Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Animes Favoritos
Lun Sep 19, 2016 6:01 am por Joselin

» [Recomendación Anime] Shingeki No Kyojin
Lun Sep 19, 2016 5:50 am por Damia

» Entre Mundos 2 - Capitulo 3
Dom Abr 17, 2016 10:39 pm por Kim Kaninchen

» Entre Mundos 2 - Cap 2 - Re encuentro
Dom Abr 17, 2016 1:36 pm por Kim Kaninchen

» Entre Mundos 2 - Mensaje
Miér Abr 06, 2016 10:36 pm por Kim Kaninchen

» Mision Tierra- Capitulo 9
Vie Feb 12, 2016 10:55 pm por Kim Kaninchen

» Disculpas la Demora
Sáb Feb 06, 2016 12:20 pm por Miri-chan

» :QUE EL PODER NOS GUÍE: CAP 4
Dom Ene 24, 2016 4:41 pm por jelett-chan

» :QUE EL PODER NOS GUÍE: CAP 3
Dom Ene 24, 2016 4:03 pm por jelett-chan

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Febrero 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728     

Calendario Calendario


El anochecer del mundo (Capítulo 14)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El anochecer del mundo (Capítulo 14)

Mensaje por Kim Kaninchen el Jue Sep 24, 2015 12:55 am

Capítulo 14:
“Infiltración”

—¡¿Q-Qué los gemelos qué?! —preguntó un exaltado Vincent—. N-No es posible… ¿cómo es que Kurō se liberó en primer lugar…?

—Bueno, son gemelos, seguro Kaoru le ayudó —mencionó Akiza mientras se cruzaba de brazos.

Después de que Zu se diera cuenta de lo que pasó con los gemelos y que ellos ya no estaban más en la habitación, no dudó en avisarle a los demás. Claro, después de todo, Kurō es uno de los peligros más grandes de los que hay que estar atentos… ¡Pero también…no debieron habérselo dejado encargado a Kaoru! Era claro, él le iba a ayudar en lo que sea.
De esa manera, se reunieron nuevamente en la sala principal, hablando sobre el posible paradero de los gemelos. Era de pensar que quizás fueron detrás de los tesoros de Shura, ¿no?

—Esto es un gran problema —Kurapika dijo mientras llevaba su mano a la barbilla—. ¿Es que acaso quieren alguna revancha con ese hombre de ojos rojos? ¿Aun cuando venció rápidamente a Kurō?

—Lo más probable es que quieran recuperar los tesoros —mencionó Vincent y acto seguido soltó un suspiro—. Creo que… deberíamos ir tras ellos.

—¿Pero siquiera sabes donde es el lugar donde tienen los tesoros? —preguntó Samir.

—N-No, pero…

—Yo percibo el olor de esos dos —interrumpió Yin, captando la atención de todos—. Solo deberíamos seguir su olor y de inmediato estaríamos con ellos.

Y se quedaron pensativos. Ahora, podían tener a una guía, Yin, que pone toda su confianza en su olfato y el olor a zorro de los gemelos. Si uno ya era oloroso, dos serán apestosos.
Ahora la grandísima pregunta era, ¿quién iría? Primero debían poner la seguridad de todos ante todos. En realidad, dejarían a Yin aquí, pero ella es la guía. Kyōhei y Samir están heridos y Zu los atiende. Akiza y Kurapika prácticamente tienen el trabajo de niñero de esos dos...

—¿Quiénes irán tras ellos?

Cuando Vincent preguntó, todos se miraron entre sí.

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

El lugar era sombrío, pero había mucha guardia. Varios soldados de papel que no parecían hacer más que vagar por ahí, posiblemente vigilando. Aunque la verdad, esos atacan todo lo que ven, junto a varios carneros que parecen quererse comer a los soldados. Eso resulta gracioso en cierta manera, pero normal si tienen hambre, ¿no?
Era como una fortaleza, quizás, como un castillo tal vez, uno estilo oriental. Era un lugar frío y lúgubre a la vista, mantenía un aura serena y llena de misterio a la vez. Tanto, es que es difícil de imaginar cómo sería iluminado por la luz del sol en vez que por los rayos lunares que estaban comenzando a adueñarse del cielo.
Conforme iba anocheciendo, las cosas fueron poniéndose más y más tensas en una de las habitaciones del castillo. La principal, para ser más exactos.

—¿Qué estás diciendo? ¿Te estás negando a abrirla? —preguntaba una exaltada pero a la vez enfurecida Katelyn—. ¡Okura, esto es una orden! ¡Quiero que abras la maldita caja!

—Incluso si lo hiciera, la caja no te concederá tú deseo —afirmó Okura serenamente, cruzándose de brazos—. No harías más que destruir el mundo sin una razón fija.

—No te estoy preguntando si lo hará o no, ¡Tienes que hacerlo, maldita sea, Okura! —rezongó ella, apretando los puños con gran fuerza que sus nudillos se volvían blancos—. Peleaste con ese zorro para nada, ¡ni siquiera fuiste capaz de…!

—¿Matarlo?

—E-Exacto —por alguna razón, ella se vio intimidada por la mirada de Okura—. Aquellos que están con Vincent vendrán tarde o temprano por los tesoros. Si ellos se ponen en serio, dudo que si quiera tú puedas hacer algo en contra de ellos.

—No es como si realmente me interesara.

—¡¿Entonces qué demonios quieres tú?! —terminó por alzar la voz—. Te he ofrecido de todo, absolutamente todo. Incluso la propuesta de…

—Perdí el tiempo. No hay nada más que hablar de eso —Okura terminó por darse la vuelta para marcharse, pero al instante, alguien llegó, Adeline, totalmente exaltada y agitada.

—¡S-Sadaya, tenemos intrusos! —ella exclamó—. ¡Son los gemelos!

Okura volteó a ver a Adeline con cierta intriga mientras que Katelyn trazaba una sonrisa de oreja a oreja. Lo sabía, tarde o temprano terminarían viniendo por los Tesoros de Shura, ya sean los gemelos o Vincent y sus acompañantes. Fue como si se sacara el premio gordo al ser los gemelos quienes vinieron.
Entonces, Katelyn miró a Okura.

—Anda, ¿no los querías ver de nuevo? Ve a divertirte.

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Con sus espadas, los gemelos se las arreglaban para deshacerse de cuanto Soldado de papel o carnero llegara hacia ellos. Era demasiado fácil, dando a entender que esta vez estaban peleando en serio para llegar a su objetivo. No obstante, al ser humanos, tarde o temprano se terminarían cansando y es algo que tomaron en cuenta rápidamente si la inundación de carneros no llegaba a tiempo.
En un debido momento, los gemelos terminaron por ponerse de espalda a espalda, preparándose para el siguiente ataque.

—No entiendo porque siempre termino ayudándote —mencionó Kaoru, ligeramente agitado.

—Porque me quieres, ¿no? —se burló Kurō, agitado de igual manera.

—No saques ese tema ahora.

Y de nuevo, comenzaron a pelear contra las decenas de carneros y soldados de papel, en una pelea cuerpo a cuerpo totalmente coordinada. No era necesario para ellos tener que idear un plan para tener que coordinarse así, simplemente, sus movimientos parecían estar conexos a un mismo pensamiento.
Si algún carnero o soldado se acercaba por la espalda de uno sin que se diera cuenta, el otro terminaba por acabarlo antes de que lo atacara. Siempre sucedía lo mismo. Se cuidaban las espaldas mutuamente, pero sin quitar de encima sus objetivos. Era, simplemente, una coordinación perfecta que podía dejar atónito a cualquier estratega.
Pero eso no quitaba el hecho de que eran demasiados. A este punto, terminarían por cansarse antes de siquiera acercarse a los tesoros de Shura. Con ese pensamiento, Kurō miraba ansiosamente a su alrededor en busca de algún tipo de ayuda. Hasta que su mirada se posó en una pequeña flama de una de las velas que iluminaban el ambiente. Ideó un plan rápidamente, pero sería arriesgado.

—Bakachii —llamó Kurō, a lo que Kaoru hizo una expresión de molestia al escuchar ese fastidioso apodo—. ¿Recuerdas cuando papá nos regañaba por jugar con fuego?

—¡¿Eso que tiene que ver ahora?! —preguntó un agitado Kaoru mientras se deshacía de los carneros y soldados.

—¡¡Cúbrete!!

Kaoru abrió los ojos al escuchar eso. Pero no le dio tiempo a reaccionar ante lo que hizo su hermano. Quien encendió rápidamente su Kigan —esclerótica negra y pupilas rasgadas—, y rápidamente una brisa de aire sacudió violentamente al momento que de la parte baja de su espalda sobresalían nueve grandes y majestuosas colas que, aunque anteriormente se habían mostrado blancas, ahora se veían entre un color rojo y naranja, llameantes, en un color fuego vivo. Expulsaron una fuerte llamarada que abrasó a todos los hostiles de la zona. Por suerte, Kaoru logró cubrirse a tiempo.

—Avisa con más tiempo a la próxima —regañó Kaoru, a lo que su hermano solamente le sonrió de vuelta.

Entonces, una vez desaparecidas las colas pero con el Kigan aún encendido, se limitaron a seguir abriéndose paso hasta el lugar donde se alojaban los tesoros de Shura. Ese era su único objetivo.

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Adeline estaba que echaba humo, iba con casi perforando el suelo de lo fuerte que pisaba, caminando por uno de los pasillos. Cuando se enteró de que los gemelos habían aparecido en el castillo, se sintió tan, pero tan emocionada pero a la vez asustada de pensar que posiblemente ella pelearía con ellos. Pero claro, no, se los han dejado a Okura, quien sabe porque. Ahora, ella tiene que encontrar un lugar seguro para la GOLDEN KEY.
Durante su trayecto se encontró a unos soldados de Papel de Okura, a los cuales miró con molestia.

—Ustedes, ¡vayan a ayudar contra los gemelos, por los dioses! —ella exclamó totalmente enojada y retomó su camino.

Sin embargo, sintió algo apuntándole por la parte trasera de su cabeza, al instante que algo rodeaba sus pies. Una cadena. Abrió los ojos con una grandísima sorpresa e intentó hacerse para un lado en un intento de evitar que las cadenas la tomaran por los pies y fuera imposible liberarse. Cuando se dio cuenta, esos soldados de papel se estaban quitando las vendas para dejar ver a Akiza y Kurapika, quienes habían usado su guadaña y cadenas respectivamente.

—¡¿M-Mas intrusos?!

—¿Dijiste algo sobre los gemelos? —preguntó Akiza cínicamente, preparando su guadaña. Al momento que Kurapika hacía lo mismo con sus cadenas.

—No, ella tiene algo que nos importa, Akiza —Kurapika afirmó con una ligera sonrisa—. El tesoro.

—Ustedes, malditos mocosos… —Adeline gruñó al momento que sus ojos se tornaban de un color dorado.

—Esta vez nos pondremos enserio, Kurapika —mencionó Akiza, poniéndose en posición—. Tenemos que quitarle los tesoros.

Kurapika asintió al momento que se ponía en posición al igual que su compañera. Al instante, Adeline se vio rodeada por una fuerte ráfaga de viento. Los tres se habían preparado para pelear era un hecho, lo iban a hacer aquí y ahora… ¡tenían que quitarle la GOLDEN KEY a toda costa!

+w+w+w+w+w+ww+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Al momento de que Kurapika y Akiza se ponían en contra de Adeline, quien tenía la GOLDEN KEY, había dos personitas… no, una personita y un gato investigando por otro lado. Ya se había deshecho de algunos carneros y más soldados de papel que en cierta manera, hacían reír a la pequeña Yin. Lo que había hecho con Atisha, era entrar a la sala principal donde anteriormente habían estado los Tesoros de Shura, tenía la esperanza de que aquí estaría la BLACK BOX o sus hermanos mayores, ya que Adeline se había llegado la GOLDEN KEY y ahora mismo Akiza y Kurapika se estaban haciendo cargo de ella.
Sin embargo, estaba totalmente vacío. Ni siquiera había señal de vida, lo que hizo enojar un poco a la pequeña Yin.

—No hay nada aquí —rezongó Yin—. ¿Nos habrán tomado el pelo?

—Seguro alguien se llevó la BLACK BOX aparte de Adeline con el propósito de tener uno por si quitan el otro —dedujo Atisha—. Y esa persona, o puede ser Katelyn o quizás Okura mismo.

—¡Pero…! —volteó rápidamente a ver a Atisha—. Nosotros no podríamos hacernos cargo de ellos… mucho menos de Okura. Él es…

—Vaya, parece que a falta de mejores compañeros, me traen una niña.

Yin abrió los ojos al escuchar esa voz. Rápidamente miró a su alrededor, para ver a Katelyn recargada en una de las columnas del castillo. Yin gruñó internamente al verla. Ella no podía pelear con Katelyn, seguro ella le vencería, puesto que Yin no sabe usar bien sus poderes aún, ¡es una niña, por los dioses! Y parecía que Katelyn estaba consciente de ello, mostrando una sonrisa.
Sin pensarlo dos veces, Katelyn creó algunas esferas de energía que lanzó contra Yin. Yin, antes de que estas lograran darle, tomó a Atisha y las esquivó. Cuando vio que más esferas de energía se dirigían ella continuó esquivando y esquivando.

—Pues no está tan mal para ser una cría —Katelyn se burló mientras alzaba la mano para crear más esferas de energía.

Y Yin continuaba esquivándolas sin poder hacer nada más. Era todo lo que podía hacer, incluso si ella intentaba atacar, sabía perfectamente que no le iba a hacer gran daño. Esta mujer estaba por encima de muchos a los que ella conoce, puede que incluso por encima que Vincent mismo, ¿quién sabe? Solo siente ese olor de peligro en ella y su instinto diciéndole que es mejor parar y marcharse. Pero ella necesita ayudar de alguna manera. No solo porque sea una niña tiene que quedarse sin hacer nada. No, ella ayudará, así tenga que pelear con esta mujer. Demostrará que incluso una pequeña niña puede ser un arma letal si se sabe usar bien.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Y esto es todo por hoy :3 espero que les guste y sea de su agrado, ¡ya casi lo acabamos! La verdad no salió como esperé, pero bueno, algo es algo, supongo n.nU

Sin más, me despido.

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:


Kim Kaninchen
Admin
Admin

Mensajes : 1600
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 19
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El anochecer del mundo (Capítulo 14)

Mensaje por Akiru el Jue Sep 24, 2015 9:35 am

Wow la pelea de los gemelos y de yin esta genial ... y esa adelaide es una gruñona me pregunto k pensara hacer okuma si no planeaba abrir la caja entonces que? Me dejas llena de intriga *-* kiero ver si akiza y kurapika podran vencer a adelaide ... esta genial espero la conti ansiosa

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU




Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1006
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.