Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Entre Mundos2 - Capitulo 4 - Comienza la Investigación
Dom Mayo 21, 2017 12:36 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 5)
Miér Mayo 17, 2017 7:38 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 3 - Comenzando el Viaje
Mar Mayo 16, 2017 3:57 pm por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 4)
Mar Mayo 16, 2017 3:44 pm por Akiru

» Historias de la media noche (Capítulo 3)
Dom Mayo 14, 2017 5:51 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 2 - Reunion
Dom Mayo 14, 2017 12:19 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 2)
Sáb Mayo 13, 2017 5:55 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 1 - Renovado
Sáb Mayo 13, 2017 12:24 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 1)
Vie Mayo 12, 2017 7:38 pm por Angry Bunny

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Julio 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario


Virtudes Corruptas (Capítulo 3)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Virtudes Corruptas (Capítulo 3)

Mensaje por Angry Bunny el Sáb Ago 22, 2015 12:37 am

Capítulo 3:
“Intervenciones oscuras”


Cuando atardecía, la gente comenzaba a reunirse para el anochecer. Esta ciudad era un lugar con una gran actividad nocturna, posiblemente había más gente en las calles durante las calles que durante el día, que transitaban personas jóvenes y ancianos. En las noches, los adolescentes mimados y los adultos jóvenes siempre van a acudir a centros nocturnos o incluso, a veces, cosas ilegales, sin saber que son ilegales. Todo tipo de problemas, vaya.
Ahí, parado debajo de un árbol estaba un suspirante y pensativo Kaoru. Recargado en el tronco del árbol, él esperaba la llegada de su hermano, que le dijo que le esperara aquí mientras él compraba algunas cosas en la dulcería más cercana. Posiblemente jugo de mango y algunas chucherías, claro, con el dinero que sacó de esa billetera ajena.
Tan pronto como su hermano llegó, le ofreció un dulce de chocolate.

—Prefiero la vainilla… —mencionó un disgustado Kaoru. Acto seguido, su hermano puso la otra mano, mostrando un dulce de vainilla con una sonrisa. Kaoru de alguna manera se contagió y tomó el dulce—. Siempre me haces lo mismo.

—Me gusta ver cómo te enojas —agregó Kurō, comiendo del dulce de chocolate que le había ofrecido con anterioridad a su hermano—, además de esa manera te saldrán canas más pronto.

—Con las preocupaciones que me das, no me extrañaría que ya comenzaran a salirme canas —suspiró tan pronto como habló.

Ambos se quedaron en silencio unos momentos, mirando el cielo naranja, en señal de que estaba próximo a anochecer. Se sentaron debajo del árbol para comer los dulces que Kurō había traído y era un notable silencio que, en sí no era incómodo, triste ni nada. Era normal, para ellos. Seguro cualquiera que estuviera ahí sentiría que sería molesto tener un silencio de esa manera, pero incluso con él, el simple hecho de estar juntos, era suficiente.

—Kaoru.

Al ver que su hermano le llamó, aun comiendo el dulce de vainilla, Kaoru volteó a ver a su hermano Kurō, quien se mantenía con la mirada fija en el cielo. Entonces, él prosiguió:

—¿No…te molesta que yo sea…así?

—¿Así como?

—Con… —hizo una pausa. Dudaba en decirlo, sin saber exactamente cómo. Simplemente soltó un suspiro y miró a su hermano de una vez por todas— lo que hago a veces. ¿No te molesta…?

—Claro que no —él le sonrió en respuesta—. Eres mi hermano, sé que una enfermedad como esa es horrible. ¡Pero se puede superar!

Kurō se mantuvo en silencio al escuchar la respuesta de su hermano. Miró una vez más el cielo, mientras dejaba el dulce que comía arriba de la servilleta, en el suelo. Ninguno volvió a decir ninguna palabra, ese silencio por parte de su hermano, hizo que Kaoru sintiera que había quedado satisfecho con su comentario. ¿Cómo saberlo? Ni siquiera él sabe lo que pasa por su cabeza. Es…simplemente difícil.

—Me refería a ver My Little Pony a veces.

Ante la declaración de Kurō, algo totalmente inesperado e inconexo a lo que tenía en mente, Kaoru se quedó sin decir nada más, pensando que quizás habló de más.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

—Ya entiendo —una mujer decía, escondida entre los callejones, mirando desde lejos a los gemelos—. Así que es su hermano el que mantiene estable su enfermedad. Si los alejamos…

Una sonrisa maliciosa se mostró en sus labios.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Después de lo que había ocurrido con la marioneta extraña y todo el asunto de Lukas, a Akiza y Kurapika no les quedó más opción que seguirlo y ayudarle en la tarea que, aunque no quisieran, era algo que debían hacer, puesto que es una tarea que tienen desde siquiera antes que nacieran.
Antes de que… siquiera murieran en su vida pasada.
De alguna manera se sienten interesados de ese entonces. ¿Cómo habrán sido en esa vida? ¿En ese mundo…habrán tenido una vida completamente feliz?
Lamentablemente, eso era algo que ni siquiera Lukas sabía, él solo seguía las instrucciones de Elios, el dios que anteriormente gobernó el mundo de Leratia que ahora se ha extinguido completamente.
El cómo pasó eso, como es que se extinguió, son cosas que él no sabe cómo explicar, aún ahora que ha adquirido a la marioneta como su cuerpo físico temporal.
Así de, después de todo lo sucedido, Lukas guió a Akiza y a Kurapika hasta la casa de una amiga de Elios, una amiga que no solo tenía conocimiento sobre las virtudes, si no que seguro también conocía la amenaza a la que se enfrentaban.

—Entonces dices que la amiga de Elios vive por aquí —mencionó Kurapika, mirando a su alrededor, el pueblo—. ¿Estás seguro de ello?

—Pregúntaselo a Elios si no estás seguro —Lukas propuso de mala manera, poniendo la marioneta de tal manera, para que Kurapika pudiera hablar con ella. Éste simplemente negó con la cabeza.

Akiza no decía nada al ver a los chicos hablar sobre Elios y su misteriosa amiga. Finalmente, con la guía de Elios y Lukas, llegaron a una vieja casa de un estilo un poco extraño. Pero alentados por Elios, terminaron entrando.
Conforme entraron a la casa, vieron un montón de máscaras que adornaban el lugar, además de algunos cuadros extraños y una decoración siniestra, en cierta manera, terrorífica. Sea quien sea que viva aquí, tiene pésimos gustos de decoración.
De esa manera, una persona se hizo presente, dándose cuenta que en su casa habían entrado personas. Aún no se presentaban, pero era fácil describir a esa persona. Ciertamente tenía rasgos distintos a una persona de Katari, piel oscura, pero en cambio, tenía ojos celestes y un cabello blanco que estaba rapado de algunas partes, dejando una única cresta en el centro de su cabeza. Ella rápidamente se presentó.

—Es un gusto conocerlos. Me llamo Charlize Zuraw —ella miró la marioneta antes que a los chicos—. Veo que al final conseguiste un recipiente, Elios.

—Sí pero… no me gusta en lo absoluto —él se quejó infantilmente—, ¡es demasiado difícil moverme y encima, odio este tipo de marionetas! Además no veo nada, ¡tengo los ojos cerrados y no los puedo abrir!

—Ciertamente no fue la mejor marioneta para usarla como recipiente, creo que de hecho, no es algo de su pertenencia, ¿verdad, Lukas?

Charlize miró a Lukas, quien se erizó ante el comentario. Akiza y Kurapika le miraron de igual manera y, al ver su expresión nerviosa, se pudo deducir que posiblemente robó esa marioneta de algún lugar.
Ya lo decían, los símbolos que tiene en ese broche eran extraños y ni siquiera él sabía lo que significaban.

—Pero no estamos aquí para hablar de ello —Charlize interrumpió—. Seguro están pensando en lo que tendrán que hacer de ahora en adelante, ¿o me equivoco? ¿Portadores?

—Así que usted sabe todo lo que está ocurriendo —Kurapika mencionó cautelosamente—. Necesitamos saber más sobre esto. No podemos…simplemente ayudar sin saber lo que eso conlleva.

—Y de todas maneras —Akiza interrumpió, disgustada—, ¿tiene que ser gratis?

—“No te aferres a las cosas materiales”, es lo que decían en sus vidas pasadas —Charlize aclaró con calma, haciendo que Akiza hiciera una mueca de disgusto—. No puedes decir nada ahora, porque es algo que tú misma dijiste en un pasado.

—Parece que hay muchas cosas que desconozco incluso de mí misma.

Charlize asintió.
Invitó a los chicos a pasar hasta el comedor, donde se sentaron y aceptaron las bebidas que Charlize les ofreció. Después, ella se sentó en una silla vacía y les miró fijamente, a todos por igual.

—¿No faltan dos?

—Oh… eso… —ante la pregunta de Charlize, Lukas se mostró levemente nervioso, rascándose la nuca— aún estamos buscándolos.

—Entonces… —ella pareció aún más callada—, la presencia que sentía… En vez de estar aquí conmigo, deberían darse prisa e ir a buscarlos, cuanto antes.

—¿Pero por qué te pones así? —Lukas pareció burlarse, aun sabiendo la gravedad del asunto— No es como si…

—Sí, los están buscando también. Uno de esos dos tiene la enfermedad HES, no me sorprendería que ahora mismo, sea el blanco principal de los enemigos.

—¿Enemigos? ¿Tenemos enemigos? —Akiza arqueó una ceja.

—No, me interesó más lo del HES —Kurapika interrumpió—. Si mal no he escuchado… es un gen que hace que la gente nazca malvada, ¿no es así? Pero a veces abarca más de ello, pareciendo una enfermedad mental.

—Parece que has estado informado sobre ello —Elios interrumpió, sentado inmóvil desde su cuerpo físico de marioneta—. Afirmativamente, el HES se manifiesta en los mundos como una enfermedad que lentamente va corrompiendo el mundo, transmitiéndose. Temo decirlo, pero es posiblemente una de las causas por la que Leratia fue destruido.

—¿Una simple enfermedad pudo destruir un mundo entero? —Akiza pareció escéptica—. No lo comprendo. Están diciendo que es una enfermedad mental, más sin embargo…

—Es que es una enfermedad mental —le interrumpió Kurapika—, pero también es a la vez, portadora del “Mal”, algo que ha destruido mundos enteros. Todo este tiempo creía que no era más que fantasías y cuentos para niños.

—Suena así, pero no lo es —Charlize afirmó, calmadamente—. Y ahora mismo, uno de los portadores de las virtudes padece de ese síndrome. ¿Comprenden el peligro que una virtud y el “Mal” estén habitando en el mismo cuerpo?

—La virtud se corrompería y se perdería… siendo imposible que… se puedan purificar las gemas del pecado —Kurapika dedujo rápidamente—. Ciertamente es algo muy peligroso. Si esa persona que tiene el HES llega a corromper la virtud, perderíamos la batalla antes de siquiera comenzarla. Es por eso que es su principal objetivo. Además si hay un HES aquí… eso quiere decir que Worldend está próximo a verse corrompido también.

—Entonces no deberíamos de intentar unir a nosotros a ese chico —Akiza propuso rápidamente—, deberíamos deshacernos de él. Si él continua con vida, podrá expandir la enfermedad, de esa manera, corromperá el mundo y terminará igual que el anterior. ¿O estoy equivocada?

Hubo un largo silencio entre todos. Akiza tuvo razón en lo que dijo. El simple hecho de que alguien ya tenga esa enfermedad, es tan solo cuestión de tiempo para que se expanda. Además, está en la misma naturaleza del HES el intentar expandir la enfermedad de alguna manera.
Si querían salvar este mundo, era tan fácil como deshacerse de él. Sin embargo, también tenía una virtud. Eso ya era algo de pensar, puesto que no podían darse el lujo de perder una de las virtudes…. No sabían que hacer ahora.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Cuando la noche cayó y la luna iluminaba en su punto más alto, Kurō no tuvo mejor opción que salir a caminar un rato.
Su hermano estaba dormido y él, debería de estarlo también pero, no puede dormir. Está harto de estar intentándolo cada noche sin ningún fruto, únicamente aburriéndose en su cama, a veces leyendo manga o algún libro, levantándose a la sala principal y ver la televisión o algo por el estilo. Esta vez, por alguna razón, se sentía sofocado en su propia casa.
Caminó por las calles, mirando a su alrededor. Salió a caminar a la ciudad, donde ahora mismo había mucha gente. Quizás no le gustaba mucho la presencia de las personas, pero la pasaba de largo, era mucho mejor que quedarse totalmente solo, algo que detesta con toda su alma.
Esta pudo haber sido una caminata cualquiera, hasta que chocó con alguien. Alguien que se detuvo a mirarle fijamente incluso después de haberse disculpado.
Una chica de cabellera rubia, atada en dos coletas y brillantes ojos azules.

—Disculpa. ¿Te conozco de algún lugar…?

La chica preguntó con una débil sonrisa.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Eso es todo por hoy :3 aún estamos en fase explicadora, por eso las cosas pueden verse aburridas... ¡pero prometo que pronto vendrá lo bueno! >w< sip, intentaré que salga bien. Mientras tanto, espero que este fic sea de su agrado y no les parezca aburrido o les disguste.
Sin más, Kim-chan se despide.

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:

avatar
Angry Bunny
Admin
Admin

Mensajes : 1613
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 19
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Virtudes Corruptas (Capítulo 3)

Mensaje por Akiru el Sáb Ago 22, 2015 1:44 pm

Kien es esa mujer ?!! Akiza como siempre opinando en matar a todos esta genial tu fic, y me dio risa lo de kuri y kaoru xD nunca lo abria creido de kuro siendo fan de los ponys!! ah todo es misterio y estoy llena de preguntas comi kienes son los enemigos waa espero la conti ansiosa

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU



avatar
Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.