Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Animes Favoritos
Lun Sep 19, 2016 6:01 am por Joselin

» [Recomendación Anime] Shingeki No Kyojin
Lun Sep 19, 2016 5:50 am por Damia

» Entre Mundos 2 - Capitulo 3
Dom Abr 17, 2016 10:39 pm por Kim Kaninchen

» Entre Mundos 2 - Cap 2 - Re encuentro
Dom Abr 17, 2016 1:36 pm por Kim Kaninchen

» Entre Mundos 2 - Mensaje
Miér Abr 06, 2016 10:36 pm por Kim Kaninchen

» Mision Tierra- Capitulo 9
Vie Feb 12, 2016 10:55 pm por Kim Kaninchen

» Disculpas la Demora
Sáb Feb 06, 2016 12:20 pm por Miri-chan

» :QUE EL PODER NOS GUÍE: CAP 4
Dom Ene 24, 2016 4:41 pm por jelett-chan

» :QUE EL PODER NOS GUÍE: CAP 3
Dom Ene 24, 2016 4:03 pm por jelett-chan

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Marzo 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario


El anochecer del Mundo (Capítulo 6)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El anochecer del Mundo (Capítulo 6)

Mensaje por Kim Kaninchen el Lun Sep 14, 2015 1:36 am

Capítulo 6:
“Ingenuidad y malas intenciones”



Cuando Kurō salió y Kaoru fue detrás de él, el ambiente se volvió tenso en cierta manera. Nadie sabía porque, en realidad, ni siquiera Kyōhei o Yin, sus hermanos. Y realmente esa tensión hubiera seguido presente si no hubiera sido gracias a Vincent, que interrumpió el silencio mirando a Samir.

—Samir, no debiste haber dicho frente a él —pareció en cierta manera regañar, pero con su tono de voz, era algo realmente difícil de deducir.

Samir chaqueó la lengua mientras se cruzaba de brazos, recibiendo una mala mirada de Kyōhei, a quien aparentemente ignoró. Sin embargo, la antigua conversación fue retomada por Kurapika, en un intento de deshacer la tensión del ambiente.

—Escuché que el HES es una enfermedad mental compleja. ¿Qué tienes que ver esa enfermedad en esto?

—Eso es porque el HES es un gen que hace que la gente nazca con ese “Mal” que estamos intentando evitar que se contagie —le explicó Kyōhei.

—De hecho —interrumpió ahora Vincent—. El HES es lo que hace que los mundos se vayan corrompiendo poco a poco. Transmitiéndose. Finalmente, destruyendo los mundos.

—¿Una simple enfermedad puede destruir un mundo entero? —Akiza pareció escéptica—. Pero…

—Es una enfermedad mental —Kurapika le interrumpió—, pero también es portadora del “Mal”, lo que estamos intentando erradicar.

—Sí, exactamente —Samir habló serenamente—. Y Kurō padece de esa enfermedad, lo que podría hacer que sea blanco de tu hermana, Vincent.

Vincent apartó la mirada con molestia. En el trayecto, notó también cierta molestia en Kyōhei.

—Entonces entre nosotros está el HES que podría ser la clave para la corrupción del mundo, pero a la vez, lo que atrae a nuestro enemigo —dedujo rápidamente Kurapika.

—Entonces no deberíamos tener a ese chico como nuestro aliado —Akiza habló—. Antes de que el mundo se corrompa, sí él es el que comenzará con la oleada de la enfermedad, deberíamos acabarlo. Si él continua con vida, podrá expandir la enfermedad, de esa manera corromperá el mundo y se destruirá. ¿O estoy equivocada?

Y entonces, el silencio reinó una vez más entre todos. Akiza tuvo la razón en lo que dijo. El simple hecho de que Kurō tenga esa enfermedad, era tan solo cuestión de tiempo para que comience a propagarse. Además, está en la misma naturaleza del HES el intentar expandir la enfermedad de alguna manera.
Además, ellos quieren salvar este mundo, ¿no? Era tan fácil como deshacerse de él. O al menos, eso era lo que pasaba por la cabeza de muchos.

—Él puede ser un idiota —Kyōhei se levantó rápidamente—. Pero es incapaz de propagar esa enfermedad, que se expande por medios de herencia. La única manera que tiene de transmitirla de forma involuntaria es teniendo una.

—Entonces es solo cuestión de tiempo —volvió a insistir Akiza—. ¿Cuánto le calculas para que se case o deje algún hijo por ahí?

—Nada —interrumpió Kyōhei agriamente—. Porque ya habían tomado medidas por su enfermedad.

—¿Qué estás diciendo…? —Samir entró a la conversación, mostrándose agresivo pero a la vez interesado. Kyōhei apartó la mirada y entonces prosiguió.

—Se aseguraron de que él no pudiera tener hijos nunca —explicó Kyōhei—. Por lo que no tiene ningún otro medio natural ni voluntario para intentar expandir el HES. La única manera sería trasplantando sus órganos, pero es muy probable que la persona que los reciba muera antes de despertar.

—En cierta manera él tiene razón —comentó Vincent, poniendo una de sus manos en su barbilla—. Además, que estén de nuestro lado, los gemelos, es de gran ayuda. Por lo que creo que la idea de acabar con él está descartada.

—¿Están poniendo la seguridad de ese chico antes que la de la mayoría? —cuestionó Akiza—. ¿Por qué? ¿No sería mejor asegurarse?

—Sí, sería mejor asegurarse —dijo Vincent, trazando su habitual sonrisa—. Pero es por eso mismo que no podemos dejarlo morir. Tengo mis razones y no espero que las entiendan, en realidad.

No podía pasarle bien por la cabeza lo que sucedía.
El hecho de que el mundo se está corrompiendo, lo que ellos quieren dar a entender que desde un comienzo fue la culpa de Kurō; con el simple hecho de haber nacido la enfermedad hizo aparición en el mundo. Con ello, se marcó la fecha en la que se destruiría por culpa de esa misma enfermedad.
Podría evitarse, si lo mataran podría evitarse. Incluso si lo están asegurando, que no tiene manera de transmitirla, ¡cualquier cosa podría pasar! ¿Qué tal si tiene algún medio oculto para poder hacerlo? Y lo peor, una persona con HES es mentalmente inestable, el más mínimo berrinche podría hacer algo sumamente crítico y fatídico.  Entonces, ¿por qué no quieren acabar con él y asegurarse? ¿Qué no es ese el principal problema?
No, Akiza no podía comprenderlos.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Después de la conversación de la que decidió salir, Kurō salió a caminar bajo la luz de la luna, que iluminaba desde su punto más alto a estas altas horas de la noche.
Realmente no espera que lo entiendan, no es como si lo hicieran. Ya muchas veces intentaron utilizarlo para transmitir el HES, aquellos grupos extremistas que creen que será el fin del mundo para traerle paz a todos y quien sabe que más.
Pero, aquellos que dicen ayudar realmente no lo hacen. ¿Qué tanto le han hecho para evitar que lo transmita? Siente el escalofrío de tan solo recordar.
Todo lo ven como “La enfermedad”, algo que debe ser tratado, la persona posiblemente sería mejor asesinada. Está seguro que muchos creen que la mejor forma de evitar la destrucción de este mundo es con su muerte y, posiblemente no estén tan equivocados. Pero, la compasión que le quieren dar, es posiblemente lo peor… no es como si él fuera feliz con esta enfermedad.

「Siempre te hace ver las cosas como quieres que sean y no como son en realidad」.

Abrió los ojos bruscamente al escuchar esa frase. Miró a su alrededor, no había nadie más que la oscuridad acompañándole. ¿Era de nuevo una de esas imaginaciones suyas? Siempre suele tenerlas y suele preguntarle a las personas de su alrededor si no han dicho nada, pero siempre suelen negarle. Sin embargo, también aumentan considerablemente cuando está solo.
A veces ha llegado a pensar que quizás son personas o fantasmas intentando comunicarse con él. ¿Pero es siquiera eso posible?
Antes de que retomara su camino, miró una dirección, había un cuervo parado en la alambrada, algo que captó su atención. No era común ver cuervos en este lugar y eso le extrañó.

—Es curioso ver a alguien aquí a estas horas de la noche.

Una vez más, abrió los ojos bruscamente. Antes de dar por hecho de que una vez más fue su imaginación, miró a su alrededor, donde vio a una mujer de cabellos negros y ojos azules. Vestía de forma un poco curiosa, un largo vestido con encajes azules, que le hacía resaltar hermosamente el color intenso en sus ojos.
Kurō negó un poco con la cabeza. No era normal encontrarse con alguien en la calle a estas horas de la noche —si esa mujer se lo acaba de decir—, y pensó que quizás era de nuevo alguna imaginación suya, que su mente le suele hacer malas jugadas. Sin embargo, cuando volteó a verle de nuevo, ella seguía ahí.

—Tranquilo, no soy nadie mala —ella rió tímidamente con gracia a la vez. Mantenía una sonrisa en su boca, la cual notó gracias a que llevó su mano a esta—. Te conozco de algún lugar, ¿verdad?

—Lo dudo mucho.

—¡Vamos! ¡Sé quién eres! ¿Quieres que te lo diga? —ella trazó una sonrisa un poco más grande que la anterior—. Kurō Kenshi… no, espera, me equivoque. Eres Kamui Akatsuki, ¿verdad?

A este momento, Kurō se quedó sin habla.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Cuando Yin se quedó dormida en el sofá, Atisha se quedó a su lado, aparentemente dormido también. Kyōhei le echó un vistazo a su hermana menor mientras la cubría con una sábana. En la cocina sucedía otra cosa. Ni Akiza ni kurapika sabían que hacer ahora, y hubieran seguido así si no hubiera sido porque Vincent entró a la cocina con una gran sonrisa, tomó una naranja y les miró:

—¿Están libres~? —preguntó, algo que ya era obvio—. Me gustaría mostrarle algo a ustedes dos mientras Kyō está ocupado con Yin, ¿se puede?

Al comienzo no supieron a qué se refería. Sin embargo, la sonrisa que él emitía era en cierta manera inquietante y en realidad, no tenían otra cosa que hacer. Solamente les habían perdido que no se apartaran mucho de este lugar.
Así que le siguieron.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Lo primero que hizo Vincent al decir aquello, fue llevar a los dos, Kurapika y Akiza. Todo fue en un silencio total, algo que daba miedo en cierta manera. Ninguno dijo nada, en realidad toda palabra o pregunta sobraba. Conociendo a Vincent, que va siempre directo al punto —de una manera peculiar, pero lo hace—, seguro les mostraría algo interesante.
Así fue, los llevó hasta una puerta. Se paró enfrente de esta unos cuantos momentos. Puso la mano en la manecilla, la cual brilló en un ligero blanco y después, abrió la puerta. Le dio permiso de entrar a los chicos primero y después entró él con una naranja en las manos.
Cuando entraron, lo vieron. Era un objeto que estaba ahí; una caja negra. La caja era pequeña en sí, parecía ser un pequeño estuche, peor resaltaba el hecho de que se veía vieja y descuidada; parecía ser más como una vieja caja echa de basura. No, en realidad lo que eso parecía más, era como si fuera una vieja caja musical quemada, quizás, vieja por el paso del tiempo. En realidad, era difícil de saber. Y claro, el primero en preguntar fue Kurapika:

—¿Qué… es eso?

—Un Tesoro de Shura —explicó Vincent, que se había recargado en la pared mientras intentaba pelar la naranja.

—¿Y nos lo estás mostrando así como así? —preguntó una vez más.

—Hay dos tesoros de Shura, como dije antes —volvió a explicar, aun intentando pelar la naranja—. Una caja y una llave. Y nuestro verdadero objetivo es conseguir esa llave.

—¿Esa llave? —Akiza preguntó en voz baja y de alguna manera, su mirada se fue hacia la cajita—. ¿Es que acaso…?

Vincent seguía intentando pelar la naranja.

—El “Mal” está dentro de esa caja.

Los dos chicos le miraron con desconcierto. Sí, claro, total desconcierto. ¿No había dicho antes que Kurō era el que portaba ese “Mal” en este mundo? Claro era como si la teoría que ya habían levantado se hubiera derribado como si nada.
Vincent miró el desconcierto de los chicos, soltó una risa nerviosa y mientras continuaba intentando pelar la naranja, volvió a explicar:

—Sí, miren. Ese chico, Kurō, padece del HES, sí, pero, ¿de dónde sale? Pues ahí la respuesta.

—¿Estás diciendo que fue el mismísimo tesoro de Shura lo que le transmitió el HES? —cuestionó Kurapika—. ¿Por…qué…?

Vincent continuó intentando pelar la naranja.

—Porque, una vez fue abierta —afirmó—. Y eso hizo liberar parcialmente el “mal” que tiene en su interior.

—¿Y por qué nos la estás mostrando? —cuestionó Akiza seriamente.

—Porque, sé que puedo confiar en ustedes para una razón… Y esa razón es…

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

—¿Cómo… sabes mi nombre?

—Conozco a los míos —la mujer continuaba sonriendo tímidamente, con amabilidad—. Eres un HES, yo soy un HES, no somos tan distintos.

HES, llamarle como HES es como una ofensa. Le recuerdan que no puede ser como las demás personas, que es tratado como un espécimen del que quieren descubrir todo. Si esta mujer realmente fuera uno, no le diría de esa manera. No puede conocer a los suyos, son realmente distintos.

—Me gustaría darte algo, Kamui-san —la mujer lentamente se acercó a Kurō, serenamente mientras extendía un poco sus manos—. No soy una enemiga para ti, no importa lo que te digan. Dime, tú que padeces del síndrome de HE, ¿te divertiría que te pusieran como el malo de la historia…solo por buscar lo que te apasiona?

No, no le gustaría.

—Es por eso que te regalo esto —ella extendió sus manos, mostrando en estas una hermosa y brillante llave echa de oro totalmente—. Un regalo de una amiga, ¿de acuerdo?

—No… no necesito ninguna llave. No te conozco de ningún lugar. ¡No somos amigos, así que lárgate!

Y él estuvo a punto de irse pero, sentía esa sensación de aceptarlo. Sí, una parte de él quería voltear, tomar esa llave y posiblemente aceptar a esa mujer como amiga. ¿Sería la enfermedad reaccionando a otra? ¿O es que simplemente necesita de un amigo? ¿Quizás una persona que le entienda? Alguien que sufre lo mismo que él.
「Alguien que escucha lo mismo que tú」.
De nuevo estuvo esa voz, negó con la cabeza y llamó la atención de la mujer.

—Lo sé, yo también lo escuché Kamui-san —ella afirmó, para sorpresa del pelinegro de ojos rojos, quien le miró con sorpresa—. Tu enfermedad llamándote, ¿verdad? Quiere que aceptes. ¿Lo aceptarás?

La mirada de Kurō se quedó en esa llave de oro. Su mirada fija en ella, como resplandecía a la luz de la luna. Era… llamativa.

—Kamui-san, puedes aceptarla, con todo gusto —ella le sonrió, amablemente, cálidamente. Le hacía sentir algo parecido a un aprecio por parte de un familiar. Un aprecio que únicamente sintió con una persona—. Y entonces, seguro te darás cuenta de muchas cosas.

—¿Muchas… cosas?

—Vincent… —ella nombró serenamente, haciendo una ligera mueca de disgusto, pero sin perder su calidez—. Él es consciente de lo que ocurre en ti, y desconfía de ti. No, no solo de ti. De tu familia también. Él confía más en esos dos chicos, Akiza y Kurapika. Estoy segura que preferiría tenerlos a ellos más de aliados que a ti mismo. ¿Por qué crees que se negó a reclutarte?

—Jé, soy consciente de que esos chicos son hábiles, es por eso que…

—Qué seguro podrían acabar contigo —interrumpió ella—. Kamui-san, nosotros padecemos de esa enfermedad. Nos ven como el enemigo aunque te tengan de su lado. ¿No crees que posiblemente lo hacen para tenerte de cerca, vigilarte…?

Esos comentarios le hicieron pensar. Akiza no era una persona que hablara mucho, lo ha notado en el poco tiempo que ha convivido con ellos. Kurapika es inteligente y discreto. Ambos podrían ocultar claramente las verdaderas intenciones que tendría Vincent… posiblemente intentando incluso ocultarlas de sus hermanos. En otras palabras…

—¿Ellos…?

—Tómala, Kamui-san —ella ofreció una vez más la llave—. Y entonces, si estás asustado o quieres alguien con quien hablar, puedes acudir a mí. Estoy segura que tenemos una sincronía. Podremos apoyarnos mutuamente.

Temerosamente, Kurō extendió su mano hacia la llave. Temblaba un poco, dudaba de pensar si sería la mejor manera. Pero, no era porque sospechaba de Vincent o se sintiera reemplazado por Akiza o Kurapika. Si no que, el hecho de que alguien más tenga esa enfermedad… el hecho de que alguien pudiera comprender por todo lo que él tiene que pasar.
No seas idiota, no lo hagas
Le pareció escuchar, pero lo ignoró y terminó por tomar la llave. La mujer sonrió mientras retrocedía unos cuantos pasos.

—Aún estás libre de decidir lo que quieres hacer, Kamui-san —ella dijo—. Es mejor que dejes de ser el juguete de los demás, ¿cómo puedes estar seguro que ellos no te están usando una vez más? Piénsalo.

Kurō se quedó mirando a la llave, sin decir nada. Cuando levantó su mirada, notó que esa mujer ya no estaba más ahí. Miró a todos lados ligeramente alterado. ¿Una… ilusión? No, no era eso. Ella había estado aquí y una clara prueba de ello era que esa llave estaba con él. Sí, había tenido contacto con otro HES.

—¡Kurō! —escuchó una voz llamándole. Levantó una vez la mirada, para ver a Kaoru acercándose a él—. ¡¿Dónde estabas?! ¡Te estaba buscando!

—Kaoru… —él guardó la llave rápidamente entre sus bolsillos, procurando que Kaoru no la viera—. Nada. ¿Saliste a buscarme?

—Sí, ¡claro! —reclamó él.

—Idiota… debiste quedarte y escuchar de lo que hablaban.

—¿Eh…? ¿Por qué?

Kurō guardó silencio. Suspiró y comenzó a caminar, a lo que su hermano le siguió.

—Sólo démonos prisa y volvamos. Chibi y Yin deben de estar ya preocupados.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Y... eso es todo por hoy. La verdad, como me es costumbre, me centro más en la historia que en la relación entre personajes 737U por lo que disculpen si no se están desarrollando como deberían, tengo que centrarme más en ellos.
Bueno, espero que no les haya aburrido QwQu y les agrade.
Sin más, Kim-chan se despide.

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:

avatar
Kim Kaninchen
Admin
Admin

Mensajes : 1600
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 19
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El anochecer del Mundo (Capítulo 6)

Mensaje por Akiru el Lun Sep 14, 2015 10:34 pm

woo esta genial .. pero ahora kuro tiene la llave pero desconfia de todos .. y kien era esa mujer!! k era lo k vincent hiva a decir? logro pelar esa naranja? aaah esta emocionante *w* adoro tu fic me dejaste con mucha intriga espero la conti ansiosa!!

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU



avatar
Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1006
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.