Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Entre Mundos2 - Capitulo 4 - Comienza la Investigación
Dom Mayo 21, 2017 12:36 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 5)
Miér Mayo 17, 2017 7:38 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 3 - Comenzando el Viaje
Mar Mayo 16, 2017 3:57 pm por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 4)
Mar Mayo 16, 2017 3:44 pm por Akiru

» Historias de la media noche (Capítulo 3)
Dom Mayo 14, 2017 5:51 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 2 - Reunion
Dom Mayo 14, 2017 12:19 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 2)
Sáb Mayo 13, 2017 5:55 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 1 - Renovado
Sáb Mayo 13, 2017 12:24 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 1)
Vie Mayo 12, 2017 7:38 pm por Angry Bunny

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario


El anochecer del mundo (Capítulo 7)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El anochecer del mundo (Capítulo 7)

Mensaje por Angry Bunny el Mar Sep 15, 2015 1:40 am

Capítulo 7:
“El verdadero objetivo"


Ella abrió lentamente sus ojos y observó que aún estaba en la casa de Vincent. Todo estaba muy oscuro, tanto que era difícil ver lo que había a su alrededor. Gracias a la luz que llegaba a filtrarse desde el pasillo, ella visualizó a su hermano Kyōhei dormido en un sofá. Posiblemente se había quedado sentado, esperando a sus otros dos hermanos, no aguantó más y se quedó dormido.
Pero eso no era lo que en su mente cruzaba ahora. Sentía un pequeño bultito a su lado y ella lentamente bajó la mirada hasta él. Era el gato gris con el que se le ha visto a lo largo de la serie.

—¿Atisha? ¿Estás despierto? —ella preguntó, lo suficientemente cuidadosa para no alertar a su hermano que estaba dormido.

El gato pareció abrir los ojos lentamente y mientras levantó la cabeza, le miró.
No sería de esperar que un gato le respondiese, no tendría porque, los gatos no hablan. Sin embargo, como sacado de un cuento de hadas, un cuento infantil, el gato le respondió, con esa misma cautela con la que ella le llamó.

—¿Qué sucede ahora? ¿No puedes dormir? —le preguntó con una notable frustración.

—Atisha… ¿Crees que de verdad consideren hacerle algo a Kami-chan? —ella preguntó, notablemente afligida. No sería de extrañar, están lidiando con uno de sus hermanos—. ¿Lo crees…?

Más sin embargo, Atisha no le respondió y se quedó quieto unos momentos. Soltó un bostezo y entonces, perezosamente, le respondió finalmente.

—¿Quién sabe? Tu hermano podría ser un admirable enemigo. Por eso Vincent confía en esos otros dos chicos.

Y era claro que esa respuesta no le gustó. Claro, ¿cómo decirle que su hermano mayor podría ser el enemigo? No, no solo eso. También le está lanzando la indirecta de que Vincent reunió a Akiza y a Kurapika para acabar con él. Después de todo, es su tarea acabar con el “Mal”… pero ese “Mal” está dentro de Kurō.
¿Eso quiere decir que tienen que acabar con Kurō?
No quería pensar en ello y no hizo más que agachar la cabeza mientras se hacía bolita.

—Atisha… Y si eso ocurre, ¿tú de qué lado estarás? —preguntó una vez más, silenciosamente.

Atisha se tomó su tiempo en contestar. Tanto, que Yin dio por hecho de que seguro estaría del lado de Vincent. Era claro, ¿no? Después de todo, Atisha es su compañero, su primer compañero, incluso por encima de Samir.
Claro, Atisha está en un cuerpo de gato por culpa de Vincent y  posiblemente él es el único que podría sacarlo. Si se llega a ganar su cariño o al menos una pizca de confianza, seguro Vincent le libraría y le daría libertad a que tomara su verdadera forma.
Esa pregunta fue estúpida en primer lugar. No debió haberlo preguntado… ya lo sabía de todas formas.

—No me gusta estar del lado de Vincent —para sorpresa de Yin, Atisha le respondió con lo que menos esperó—. Así que cuenta que te ayudaré a ti y a tus hermanos.

Ella ya no supo que decir con esa declaración. ¿Dejaría de lado a Vincent, quien podría sacarlo del cuerpo de gato…para ayudarla a ella? Fue algo que no esperó, en realidad.
Yin esbozó una pequeña sonrisa mientras se hacía bolita para volver a dormir. Al menos se siente un poco mejor de saber que cuenta con la ayuda de Atisha para evitar que algo suceda con sus hermanos. De esa manera, ella volvió a cerrar los ojos.
Atisha, por otro lado, levantó un poco la cabeza para ver a Yin una vez más. Y acto, seguido, volvió a hacerse bolita para volver a dormir.
Sí, definitivamente estaría de su lado.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

La noche aún estaba en su máximo esplendor, pero ya era lo suficientemente tarde como para suponer que todos se habían dormido ya. Pasaban, de hecho, de las 2 de la mañana, por lo que posiblemente solo los nocturnos o personas con insomnio seguirían despiertos.
Y ese era el caso, de unos cuantos nocturnos que se estaban reuniendo en un lugar no tan lejano de la ciudad. Era parecido a una pequeña montaña, posiblemente una de las colinas que rodeaban la ciudad en la que vivían. Desde ahí, podía verse la ciudad y las luces que le iluminaban; desde locales, edificios, casas o incluso la iluminación callejera.
Ahí, estaban dos personas. Dos mujeres.
Una de ellas era Adeline, que se notaba con unos cuantos golpes y ciertas heridas, posiblemente de la batalla que había tenido con Samir hace unas cuantas horas.
Y la otra, que miraba con gran insistencia la ciudad, era la misma mujer que Kurō se encontró cuando caminaba por las calles. Aquella pelinegra de hermosos ojos azules.

—Sadaya…  ¿Por qué es que quiere hacer esto? —la pelirroja, Adeline, preguntó con cierta aflicción—. No veo razón por la que usar a ese chico.

—Yo no quiero usar a ese chico, Adeline —ella le contestó—. No, no quiero que me vea como alguien que le está usando. Solamente, quiero que me ayude.

—Él no cambiará de bando tan sencillo —advirtió Adeline—. E incluso si lo hiciera, Vincent tiene de su lado de manera leal tanto al chico de las cadenas como la chica que controla el hielo. Estoy segura que ellos podrían erradicarlo.

—Sí, y he notado que te has encontrado con ellos en más de una ocasión —Sadaya volteó a ver a Adeline, quien agachó un poco la mirada, temerosa. La pelinegra rió y volvió a ver hacia la ciudad—. Estás subestimando el poder de ese chico. Estoy segura, en un estado como el que está ahora, no dudo que ellos dos, posiblemente junto a Samir, que puedan erradicarlo. Pero sus hermanos le son leales, por lo que no lo dejarán solo en eso.

—¿Acaso… planea ponerlos unos contra los otros…?

Sadaya emitió una pequeña risita.

—Kamui-san tiene un HES peculiar... solo un pequeño empujoncito y podría ponerlo en contra de quien se me antoje. Y ese mismo HES es lo que hará que se sienta atraído hacia la BLACK BOX. Entonces, si él la abre con esa pequeña llave que le di… —ella hizo una pausa, trazando una sonrisa casi de oreja a oreja—. Sí, todo lo que hagas es inútil, hermano.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Y ellas no eran las únicas que seguían despiertas.
En la misma casa de Vincent, donde se quedaron al ver que ya era demasiado tarde, Akiza estaba en la cocina, comiendo un chocolate mientras se ocupaba de la lectura. Pero así, mientras ella se ocupaba de su lectura, alguien le interrumpió. No, no le interrumpió, el simple hecho de que esa persona entrara ya era algo que le captó su atención.
De manera cuidadosa, de que no se fuera a enterar la otra persona, Akiza levantó su mirada sin intentar levantar la cabeza. Notó que era Kurapika, que había bajado por un vaso de agua probablemente.
Ambos eran conscientes de la presencia uno del otro, pero no dijeron nada. Y no parecían tener esa intención en realidad. Si no fuera porque Kurapika habló con serenidad.

—¿Es qué no puedes dormir? —preguntó, a lo que Akiza bajó su mirada al libro.

—No.

—¿Estás pensando en lo que nos dijo Vincent?

Ella frunció el ceño al escuchar. Posiblemente…tenía un poco de razón. Posiblemente es ese pensamiento lo que no le deja dormir. Y ella evitó la conversación.

—Sabes que la paloma puede estar en cualquier lado, como buen animal, podría escuchar cosas que no quiere —ella dijo algo que posiblemente no tenía sentido, pero Kurapika entendió—. Es mejor que dejemos esa conversación para después.

Claro que lo entendió, más que bien. Él dejó el vaso que usó, limpiándolo y después poniéndolo en su lugar. Echó un último vistazo a Akiza y se marchó.
Sí, cuando se refería a la paloma, se refería a Kurō.
Él ahora mismo está en esta casa también y, aunque esté en una habitación superior, ya sea en el 2do piso o 3ro, seguro podría escuchar esta conversación al estar todo tan silencioso y al tener un oído tan agudo como el suyo. Y, como él es el HES que tanto intentan evitar que se involucre de más, era obvio que Akiza sería cuidadosa con lo que decía.
Sin embargo, también piensa en lo que le dijo Kurapika, ¿Está pensando en lo que le dijo Vincent? Sí, ese pensamiento no le deja en paz, en esos momentos…

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Cuando él los llevó a ver esa misteriosa caja en una de las habitaciones de arriba, que está sellada con magia, al comienzo los dos chicos no supieron que decir al respecto, siendo ignorantes de lo que era esa cajita. Pero no fue a lo que él les explicó lo que era en realidad; la caja que guarda el “Mal” tal cual. Cuando les explicó, Akiza recuerda perfectamente lo que dijo y lo que él les pidió:

—¿Y por qué nos la estás mostrando? —cuestionó Akiza seriamente.

—Porque, sé que puedo confiar en ustedes para una razón. Y esa razón es que quiero que mantengan alejado a Kurō de esta caja.

—¿Por qué querrías mantenerlo lejos? —preguntó Kurapika. Por unos momentos él mismo pensó en su propia pregunta, hasta que finalmente asimiló el asunto—. ¿Será qué…él se sentiría atraído por intentar abrirla?

—Exactamente —afirmó Vincent, aun intentando pelar esa maldita naranja—.Porque, se podría decir con toda seguridad, que lo que hay dentro de esa caja es el auténtico HES, algo que Kurō tiene. Por lo tanto…

—Solo el auténtico HES puede liberar al HES —Akiza interrumpió a Vincent, continuando con la frase inacabada—. ¿Eso es lo que nos quieres dar a entender?

Vincent asintió débilmente. A lo que los chicos entendieron rápidamente.

—Y como saben, Kurō nos es de mucha utilidad. No hay nadie más leal que él que yo conozca. Además de que si nos pusiéramos en su contra, seguro también se pondrían sus hermanos en nuestra contra.

Con sus hermanos, era claramente que se refería a Kyōhei y a Kaoru. Posiblemente también a Yin, pero ella parecía ser una niña que no se enteraba de todo, puesto que se la pasaba siempre jugando con Atisha, el gato gris.

—¿Entonces qué es lo que propones? —preguntó una vez más Akiza—. La mejor opción es acabarlo. Es lo mejor, incluso si ellos se ponen en contra.

—Deberían comprenderlo mejor que nadie —comentó Kurapika—. Esa enfermedad es…horrible. Dejar que su hermano la sufra…

—Es que… —Vincent les interrumpió, captando su atención—. Kurō tiene un HES muy peculiar, y es un peligro andante, lo admito. Sin embargo, también está Kaoru. ¿No se han preguntado porque Kurō, aun teniendo esa enfermedad, parece una persona normal?

No lo habían tomado en cuenta. ¿Era qué… quizás Kaoru…?

—De alguna manera que no logro comprender, Kaoru mantiene a raya esa enfermedad con su única presencia. Y parece que ninguno de los gemelos está consciente de ello.

—Entonces, lo que quieres decir es que Kaoru podría tener una pista para una posible cura de esa enfermedad, ¿no? —dedució Kurapika.

Vincent volvió a asentir mientras intentaba aún pelar la naranja que de alguna manera, estaba comenzando a cansar a los chicos.

—Kaoru podría ser necesario para poder evitar que el “Mal” llegue a este mundo. Es por eso que necesitamos de los gemelos. Es por eso que, lo que quiero, es que no los dañen y los cuiden…pero que también cuiden que no se acerquen a esta caja. En especial Kurō.


+w+w+w+w++ww++w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+ww+w+w+

Realmente no sabe porque está ayudando, no lo sabe en realidad. ¿Empatía quizás? ¿O solamente porque no tiene nada mejor que hacer? Es consciente de que Vincent tiene el suficiente poder como para evitar la corrupción del mundo él solo, pero aun así, ella está aquí, junto con Kurapika. Intentando ayudar a Vincent y ahora, teniendo que cuidar de esos gemelos.
Soltó un resople mientras cerraba el libro y lo guardaba en su lugar. Sí, no tenía por qué seguir pensando en esto. Al contrario, debería levantarse, ir a su cama y descansar. No sabe que podría pasar de ahora en adelante, no sabe cuándo necesitará pelear, como cuando apareció aquella chica, Adeline.
Sin embargo, Akiza está comenzando a tener una sensación que le molesta… siente que las cosas podrían ponerse difíciles a partir de ahora.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

El día llegó y con ello, todos se fueron levantando uno a uno. Vincent fue uno de los primeros, sorprendentemente y se levantó rápidamente a la cocina, únicamente para ver a Kurō ahí. Se sorprendió un poco al verlo despierto tan temprano, hasta que recordó un pequeño detalle: Él no duerme jamás de los jamases. Así que emitió una pequeña sonrisa y entró a la cocina, a ver que era lo que él estaba haciendo.

—¡¿Qué haces chico?! —preguntó él con su habitual tono alegra y emocionado.

—Cocino —dijo Kurō.

—¿Qué… cocinas? —preguntó de nuevo Vincent al ver que estaba siendo un poco distante.

Kurō pareció sonreír de cierta manera, parecía más bien emocionado o quizás feliz. Sí, a él le encantaba cocinar, nadie le quitaría jamás esa pasión le digan lo que le digan. Sin embargo, el hecho de que le guste cocinar, no quiere decir que sea bueno en ello.
Por lo tanto, cuando mostró lo que estaba haciendo, Vincent se quedó helado sin saber que decir.

—¿Quieres probar? —Ahora preguntó Kurō. Se veía emocionado, feliz en cierto punto. Sonriente, tanto, que era difícil y raro verlo así. Sin embargo, esa cosa que cocinó…

—¿Q-Q-Qué es eso?

—¿Pues qué va a ser? Son panques —afirmó Kurō—. Kaoru siempre hace algunos y decidí hacer yo esta vez. ¡Anda, pruébalos!

Vincent es consciente que Kurō lo hizo con toda la buena intención del mundo. Sin embargo, lo que había en el plato parecía decir otra cosa.
Él afirmaba que eran paques, sin embargo, realmente no estaba seguro de ello. Lo que había en el plato era tan horrible, con un aura tan oscura que estaba censurado con píxeles, ¡¡PÍXELES!!

La comida de Kurō xD:

Por lo que comenzó a negar frenéticamente con las manos mientras retrocedía.

—N-No… etto… ¿Por qué no se los dejas a los demás? Y-Yo no amanecí con mucha hambre el día de hoy.

—Pero… —Kurō bajó la mirada a ver a sus panqueques con una notable expresión de decepción que hizo sentir mal hasta a Vincent—. Yo los había preparado para ustedes…

—Oh dioses —escucharon la voz de Kyōhei al entrar a la cocina. Cuando voltearon hacia él, éste estaba viendo el plato de “Panques”—. ¿Quién dejó cocinar a Kurō…?

—¡Cállate maldito Chibi! —reclamó un ofendido Kurō—. Si no quieres ve a algún lugar y atragántate con tu Yakult.

—Lo preferiría antes de comerme esa cosa, sea lo que sea —contraatacó Kyōhei.

—¡Kurō, creo que se está moviendo! —Vincent exclamó, nervioso y a la vez asustado. Al instante, Kurō apuñaló el “Panque” con un tenedor.

—Ya no lo hace.

—¡¿Eso es asesinato?! ¡¿Acabas de asesinar a un panque?! —gritaba Vincent, ahora preocupado por aquel pobre asesinado panque…o lo que sea que fuera.

—¿Por qué tanto escándalo? —Ahora fue Akiza quien entró a la cocina y se quedó quieta al ver lo que había en el plato—. Creo que no dormí bien…

—¡Ya dejen de decirle cosas a mis panques! —reclamó una vez más, un ofendido Kurō—. ¡Ya, se los daré a los perros de la calle, ellos si los apreciarán!

Pero, antes de que tomara el plato y se marchara a hacer lo que dijo, sintió que alguien puso una mano en su hombro. Cuando volteó a ver, era Kyōhei, quien mantenía los ojos cerrados en una expresión de compasión. Claramente, Kurō se sorprendió un poco.

—No lo hagas —dijo Kyōhei tan pronto como abría los ojos para ver a su hermano—. Cometerás una masacre canina.

Kurō se terminó de enojar con ese último comentario por parte de su hermano mayor. Hizo un puchero, tomó su plato de “Panques” y se marchó de ahí. Durante el camino, iban entrando Kaoru y Kurapika, quienes le miraron con cierta sorpresa.
Mientras que Kurapika no supo que pudo haber pasado, Kaoru rápidamente dió en el blanco:

—De nuevo intentó cocinar, ¿verdad?

Cuando preguntó, todos asintieron.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Listo :3 eso s todo por hoy. Espero que no les aburra y les agrade n.n Aunque posiblemente les aburra xDu
Bien, sin más que decir, Kim-chan se despide.

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:

avatar
Angry Bunny
Admin
Admin

Mensajes : 1613
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El anochecer del mundo (Capítulo 7)

Mensaje por Akiru el Mar Sep 15, 2015 10:40 pm

no esta nada aburrida! ... me encanto mucho mucho la parte del panke me mori de risa, el asesinato y lo de kyohei y su masacre canina xD y lo de demas woow tanto drama esa mujer intenta utilizar a kuro no importa como lo componga .. y claro akiza por lo general le dan trabajos de cuidadora asi xD por eso estoy segura k ara buen trabajo ademas a un k no lo admita seguro k les protege por cariño.... esta genial me encanta espero la conti ansiosisima..!!

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU



avatar
Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.