Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Animes Favoritos
Lun Sep 19, 2016 6:01 am por Joselin

» [Recomendación Anime] Shingeki No Kyojin
Lun Sep 19, 2016 5:50 am por Damia

» Entre Mundos 2 - Capitulo 3
Dom Abr 17, 2016 10:39 pm por Kim Kaninchen

» Entre Mundos 2 - Cap 2 - Re encuentro
Dom Abr 17, 2016 1:36 pm por Kim Kaninchen

» Entre Mundos 2 - Mensaje
Miér Abr 06, 2016 10:36 pm por Kim Kaninchen

» Mision Tierra- Capitulo 9
Vie Feb 12, 2016 10:55 pm por Kim Kaninchen

» Disculpas la Demora
Sáb Feb 06, 2016 12:20 pm por Miri-chan

» :QUE EL PODER NOS GUÍE: CAP 4
Dom Ene 24, 2016 4:41 pm por jelett-chan

» :QUE EL PODER NOS GUÍE: CAP 3
Dom Ene 24, 2016 4:03 pm por jelett-chan

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Febrero 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728     

Calendario Calendario


El anochecer del mundo (Capítulo 15)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El anochecer del mundo (Capítulo 15)

Mensaje por Kim Kaninchen el Vie Sep 25, 2015 12:48 am

Capítulo 15:
“Confrontaciones”

Akiza rápidamente golpeó a Adeline en el estómago de una patada al momento que ésta había intentado atacarle. Entonces Kurapika la tomó del pie con una de sus cadenas y la lanzó contra la pared.
Pero no importaba lo que hicieran, esta chica se levantaba siempre una y otra vez, incluso si su cuerpo estaba dañado. No le importaba, posiblemente, Akiza y Kurapika estaban comenzando a tener serios daños en sus cuerpos de igual manera, aunque claro, no tan exagerados como los de Adeline.
Entonces, al ver que Adeline se dirigía a ella de nuevo para atacarla, Akiza no dudó ni un solo segundo y soltó una ráfaga helada que la lanzó de nuevo en contra de la pared. Pero entonces, una vez más ella se levantó a pelear. No obstante, Kurapika usaba sus cadenas para disminuir su velocidad y atacarla, algo realmente efectivo para alguien que era tan veloz como el viento.

—Parece que nunca se rinde —Akiza pareció burlarse, pero realmente se encontraba agitada.

—A este paso terminaremos por cansarnos antes de verla caer —Kurapika sonrió agitadamente—. ¿Alguna idea?

Akiza se quedó pensativa, pero aun jadeando. Miró a su alrededor y notó que Adelina, una vez más, se dirigía hacia ella. Esquivó rápidamente el ataque y se lo devolvió con su guadaña, pero este vez Adeline lo esquivó de vuelta. Incluso esquivó las cadenas de Kurapika que se movían hacia ella.
Sí, definitivamente está comenzando a cansarles.
Y encima, estaban comenzando a aparecer carneros y algunos soldados de papel, cosa que aumentaría la ventaja de Adeline y los cansaría más. Esto estaba mal, muy mal. A este paso terminarían por cansarse antes que nada. Definitivamente esa chica juega sucio, desde la primera pelea allá en el sector, lo notaron.
Una vez más, Akiza usó su ataque de hielo para crear un pilar que estaba destinado a atacar a Adeline, pero esta lo esquivó y uso a uno de los carneros para impulsarse con su guadaña y atacar a Akiza.

—¡¡Muérete ya, maldita enana!! —ella gritó con la esperanza de cortarle con su guadaña.

Pero antes de que llegara a pegarle, Kurapika le quitó la guadaña con una de sus cadenas. Atónita, Adeline se dirigía en contra de su voluntad hacia Akiza. Claro que, ella aprovechó el momento y entonces, la cortó con su guadaña.
Adeline ya cayó inerte en el suelo y al momento, ambos chicos supusieron que ya estaba muerta. Puesto que el corte que se le hizo de la cabeza hasta el cuello era imposible de sobrevivir y la sangre ya estaba esparcida por todos lados. Akiza jadeó y miró a su alrededor mientras que le quitaba la GOLDEN KEY al cuerpo de Adeline. Al momento Kurapika se ponía firme. Ahora tenían un problema mayor que esa chica que jugaba sucio.
Los carneros se veían hambrientos y los soldados de papel eran demasiados. Y ellos cansados… nada bueno saldría de aquí. Kurapika sonrió amargamente ante ese pensamiento. ¿Saldrían siquiera de esta?

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

—Nos iremos en paz si nos entregas la BLACK BOX —dijo Kurō serenamente.

Ahora mismo, Kurō junto a su hermano Kaoru, tenían sus espadas desenfundadas apuntándole a una persona por la espalda, justo a la cabeza. Esa persona no podía ser nadie más que el mismísimo Okura Tenshi, quien se mostraba totalmente calmado ante la situación, aun cuando los gemelos podrían cortarle la cabeza en ese preciso momento. Pero bueno, después de todo anteriormente le atravesaron la frente con una de esas espadas y sigue aquí con vida y sin ninguna cicatriz. ¿Será que siquiera lo atravesó?
Ambos tenían sus ojos brillando en un rojo intenso, más no tenían ese Kigan encendido. Y Okura que se mantenía mirando a la nada. Era una situación tensa, el mínimo movimiento, sea de quien sea, desataría una batalla. Pero este hombre tenía la BLACK BOX y ellos la querían.

—Sabemos que eres uno de los jueces divinos —comentó Kaoru serenamente—. No deberíamos de desafiarte pero…

—Tú eres uno de los principales problemas en nuestras vidas —Kurō continuó con el comentario de su hermano—. No hemos olvidado lo que pasó con nuestro padre.

Pero aún con esas palabras, Okura se mantuvo sereno sin mover ni un solo músculo. Era tan… difícil seguir con esto en cierta manera. Ninguno hacía señas de querer hacer algo, porque, en realidad, aunque quisieran matar con todas sus fuerzas a este hombre, no querían pelear con él.
No saben siquiera si hay alguna manera de derrotarlo.
Además, él ya derrotó a Kurō en el pasado, no se puede afirmar que, solo porque ahora están los dos, no los vencerá de la misma manera. Tan rápido… tan sencillo.
Sin embargo, cuando todo parecía que la situación no iba a cambiar, escucharon una explosión y, no solo se escuchó, se vio en cierta manera. Los gemelos se distrajeron con ella por unos instantes, instantes que Okura aprovechó para darse la vuelta y crear un choque de energía que hizo retroceder a los gemelos. Cuando estos se dieron cuenta de lo que ocurría, lo único que vieron fue a Okura dirigiéndose a ellos. Por suerte, ambos gemelos se separaron y Okura no logró darle a ninguno.
Al ver que no logró darle a ninguno, sacó rápidamente su espada y se dirigió hacia Kaoru.

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

La explosión había sido causada por Kyōhei y Samir, quienes habían aparecido en escena ayudando a los cansados y frustrados Akiza y Kurapika. Ambos miraron con cierta sorpresa la aparición de estos. ¿Qué no estaban heridos? Sí, incluso Zu se encargaba de cuidar sus heridas, pero eso no parecía importarles.
La llama de la espalda de Kyōhei estaba tan viva, demostrando que él se sentía tan lleno de energía, mientras que Samir sostenía su espada con una gran sonrisa. Esto, mientras se interponían entre Akiza, Kurapika y los carneros.

—¿Están bien? —preguntó Samir, a lo que Kurapika asintió débilmente—. Se deshicieron de esa chica molesta, es un gran punto a su favor.

—¿E-Era necesario causar esa explosión? —preguntó Kurapika a Kyōhei, quien solo sonrió.

—De otra manera los carneros se los hubieran comido —afirmó él mientras se preparaba—. Oye lobo, prepárate.

—No necesitas decírmelo, pollo —Samir se burló mientras que de igual manera se preparaba—. Ustedes deberían irse de aquí. Están heridos y cansados, quizás si se encuentran con Yin o los gemelos…

—Creo que ellos no saben que estamos aquí —afirmó Akiza mientras se levantaba del suelo—. Pero buscaremos a Yin.

—Podría necesitar nuestra ayuda —afirmó Kurapika—. Gracias por ayudarnos.

—Solo dense prisa —pidió Kyōhei seriamente—. Los alcanzaremos pronto.

Y al momento en que dijo Kyōhei eso, Akiza y Kurapika no dudaron en ir a ponerse a un lugar seguro. El haber peleado contra Adeline les cansó, esa chica era demasiado obstinada, pero ahora lograron deshacerse de ella. Y, aunque eso, pasó, los carneros llegaron y bueno… todo fue un problema total después. Por suerte ellos dos llegaron y eso lo agradecían en el fondo, quizás.
De esa manera, terminaron yéndose, dejando a Kyōhei y Samir atrás. Se adentraron por los pasillos del castillo, buscando alguna cara conocida. Sin embargo, lo que encontraban eran soldados de papel o carneros, que parecían abundar en este lugar. No obstante, al ser solo pequeños grupos o a veces totalmente solos, lograban deshacerse de ellos con gran facilidad.
Ahora solo tenían que encontrar a Yin o a los gemelos, puedes que ellos estén necesitando más ayuda ahora mismo. Aunque, no es algo que ellos podrían brindar con gran facilidad estando en este estado.

—¿Ahora qué….? —preguntó Kurapika mirando a su alrededor—. No conocemos este lugar, creo que de hecho nos hemos perdido.

—Tch…. —Akiza chasqueó la lengua—. ¿Dónde pueden haberse metido esos dos?

—Quizás podamos llegar hasta la sala principal —propuso el rubio al momento que miró a Akiza—. Puede que ahí estén o en su defecto, esté Yin.

Akiza asintió y ambos terminaron por poner rumbo hacia la sala principal. No saben exactamente donde puede estar esa sala, pero lo que sí saben, es que es la más grande que se encuentren en este lugar que, de por sí, ya es grande. Todo pasillo debe llevar a la principal también, ¿no?

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Al momento que Okura intentó atacar a Kaoru, Kurō interpuso su espada rápidamente en defensa de su hermano, quien se notó sorprendido al ser protegido de tal manera. Sin embargo, mientras sus espadas seguían juntas en un intento de forcejeo para ganar, los ojos de Kurō se encendieron de nuevo en ese Kigan tan curioso y latente.

—No te atrevas a tocarlo —reclamó Kurō al momento que sacaba una de sus colas para atacar a Okura.

Okura logró esquivar esa única cola que había sobresalido de la parte baja de la espalda de Kurō y entonces, echó un vistazo a los gemelos. Kurō le miraba con una gran ira mientras que Kaoru se reponía después de haber sido protegido de tal manera. Entonces, tomó… no, se dio cuenta, que Kurō no se ha estado protegiendo a él mismo durante todo este tiempo. Pensaba que quizás él se negaba a ser el malo de esta historia, evitando así abrir la BLACK BOX, por miedo a lo que podrían pensar de él. Pero se ha dado cuenta, que en realidad lo hace por su hermano. No duda que, si Kaoru no hubiera estado aquí, a Kurō no le habría importado corromper este mundo con el “Mal”.
Entonces, supone, que el mayor problema para hacer que Kurō abra esa caja, es Kaoru.
Y aun dándose cuenta de eso, Okura no hizo ninguna expresión. Su rostro seguía tan ambiguo que era extremadamente difícil darse una idea de lo que cruzaba por su mente ahora mismo. Si tan solo lo supiera, Kurō podría ponerse en marcha antes de que algo le sucediera a su hermano. Pero claro, no sabía y, en realidad, Okura no está tan convencido de los planes de Katelyn. Es por esa razón, que no puede usar a estos dos. Sin embargo hay una manera para que Katelyn no logre su objetivo y ese es, acabando con estos dos.

—Ustedes son los hijos de un gran demonio —mencionó Okura al momento en que cerraba los ojos—. Que se opuso a la ley del cielo. Su padre, Kazuya Akatsuki, no era la persona que ustedes creían.

Kurō apretó fuertemente su espada.

—Kazuya Akatsuki, fue el criminal que ocasionó tu problema en primer lugar. Y por esa razón, es que decidió hacerse cargo de ustedes dos. Por esa razón, él los adoptó como sus hijos. Es por eso que ustedes son un gran peligro, porque, la esencia de ese demonio persiste en ustedes, aunque, tú mismo hayas acabado con ese criminal demoníaco.

Cuando Okura abrió los ojos para ver a Kurō, se sorprendió amargamente al ver que este ya estaba frente a él a punto de pegarle con su espada. Pero eso era lo de menos, él quedó petrificado ante su mirada. Una mirada cargada de una incontenible ira que no podía ser descrita, una mirada que fue capaz de helar incluso a alguien como él. Y, al ver esa mirada, Okura no pudo esquivar el ataque y la espada terminó por golpearle, más no cortarle. De esa manera salió disparado hacia la pared del castillo, atravesándole y quedando justo en uno de los tejados de éste mismo.
Por otro lado, incluso su hermano Kaoru se quedó atónito ante la acción de su hermano. Por unos momentos sintió que su aura se oscureció, pero siguió teniendo su esencia original. Fue, algo realmente extraño. Pero eso era una señal de que tenían que ponerse enserio ahora. Tenían que acabar con Okura o, en su defecto, con la BLACK BOX.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Esto es todo por hoy :3 espero que les agrade y no les parezca raro o... aburrido en su defecto e.eU
Sin más, Kim-chan se despide.

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:


Kim Kaninchen
Admin
Admin

Mensajes : 1600
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 19
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El anochecer del mundo (Capítulo 15)

Mensaje por Akiru el Vie Sep 25, 2015 9:53 am

Wow esta genial *'-* la pelea de okuma y kos gemelos y k kizo decir con k kazuya no era kien aparentaba logicobk si dice eso kuro se enoje mucho y la pelea de kurapika akiza y adelaide tambien fue genial ... me encanta tu fic espero la conti ansiosa >w<

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU




Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1006
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.