Kurapika le llamó. Lo hizo, pero ya casi al último instante.

—¿Qué planeas hacer desde ahora? —preguntó él.

—¿Quién sabe? —ella sonrió al momento que encogió los hombros y continuaba con su caminata—. Posiblemente me dedique a hacer más trabajos como estos. Sería divertido, ¿no crees? —le miró, a lo que Kurapika sonrió.

—Sí, debemos de hacerlo más seguido. ¿Te apuntas?

—Por supuesto.

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Vincent soltó un grandísimo suspiro mientras se dejaba caer al sillón, dejando su cartera totalmente vacía en el suelo. Kurō le robó y tuvo que pagarle a Akiza con sus ahorros para comprar dulces. ¡Ah, pero ese zorro ladrón se las pagará, no se quedará así!
Pero, al momento que pensaba algunas cositas, no pudo evitar sonreír.
Kurō fue capaz de abrir un portal él solo en plena pelea, algo que no creyó que era posible de hacer. Eso era raro. Parece que hay cosas que aún desconoce de los gemelos, cosas que le interesarían.
Claro, no por eso son los hijos de la Bruja de Plata, Sayo Sakurai y el Juez divino, Okura Tenshin. Aunque quizás ellos no lo sepan. Es mejor que sigan teniendo a Kazuya como su único padre.
Por otro lado, Akiza y Kurapika pudieron pelear perfectamente contra Adeline, alguien a quien Samir ha estado persiguiendo durante mucho tiempo y jamás pudo darle fin. ¿Qué pensar de esos dos? Lograron hacerlo por él.
Y luego están Yin y Atisha… ellos dos… derrotaron a su hermana. Aunque Atisha dice que todo el trabajo lo hizo Yin, una razón más para temerle.
Todo fue raro y curioso. Le gustaría repetirlo pero…

—La BLACK BOX ya no está más —escuchó la voz de Samir—. Parece que fueron enviados a un mundo totalmente desconocido.

—¿Desconocido? —preguntó Vincent.

—Un mundo nuevo, creado en el momento que Kurō abrió el portal —explicó serenamente el pelinegro—. En otras palabras, creó una dimensión exclusivamente para Okura. Un lugar donde nadie se vería afectado. ¿Y me preguntas porque tenía que temer de esos chicos?

—Cada quien tuvo su encanto, tenemos que admitirlo —afirmó el rubio con una sonrisa—. Quizás me ayuden contra los vegetales.

—Oh, quítate ese pensamiento de la cabeza —regañó Samir.

Pero Vincent no borró su sonrisa. Parece que el “Mal” no pudo llegar completamente a este mundo… claro, siempre y cuando Kurō no comience a esparcirlo por ahí, entonces están jodidos. Pero como sabe que no lo hará, entonces no teme por ello.
Recargó su cabeza en el respaldo del sillón al pensar en ello.
Parece que este mundo logró ser salvado.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Y... bueno xD ahora no fue todo por hoy, si no un "Esto fue todo". Como prometí owó terminaría este fic a como diera lugar, así que, ahora que ha llegado el final.... QwQ me quedaré con el vacío. ¡Pero espero que esta historia haya sido de su agrado! La verdad, últimamente me centro más en la historia que en los personajes en general y, estoy pensando en remediar eso en los próximos fics que haga... pero quien sabe, quizás a veces la historia es mejor n.nU
Bueno, no tengo mucho que decir, más que espero que les haya gustado que, en general, a mí se me hizo un pooc floja la historia. No salió tanto como quise, pero salió :3

Biiiieeeen, sin más, Kim-chan se despide y hasta la próxima <3!

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:

avatar
Angry Bunny
Admin
Admin

Mensajes : 1613
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 19
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: [Final] El anochecer del mundo (Capítulo 17)

Mensaje por Akiru el Lun Sep 28, 2015 12:30 am

wow estan increbile .. lamento k se terminara pero .. es k fue un gran fic! la pelea de los gemelos y okuma fue tan woow genialosa y el finan jamas lo imagine kuro hizo tal cosa o.o sorpendente y luego lo k le paso a vincent xD kuro le robo, akiza se llevo sus ahorros y samir le dio dos zapatasos jaja casi me muero de risa con eso ... pero al final todo termino bien QwQ hermoso final para grandioso fic estuvo genialoso !! realmente me dejo sin palabras para describir lo mucho que me encanto

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU



avatar
Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.