Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Entre Mundos2 - Capitulo 4 - Comienza la Investigación
Dom Mayo 21, 2017 12:36 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 5)
Miér Mayo 17, 2017 7:38 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 3 - Comenzando el Viaje
Mar Mayo 16, 2017 3:57 pm por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 4)
Mar Mayo 16, 2017 3:44 pm por Akiru

» Historias de la media noche (Capítulo 3)
Dom Mayo 14, 2017 5:51 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 2 - Reunion
Dom Mayo 14, 2017 12:19 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 2)
Sáb Mayo 13, 2017 5:55 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 1 - Renovado
Sáb Mayo 13, 2017 12:24 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 1)
Vie Mayo 12, 2017 7:38 pm por Angry Bunny

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario


El anochecer del mundo (Capítulo 9)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El anochecer del mundo (Capítulo 9)

Mensaje por Angry Bunny el Jue Sep 17, 2015 12:53 am

Capítulo 9:
“Busca la verdad. ¿Quién es el verdadero enemigo?”


Después de presenciar aquella escena donde Kurō se enfureció y se marchó de ahí con los tesoros de Shura, Atisha salió rápidamente antes de que Akiza y Kurapika se dieran cuenta de su estancia ahí y el hecho de que había observado todo. Entonces, salió de la casa y paró al ver que ahí estaba Kaoru mirando hacia todos lados con notable preocupación. Al comienzo, llegó a pensar que era Kurō, confundiéndolo, pero al ver que su cabello estaba suelto, dio por hecho de que era Kaoru, además de que claro, Kurō no tendría por qué seguir alrededor.

—¿Estás buscando a tu hermano? —preguntó Atisha, rápidamente captando la atención de Kaoru.

—¿Lo has visto? —le preguntó, a lo que Atisha negó.

—Pero deberíamos de ir a buscarlo cuanto antes —afirmó seriamente, algo inusual en Atisha, en realidad—. No quiero decirte lo que realmente ocurre, pero te diré que parece que ha perdido el juicio.

Y posiblemente, estaba mejor sin saberlo. Esa última frase fue lo suficiente para hacer preocupar aún más a Kaoru y lo que lo hizo darse la vuelta y marcharse a buscar a su hermano. Seguro su olfato le ayudaría a rastrearlo o algo por igual, antes de que cometa alguna tontería.
Por otro lado, Atisha le siguió.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

—¡¿Qué sucedió qué?!

Tras lo sucedido, Vincent se había dado cuenta del desastre que ocurrió en los pisos de arriba por la parte trasera, lugar donde estaba la BLACK BOX resguardada. Claramente, lo primero que hizo fue preguntarle a los chicos lo que había ocurrido, y estos, ni cortos, le dijeron todo lo que sucedió.
No lo podía creer, en realidad, en otras palabras, lo que había pedido valió caca. Él quería tenerlo de su lado porque sabe el peligro que puede ser ese chico, pero tampoco quiere que lo vean así. Él sigue siendo una persona, que, aunque parezca que es “Mala” debido a esa enfermedad, en realidad, es víctima de ésta misma, por lo que están tratando con un inocente que no tiene culpa de nada.
Es difícil de asimilar, están tratando con una persona que no tiene la culpa pero a la vez, sí.
Vincent rápidamente echó un vistazo a la habitación donde reguardaba aquella cajita. Ahí estaban Akiza y Kurapika viéndole, en cierta manera, maldiciéndose por haber fallado en una mísera tarea. Aun cuando Vincent les ha contado tantas cosas y les ha demostrado confianza como para contarle a Akiza un poco más de lo que debería saber cómo simple trabajadora.
Sí, Vincent le contó un poco más sobre su relación con su hermana y un poco sobre el pasado de la familia Kenshi. Gracias a eso, Akiza se enteró que aparentemente Vincent le tiene un fuerte resentimiento a su hermana Sadaya por problemas del pasado. Y de la familia Kenshi… bueno, de ellos ya no supo que pensar.

—Parece que…realmente se la llevó —Vincent murmuró, ciertamente decepcionado—. No lo entiendo, estaba sellada la puerta. ¿Cómo pudo haberla abierto?

—Según me has contado sobre la familia Kenshi —Akiza le interrumpió, captando la atención de ambos chicos—, Kurō era un ninja profesional, ¿no? Asesinaba, espiaba, robaba o incluso atentaba y saboteaba por entre las sombras. Lo sorprendente sería que no hubiera podido abrirla.

Y en cierta manera tenía razón. Si Kurō con anterioridad fue alguien que robaba sin que nadie se diera cuenta, atentaba o…hacía esas cosas, era normal que nadie se diera cuenta de que había robado la BLACK BOX. Fue casi un milagro de hecho, que Akiza y Kurapika se hayan dado cuenta de que Kurō estaba en pleno acto de robo y aun así, no pudieron interceptarlo.

—¿Ahora que tenemos que hacer? —Kurapika preguntó—. Él ahora tiene los dos tesoros de Shura, nos estamos viendo en un momento crítico.

—Sí, lo sé… —finalmente Vincent terminó por reincorporarse mientras se cruzaba de brazos—. Samir ahora mismo está en una investigación, por lo que no creo conveniente que lo interrumpamos ahora, pero…

—Creo que es más importante lo que está sucediendo aquí —interrumpió Kurapika—. Estamos hablando del “Mal” mismo que podría ser liberado en cualquier momento.

—Dudo que lo haga tan pronto —habló Akiza, llamando la atención de los dos. Ella se mantenía ligeramente pensativa, recordando un poco del momento en que confrontaron a Kurō—. Él no nos atacó aun cuando parecía querer hacerlo. Quiero pensar, que algo le dice que no lo haga.

—¿A…qué te refieres, Akiza? —preguntó Vincent.

—Las alucinaciones —Kurapika dijo, a lo que Akiza asintió incluso para sorpresa de Vincent.

—Pero… esas cosas son solo malas —afirmó Vincent—. Lo sé, ninguna debería de negarle que haga algo como eso. Al contrario, deberían de alentarlo.

—¿Y qué tal si hay algo más? —preguntó Akiza—. Algo más allá de una alucinación.

¿Algo más allá de una alucinación? Vaya, eso ni siquiera pasaba por la cabeza de Vincent pero estos dos lo hablaban como si fuera algo tan sencillo. Él no ha podido saber nada sobre el HES incluso con años de investigación. De hecho, su hermano Rocco está investigando esa enfermedad actualmente y no ha logrado descifrar nada. Solo espera que no termine cometiendo “Maldades” como lo hizo aquel que investigaba el “mal” hace mucho tiempo.

—Entonces tenemos que darnos prisa y encontrarlo —Vincent dijo—. Sí pasa algo como tú dices, entonces eso nos da tiempo hasta que decida optar por arruinar el mundo.

—¿Cómo lo encontraremos entre una gran multitud de gente? —preguntó Kurapika—. Además, incluso si está en la ciudad, llamaremos mucho la atención.

—No se preocupen por eso —Vincent sonrió—. Yo me encargo de eso y de más. Ustedes vayan a buscarlo y, si se encuentran con Samir, díganle que lo busque también y… —hizo una pausa, antes de dar paso a marcharse. Miró a los chicos—. No lo dañen, por favor.

Y entonces se marchó.
Parece que esta era una nueva tarea; buscar al zorro y quitarle lo que tiene, pero sin hacerle daño. Era difícil en cierta manera, pero no era algo que no pudieran hacer.
Solo esperan que la paga sea buena.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

—Sadaya

—Sí, lo sé.

Las afueras de la ciudad era el preferido para estas dos, aparentemente. Tanto la pelinegra Sadaya como la pelirroja Adeline estaban aquí. Observando la ciudad ahora que Samir no parecía estar por los alrededores. Sin embargo, Sadaya estaba feliz, porque las cosas estaban saliendo tal y como ella quería. Logró poner a Kurō en contra de los demás, logrando que tanto como Akiza y Kurapika desconfiaran de él al robar la BLACK BOX. Ahora solo quedaba que abriera la caja con la llave que ella misma le dio y todo volvería a estar a su favor con la corrupción de este mundo.
Sin embargo, también se dio cuenta de algo más.

—Parece que Vincent puso un hechizo sobre la ciudad —Sadaya dijo—. Dormir a todos los que no son anormales, para poder tener mejor libertad de movimiento. Pero supongo que no pensó en lo otro.

—¿Quiere que vayamos a ver?

Entonces, Sadaya miró a Adeline.

—Quiero que ustedes también busquen a Kamui-san —ella ordenó—. Sé que está dudando en abrir esa caja aun cuando el HES le dice que lo haga. No solo quiero que investiguen el por qué, quiero que lo convenzan de que lo haga.

—Entendido. Llamaré a los demás y…

—Ah, Adeline —llamó una vez más Sadaya—. Ellos también quieren los tesoros de Shura, por lo que deberías hacer algo con ellos. Me dan totalmente igual si los dejas vivir a como si los matas. Así que haz lo que te plazca… No, ¿sabes qué? Pon tu prioridad en ellos. Puede ser totalmente fatídico para mis planes si lo encuentran antes que ustedes.

—Entendido. Nos haremos cargo. ¿Eso quiere decir que somos libres de usar cuantos sirvientes?

—Sí, sí —ella movió la mano con cierta frustración.

Y entonces Adeline desapareció, dejando tras a Sadaya, quien mantenía su mirada fija en la ciudad. Claro, ahí estaba a punto de haber un caos.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

La ciudad estaba tan vacía, tanto que parecía una ciudad fantasma. Según saben, Vincent ha levantado un hechizo que hizo que todos los que no tuvieran anormalidades de habilidades se quedaran dormidos. Por lo que si ven a alguien despierto, es un hecho de que es como ellos. Sin embargo, no es precisamente que ellos abunden en realidad, por lo que no creen que en esta ciudad tan grande encuentren a uno por casualidad.
Sin embargo, lo que si se encontraron fue con otra cosa. Rápidamente Kurapika y Akiza se percataron de la presencia de algunos cuantos de esos carneros vagando por la ciudad. Pero, casi como si lo estúpido no solo lo tuvieran en apariencia, los carneros no se habían percatado de la presencia de estos. Así que decidieron evitar que los vieran, escondiéndose en uno de los callejones.

—Eso no estaba en los planes de Vincent —afirmó Kurapika—. Parece que alguien más se ha dado cuenta de lo que ocurre.

—Es que todo era parte de su plan —dijo Akiza, llamando la atención de Kurapika—. Kurapika, ¿por qué crees que Vincent no dudó en poner este hechizo?

Cayó en cuenta en ello. Sabía que el simple hecho de que caminaran por las calles en busca de Kurō y los tesoros de Shura era para que fueran perseguidos por Sadaya, quien dan por hecho, es la auténtica enemiga. Manda y manda personas, juega sucio intentando ponerlos en contra entre sí, una enemiga un poco tímida si lo ven de esa manera. Pero no saben de lo que en realidad puede ser capaz de hacer, por lo que dan por hecho que esto es solo el principio.

—Entonces, ¿qué propones hacer ahora? —preguntó Kurapika.

—Lo más probable es que nos intenten distraer para evitar que lleguemos antes —ella pareció sonreír de cierta manera, con cierta emoción y cinismo—. Esto se ha convertido en un quien caza antes al zorrito.

—Sin embargo, no solo estamos nosotros, ¿verdad? —Kurapika dijo, a lo que llamó la atención de su compañera—. Sus hermanos también deben de estar buscándolo.

—Pero damos por hecho que no querrán que abra esa caja, en cierta manera, es casi como un punto para nosotros también.

Entonces, guardaron silencio mientras esperaban que los carneros se fueran, que parecía que lo iban a hacer. Realmente preferirían no toparse con ellos. Ya han visto lo peligroso que pueden ser si llegan a ser muchos y, ahora mismo, son bastantes.
Sin embargo, Kurapika tenía algo que le intrigaba, y no pudo guardárselo por más tiempo.

—Desde el comienzo me he preguntado algo —comentó, a lo que Akiza le miró—. ¿Por qué estás ayudando? Desde un comienzo no te negaste a hacerlo, aun cuando en esos momentos ni siquiera nos ofrecieron una recompensa.

Akiza guardó silencio, por unos momentos no dijo nada. Kurapika intentó interpretar ese silencio de alguna manera, pero simplemente no pudo y terminó por darse por vencido en un pequeño suspiro. Miró por el doblegue de la esquina, para asegurarse si los carneros ya se habían ido. Lo habían hecho, tenían el paso abierto.

—¿Y tú porque estás ayudando? —preguntó ahora Akiza, antes de que pudieran tomar paso a su misión. Kurapika simplemente le miró y pareció en cierta manera, sonreír.

—Bueno, si el mundo está en peligro, lo normal es ayudar, ¿no?

Ante esas palabras, Akiza se quedó pensativa, pero vio que Kurapika ya se estaba haciendo paso para ir por entre las calles a buscar su objetivo. A eso, rápidamente ella le siguió el paso.
Ayudaban, sí, al comienzo sin esperar nada a cambio y, de alguna manera, siguen así. Ayudan, porque quizás el mundo está en peligro, o quizás, porque aquí es donde ellos viven y sus amigos también. O quizás, también el hecho de que haya inocentes implicados que intentan ser utilizados por las mentes malévolas, es un buen motivo para ayudar.
Ellos ayudan, porque en cierta manera, creen que es lo correcto.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Y al igual que Kurapika y Akiza, ahora eran Kyōhei, Kaoru y Yin quienes iban por entre las calles. Claramente, Yin tenía a Atisha entre sus manos y entre todos, seguían a Kaoru, quien parecía guiarse por el olor de Kurō para buscarlo.
Después de lo que ocurrió y al ver que todo el mundo había caído dormido, Kyōhei se reunió con su hermana Yin, quien al comienzo pareció asustada alegando que se acercaba el apocalipsis zombi. Pero entonces aparecieron Kaoru y Atisha y les explicaron lo que sucedió y entre todos fueron a buscar a Kurō. Sin embargo, ahora tenían el problema de que los carneros se atravesaban.
En sí, no era gran obstáculo, siempre que eso ocurría eran los hermanos mayores quienes se deshacían de ellos gracias a sus katanas. Pero si alguno se les colaba, Yin lo acababa rápidamente con su fuerte mordisco. ¡Oh, tienen que aprender a no meterse con un bebé Dayue!

—¿Dónde crees que pueda estar? —preguntó Kyōhei a Kaoru, a lo que este miró a todos lados, pensando.

—No sé —él dijo—. Pero no debe está lejos, su olor es muy fuerte en este lugar.

—¿No será que quizás se están cayendo en alguna trampa? —Atisha saltó de los brazos de Yin hacia el suelo y entonces, miró a Kaoru y a Kyōhei—. No hay señal de que esté por aquí y si están seguros de ello, ¿entonces por qué no enciendes tú Tengan? —miró a Kyōhei tan pronto como preguntó eso.

Kyōhei hizo una mueca de molestia tan pronto como Atisha dijo eso. Era lo más obvio, sin embargo, si lo hacía rápidamente sería descubierto por muchos seres debido a la cantidad de energía que eso suelta de manera involuntaria. Si lo hiciera, serían descubiertos. Por lo que únicamente contaban con el olfato de Kaoru y de Yin.

—Quizás se están aprovechando de eso y están inundando todo el lugar con olor a zorro, que, en realidad, es molesto —mencionó Atisha, aparentemente, intentando provocar molestia entre los hermanos—. Y lo puedo decir, porque parece que ya hemos captado la atención.

Los hermanos se sorprendieron a lo que dijo, y después, Kyōhei miró hacia atrás, dándose cuenta que un ataque provenía desde ahí. Empujó a sus hermanos y luego evitó el ataque. Era, parecido a un látigo totalmente negro que parecía en cierta manera, emitir rayos. Entonces, Kyōhei visualizó a su atacante.
Un chico de cabellera rubia que comenzaba en un cierto toque verde. Sus ojos eran verdes de igual manera y parecía tener un montón de percings en su cara. No era nadie a quien conocieran, la mirada de Kaoru y Yin parecían indicar eso, así que dio por hecho que se trataba de uno de los enemigos que buscarían los tesoros de Shura.

—Vaya, pareces ser alguien muy ágil —el rubio se burló—. Kyōhei Akatsuki, creo que eras, ¿no? Permíteme que me presente —él hizo una leve reverencia—. Mi nombre es Denver y me gustaría ser tu contrincante. Quiero ver si es verdad que tus llamas con tan puras como las del mismísimo sol.

Kyōhei pareció emitir un gruñido tan pronto como volteaba a ver a sus hermanos. Kaoru supo rápidamente lo que diría y con esa misma rapidez tomó de la mano a Yin, quien pareció sorprenderse un poco, sin entender lo que sucedía.

—Ten cuidado —le dijo Kaoru—. No me gustaría tener otra pérdida en la familia.

—Sólo asegúrate de regañar a ese idiota de mi parte —Kyōhei dijo tan pronto como se quitaba su saco de trabajo y lo dejaba caer al suelo—. Lo mantendré ocupado, vayan a buscarlo.

Kaoru asintió y junto con Yin y Atisha se marchó de ahí lo antes posible. Denver, el chico que apareció hacía pocos momentos mantuvo una sonrisa retadora en su cara, y aumentó en emoción al ver que Kyōhei se desabotonaba unos cuantos botones de su camisa para tener mejor libertad de movimiento.

—Llamas tan puras como las del mismísimo sol —Kyōhei repitió serenamente—. Así que eso es lo que quieres… y yo quiero proteger a mis hermanos.

—Todos queremos algo aquí, ¿no? —Denver tomó su látigo al instante que dijo eso, preparándose para atacar.

Kyōhei pareció sonreír con emoción de una buena pelea, ¿hace cuando que no peleaba así? Entonces, se puso en posición.

—¡Entonces comencemos! —y rápidamente, una gran llamarada sobresalió de la parte derecha de su espalda, dispuesto a usar sus habilidades aquí y ahora, para poder proteger de sus hermanos.


++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Listo :3 esto es todo por hoy. Esta vez no tengo nada más que decir más que espero que les guste y no les aburra n.nU... sin más, Kim-chan se despide.

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:

avatar
Angry Bunny
Admin
Admin

Mensajes : 1613
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El anochecer del mundo (Capítulo 9)

Mensaje por Akiru el Jue Sep 17, 2015 5:03 pm

ooh kyohei tiene habilidades explendidas de fuego! *-* y lo de kuro ... donde estara ahora es el mas buscado xD y lo de kurapika y akiza ... una nueva mision! .. me pregunto que pensara vincent ? .. vaya tu fic esta lleno de intriga! me encanta espero la conti ansiosisisisima!!

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU



avatar
Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.