Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Animes Favoritos
Lun Sep 19, 2016 6:01 am por Joselin

» [Recomendación Anime] Shingeki No Kyojin
Lun Sep 19, 2016 5:50 am por Damia

» Entre Mundos 2 - Capitulo 3
Dom Abr 17, 2016 10:39 pm por Kim Kaninchen

» Entre Mundos 2 - Cap 2 - Re encuentro
Dom Abr 17, 2016 1:36 pm por Kim Kaninchen

» Entre Mundos 2 - Mensaje
Miér Abr 06, 2016 10:36 pm por Kim Kaninchen

» Mision Tierra- Capitulo 9
Vie Feb 12, 2016 10:55 pm por Kim Kaninchen

» Disculpas la Demora
Sáb Feb 06, 2016 12:20 pm por Miri-chan

» :QUE EL PODER NOS GUÍE: CAP 4
Dom Ene 24, 2016 4:41 pm por jelett-chan

» :QUE EL PODER NOS GUÍE: CAP 3
Dom Ene 24, 2016 4:03 pm por jelett-chan

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Marzo 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario


Shiroku no Some (Capítulo 6)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Shiroku no Some (Capítulo 6)

Mensaje por Kim Kaninchen el Miér Jul 15, 2015 1:45 am

Cuando los rayos del sol entraron por la ventana, ella abrió lentamente los ojos. Su herida en el brazo aún sentía palpitar, pero no era tan grave como para quejarse de ello, de hecho, inclusive había cesado ese dolor. Lentamente recobró la compostura y miró su lado, únicamente para ver a Kurō mirando un poco sorprendido un montón de postres que estaban en una pequeña mesita junto a la mesa.
Solo hay una persona capaz de hacer postres en un momento así y al pensar en ello, Kim no evitó soltar una pequeña risita, a lo que alarmó a su compañero.

—¡Kim! —exclamó él, acercándose un poco a ella con preocupación y un tanto de alegría— ¡Me alegra que estés bien!

—Yo…sí, estoy bien —sonrió de manera un tanto alegre pero a la vez forzada—. Lamento preocuparlos —hizo una pausa—. ¿Todos esos postres…?

—Bueno…a Kazumi a veces se le viene el alma de repostera…

—Ya… veo…

—¡KIM!

Cuando escucharon esa conocida voz, de la persona que precisamente estaban hablando, ambos voltearon rápidamente a la puerta, únicamente para ver como Kazumi se abalanzaba hacia Kim de manera tan audaz que casi ni fue vista.
Detrás de ella, entraban tanto Kaoru como los dos jóvenes demonios.

—¡Lo siento, lo siento! ¡Fue mi culpa qué…!

—¡Cálmate! —reclamó Kim, interrumpiéndole— Yo estoy bien, fue mi culpa por no fijarme en ese ataque. Si no hubiera sido por ti, las cosas podrían haber resultado peores.

—Cuesta aceptarlo, pero ella tiene toda la razón —afirmó Haku con una sonrisa—. Así que, no deberían hablar mucho de eso, todo salió bien. Incluso el veneno de Grausamr no se incrustó en su cuerpo.

—Me alegra escuchar eso —Kazumi soltó aire aliviada.

Y así los temas de conversación comenzaron a fluir, más directos hacia los postres que Kazumi había preparado al ponerse nerviosa nerviosa. Algunos incluso comenzaron a comer, como…bueno, todos comieron ya que habían demasiados.
Sin embargo, cuando Ayato tomó uno de los pequeños postres notó algo que estaba al lado de Kurō. Normalmente algo así no llamaría la atención a nadie, pero a él sí.
Era un libro, un libro con una portada conocida. Ese libro explicaba sobre la anatomía humana y demoníaca. Lo vio antes, en manos de Kurogitsune…

—Oye —llamó Ayato—. ¿De dónde sacaste ese libro?

—¿Eh? ¿Este libro? —lo tomó y lo mostró con total preocupación—. Lo encontré a las afueras del edificio y me interesó —por unos momentos, nadie más que Ayato pudo notar una pequeña sonrisa con una cierta malicia—. Y aprendí con él…que los demonios son criaturas interesantes.

Esto no era normal. ¿Qué era esa sensación? Alguien dijo eso con anterioridad mientras tomaba el libro de una manera similar. Ese alguien era un demonio muy peligroso de nombre Kurogitsune. Cualquiera podría deducir que este chico podría ser el demonio de nueve colas —puesto que Kurogitsune oculta su apariencia—, sin embargo, este chico es humano, puede saberlo porque su olor y alma así lo emiten. No tiene nada de anormal y es difícil levantar algo en su contra, lo único que podría decir a favor es que aparentemente, ambos tienen el cabello negro.
Quería dejarlo pasar, pero se le dificultaba. Así pasó, hasta que Kim llamó la atención de todos, deshaciendo la inusual aura tensa que se había formado.

—Desde hace mucho espero esta noche, encenderán fuegos artificiales por el cumpleaños del Rey —afirmó ella, explicando con serenidad—. Se verán desde aquí. ¿Qué les parecería si fuéramos?

Ella era experta en deshacer momentos tensos con sus sonrisas y temas ajenos y tranquilos. Todos parecieron olvidar por unos momentos esa inigualable referencia hacia Kurogitsune —qué únicamente Haku y Ayato vieron—, pero Ayato continuaba inmerso en sus pensamientos por lo que acababa de ocurrir.
Todos parecieron estar de acuerdo a prepararse para ver los fuegos artificiales que serían esta noche precisamente. Y, aunque hubo una gran tragedia en esta parte del mapa, querían buscar algo en que distraerse y no pensar en ello.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Y cuando la noche se acercaba, todos estaban en algunos lugares esperando la aparición de esos dichosos fuegos artificiales. Por cuestiones de espacio, algunos se separaron. Kurō, Kaoru y Kim prefirieron irse al final por su cuenta, puesto que Kazumi prefirió ir con Ayato por invitación de este mismo.
Aunque Kazumi rápidamente lo interpretó como una cita, Ayato se defendió diciendo que era más como un interrogatorio para ella y, bajo esa creencia, se fueron juntos a ver los fuegos artificiales.
Haku…Haku se quedó solo. Nadie lo quiere y es un personaje extra (?).
Así que, mientras comían aun un poco de los postres excesivos que ella hizo, esperaban la aparición de los fuegos artificiales al no tener nada mejor que hacer. Posiblemente este evento es tan importante que incluso los demonios quieren verlo y por eso no hacen tanto lío como últimamente.

—Entonces —la tranquilidad fue interrumpida por Ayato—. ¿Cómo se conocieron todos ustedes?

—¿Cómo conociste tú a Haku?

Al ver que ella respondió con una pregunta, Ayato supo que no le diría nada hasta que él le dijera. Al comienzo, hizo una mueca de disgusto, pero finalmente comprendió que esta chica era precavida, haciendo del disgusto algo de orgullo. Así que respondió.

—No fue tan especial, simplemente peleamos y quedamos en un empate por problemas de comida —explicó—. ¿Me responderás ahora?

—A Kim la conozco desde hace mucho tiempo, desde la escuela normal, de hecho —explicó ahora ella—. A Kurō y Kaoru…en realidad no tengo mucho tiempo de conocerlos…hace menos de un año que entraron a las instalaciones.

—¿Hace menos de un año? —se mostró interesado.

—Algo así…¿me creerías si te dijera que en realidad no los conozco mucho? —resopló— Sin embargo Kim se llevó de maravilla con ellos de manera tan rápida. Aun cuando a mí…Kurō…no sé, a veces parece que oculta cosas no muy buenas.

—Jé, parece que tenemos algo en común —sonrió con cierta jactancia—. Esta tarde…ese libro…

—Noté que algo te interesó… ¿Qué ocurrió ahí?

Ayato pensó unos momentos si decirlo o no. Claro, hablaba de su compañero, alguien a quien conoce desde antes que él. Si lo dijera, pensaría que se está inventando cosas para separarlos y aprovecharse de ello.
Soltó un pequeño suspiro y únicamente miró el cielo.

—Nada, olvídalo.

—Entonces… —una vez más ella habló— ¿Esto no era una cita?

—Deja de hacer esa pregunta.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

En otro edificio no muy lejano, las cosas eran muy distintas. El ambiente entre los gemelos y Kim era agradable y esperaban con ansias los fuegos artificiales. Comían algunas cosas preparadas por Kaoru en una solitaria azotea de un edificio. Estaban felices en realidad, gustaban de pasar el tiempo entre ellos, aunque no lo admitirían fácilmente, en especial Kurō y Kim, quienes a veces llegan a ser unos cabezotas.

—Entonces, creo que me gano el derecho de comerme ese panque —reclamó Kurō—. Soy el mayor de todos aquí y me lo merezco.

—Para nada —ahora reclamó Kaoru—. Yo lo preparé y es mi deber comerlo.

—Soy tú hermano mayor, debes de obedecerme.

—¡Para nada!

Y mientras discutían, Kim tomó el panque y lo mordió. Cuando los gemelos se percataron de ello, se decepcionaron totalmente.

—No está mal.

—Eres un monstruo… —reclamó Kurō por lo bajo.

Entonces Kim rió un poco entre dientes mientras partía el panque en partes iguales. Entonces, les entregó partes a ambos mientras ella se quedaba con la parte ya mordida.

—Qué lástima que Kazumi no esté aquí —ella expresó con cierta melancolía—. Es un evento único y se quedó con ese chico. ¿Será que están comenzando a salir?

—Yo también creo eso —afirmó Kaoru—. Esos dos parecen muy unidos estos últimos días. Sospechosamente unidos.

—Hm…¡Lo tengo! —ella exclamó con una sonrisa— En el próximo festival de verano, iremos todos juntos. Incluso Kazumi, Ayato y Haku, entonces, veremos los fuegos artificiales correspondientes al festival, juntos. Tenemos que hacer que ellos lo prometan. Mientras tanto, ¿ustedes lo prometen?

—No veo porque no —Kaoru mencionó con una pequeña y casi tenue sonrisa—. Lo prometo.

—Yo… —Kurō pareció dudar unos momentos, pero al ver la sonrisa de su hermano y de Kim, toda duda se desvaneció—. ¡Está bien…los convenceremos de que también lo prometan! Mientras tanto, nosotros ya lo hicimos. Iremos, es una promesa.

—¡Sí, los convenceremos e iremos todos juntos! —Kim exclamó una vez más— Mientras tanto…alguien tiene que ir por más panques…

—Iré yo —rápidamente Kurō se ofreció mientras se levantaba y se marchaba—, intento no tardar.

Kim pareció desconcertarse un poco, pero únicamente visualizó como el pelinegro se marchaba de ahí con una considerable prisa. Tan pronto como él se marchó, los fuegos artificiales comenzaron, casi como si hubieran esperado ese momento. Kim se maldijo al ver que Kurō no podría disfrutar de ellos mientras que Kaoru le decía que estaría bien, que seguro él los vería desde las ventanas.

En otro edificio, Kazumi y Ayato visualizaron el espectáculo de fuegos artificiales. Mientras Kazumi sonreía ampliamente ante la belleza de estos, Ayato simplemente mantenía una pequeña sonrisa en su rostro, esta vez, una sonrisa de tenue alegría.

Haku, marginado, los veía desde un lugar lejano.

Mientras tanto…Kurō se mantenía recargado en la puerta de la azotea donde entró, sin haberse movido en lo más mínimo. Su mirada oculta en una sonrisa que, lentamente se desvaneció dejando atrás una notable expresión de tristeza.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

¡Listo! Hasta aquí el cap de hoy .w. Espero que no les haya aburrido, aunque en lo personal fue un tanto raro e.e... pero espero que les sea de su agrado :3 Sin más, me despido.

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:

avatar
Kim Kaninchen
Admin
Admin

Mensajes : 1600
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 19
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Shiroku no Some (Capítulo 6)

Mensaje por Akiru el Miér Jul 15, 2015 11:38 pm

Kuro es el enemigo? Aaah rayos empieso a sospechar y a sentir lastima del pobre de haku esta soliti ToT mientras tanto kazumi y ayato 7u7 y kim se ve k kiere mucho a kuro!! Rayos esta emocionante espero la conti andiosa *-*
avatar
Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1006
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.