Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Entre Mundos2 - Capitulo 4 - Comienza la Investigación
Dom Mayo 21, 2017 12:36 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 5)
Miér Mayo 17, 2017 7:38 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 3 - Comenzando el Viaje
Mar Mayo 16, 2017 3:57 pm por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 4)
Mar Mayo 16, 2017 3:44 pm por Akiru

» Historias de la media noche (Capítulo 3)
Dom Mayo 14, 2017 5:51 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 2 - Reunion
Dom Mayo 14, 2017 12:19 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 2)
Sáb Mayo 13, 2017 5:55 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 1 - Renovado
Sáb Mayo 13, 2017 12:24 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 1)
Vie Mayo 12, 2017 7:38 pm por Angry Bunny

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Septiembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario


Shiroku no Some (Capítulo 2)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Shiroku no Some (Capítulo 2)

Mensaje por Angry Bunny el Sáb Jul 11, 2015 5:26 pm

Cuando la noche había llegado y la luna estaba brillando tan fuerte como siempre, en el punto más alto del cielo, todas las personas se refugiaron en sus hogares ante el manto de la noche para poder concebir el sueño en espera del próximo día de mañana. Las calles estaban vacías y oscuras, rara vez alguna persona podía verse caminando, quizás alguien que llegaba tarde a casa, iba de fiesta o tenía un trabajo nocturno.
Sin embargo, ellos creen que por el simple hecho de vivir en una ciudad resguardada y rodeada de personas, son totalmente invulnerables a un ataque de un demonio. Realmente no deberían estar equivocados, pero los demonios son seres diabólicos y mentirosos que podrían hacerse pasar por un humano de manera tan sencilla y tan convincente.
Y así, bajo el manto de la oscuridad, dos sombras corrían de manera sobrehumana a través de los techos. No huían, sino cazaban. No era un humano lo que buscaban, sino un demonio. Dos demonios, buscando un demonio. Eso era realmente extraño, pero estos dos parecen tener algo que decir al respecto.

—No funcionará, tenemos que rodearlo —avisó uno de ellos—. Tú eres rápido, adelántate por el otro lado.

La segunda sombra no respondió en lo absoluto, más sin embargo si obedeció la petición. Se alejó de su compañero y bajó al suelo, por los callejones, pero su velocidad no cesaba en lo absoluto. El otro continuaba siguiendo a un tercero que parecía ir ligeramente más rápido que sus perseguidores.
Cuando aquella sombra que estaban persiguiendo bajó por uno de los callejones para perderlos de vista, no contó con el que se adelantó para atraparlos. La luz de las calles los iluminó mejor, eran dos chicos, jóvenes, aparentemente.
Un chico de cabellos negros y otro de cabellos azules. Ambos tenían los Kigan encendidos, los ojos del demonio. Por otro lado, la persona que había sido seguida no podía verse su cara. Mantenía una máscara de zorro blanco en su rostro, cubriéndole de manera insistente, al igual que una capa con capucha negra que cubría todo su cuerpo. Sin embargo, eso no era lo que incomodaba a los otros dos demonios.
Al ver que sus dos enemigos lo acorralaron, por cada salida del callejón, el enmascarado no hizo más que quedarse parado, aparentemente mirando al chico de cabellos azules. Estaba rodeado y, si quería irse, tenía que pasar por ellos. Fue comprendido por los otros dos, quienes rápidamente aparecieron sus extremidades etéreas —conocidas como Colas de Demonio para los humanos—, dispuestos a atacar o defenderse de ser necesario.

—¿Quién mierdas eres tú? —preguntó uno de ellos acercándose un poco con un aura de egocentrismo— Podemos ver que no eres un demonio común. Ni siquiera posees un alma o un olor similar. Así que…

—Espera, Ayato —interrumpió el otro, a lo que respondió con una mueca de desprecio y frustración—. No puedes tomártelo tan sencillo —después, su mirada se dirigió al enmascarado—. Tú no estás con los otros, sin embargo tampoco estás con nosotros. Mucho menos con los humanos. Simplemente, ¿qué haces?

Y sin embargo, el enmascarado no respondió en lo absoluto, teniendo el deseo de marcharse y evitar alguna confrontación, posiblemente. Ayato, el chico de cabellos azules no soportó más y, haciendo una mueca de molestia, sin dudar, atacó con unos proyectiles que salían desde sus extremidades etéreas, las cuales se asemejaban a un par de alas sobresaliendo de su espalda. Pero, esos proyectiles se desvanecieron a medio camino, antes de llegar al enmascarado. Quizás fue un grave error, pues ahora él se vio amenazado.

—¡¿Pero qué demo…?!

Al ver que el enmascarado estaba a punto de atacar a Ayato usando cuatro de sus extremidades etéreas, el pelinegro aliado del chico sacó sus dos extremidades parecidas a las colas de un lobo y sin dudar, intentó atacar al enmascarado.
Ambos se notaron sorprendidos al ver que otras cuatro extremidades por parte del enmascarado se hicieron presentes para detener el ataque del pelinegro. Y, que, aun cuando ellos atacaron moviéndose de sus lugares, él seguía en el mismo lugar, aparentemente sin inmutarse. Cuatro extremidades estaban soportando los ataques de Ayato y otras cuatro las del pelinegro.
Los dos retrocedieron ante la presencia de ocho extremidades por parte del enmascarado. Dos más a las que se deberían de tener comúnmente. Él seguía sin inmutarse y únicamente miró el cielo.

—Se me está haciendo tarde.

Y acto seguido, de un brinco sobrehumano, llegó al techo del edificio para perderse entre las sombras.
Por otro lado, los dos demonios jóvenes desvanecieron sus extremidades etéreas tanto como sus Kigan, volviendo a la normalidad sus colores de ojos. Ambos parecían tener una combinación de molestia y sorpresa ahora mismo, cosa que podía notarse en sus expresiones mientras veían por donde se marchó aquel enmascarado sin inmutarse en lo más mínimo.
Él no era un demonio común, lo tienen claro. Sin alma, sin olor característico. Era como una carcasa vacía, una carcasa que mantenía ocho colas al menos vistas por ellos. No se inmutaba en lo más mínimo y no mostraba su cuerpo ni su rostro como si intentara mantenerse en incógnita.

—Al final, ¿qué fue lo que robó? —preguntó Ayato.

—La llave de oro —respondió el otro—. Tanto…sólo por una llave.

—Tch, esta persecución fue por nada —y así, molesto, Ayato se dio media vuelta y comenzó a caminar, pateando el suelo con molestia. En realidad, el no poder haber vencido o siquiera descubierto a ese presunto demonio, le hacía molestar.

—Ayato —llamó el pelinegro a lo que su compañero se detuvo unos momentos, pero sin mirarlo—. Mañana tenemos que ir a las instalaciones. Prepárate.

No respondió y prosiguió su camino.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Cuando el sol salió, muchos comenzaron a hacer sus vidas diarias como era de costumbre. Algunos a trabajar, otros a estudiar, tal era el caso del grupo estudiantil protagónico de ayer.
Mientras que Kaoru leía un libro mientras caminaba, Kurō veía las nubes. Kazumi veía todo a su alrededor mientras que Kim se mantenía mirando fijo hacia el frente. Cada uno perdido en sus pensamientos hasta qué…

—¿Vieron el programa de anoche? —preguntó Kim posiblemente intentando desvanecer la atmósfera extraña— Hablaban de un montón de cosas, entre ellas un poco de mitología.

—¿Y a quién le interesa la mitología en estas fechas? —reprochó Kurō— Quiero decir, todos están más interesados en cosas sin sentido. “Qué tal actriz se está divorciando” “¡Actorcito-san está en una relación con fulanita!” Cosas sin sentido.

—Sí, son cosas sin sentido —contestó Kim—. Pero cada quien tiene sus gustos, supongo…

—Así como Kaoru está leyendo un libro de cocina ahora mismo —habló Kazumi con una sonrisa, mirando la portada del libro que el pelinegro leía.

—Si no aprendo a cocinar, terminaré intoxicándome con la comida de Kurō —explicó—. O tendré que verme obligado a comprar comida de la calle.

—¡Oye, estás siendo cruel! —reclamó su hermano— Soy mayor que tú, lo normal es que me haga cargo de esas cosas.

—Por favor, no. Tú creas vida con tu comida.

—¿Tanto así? —preguntó una curiosa Kazumi.

—La última vez que cocinó tuve una nueva mascota —habló Kim, sonriendo al recordar—. Creo que era una combinación entre sopa y carne.

Las caras de Kazumi y Kaoru parecieron oscurecerse un poco al imaginar una mascota de comida. Claro, Kim tiene gustos extraños, pero tener que adoptar una cosa de comida ya es extremo…espera, ¡¿Enserio adoptó de mascota la comida de Kurō?! ¡¡¿Esa cosa se movía?!!
Y así, mientras caminaban en la plática de un tema de conversación cómodo para los cuatro, sin darse cuenta fueron llegando a las instalaciones del colegio donde se preparaban para combatir contra los demonios de ser necesario. Realmente no era un trabajo, un oficio o algo reconocido, acudían aquí por voluntad propia. Cada uno de ellos tiene una vida aparte de este lugar, una carrera, otro tipo de estudios. Viendo de este lugar como un tipo curso donde no todos se animan a participar. Ya queda de ti si realmente quieres dedicarte a eso, a veces comprando armas que son especiales para combatir los demonios, atrasando su regeneración o simplemente matándolos de un golpe si tienes suerte.
El grupo entró y se quedaron de pie enfrente a una persona que hablaba con otros dos. Ese hombre era nada más y nada menos que el director de las instalaciones; Juzo Higoshi.

Juzo Higoshi:

—Oh, chicos —llamó él, aun si el grupo lo intentó parar de largo. Por cuestión de respeto, pararon y le miraron—. Ustedes, precisamente ustedes, quería hablar con ustedes.

—Sí, ya dijo que nosotros —interrumpió amargadamente Kurō—. ¿Qué quiere, anciano?

—Necesito que vengan conmigo, por favor.

Kazumi le echó un ojo a los dos jóvenes que estaban por detrás de Juzo. Eran dos chicos no muy adultos, un chico pelinegro de ojos del mismo color y otro de cabellos azules, con ojos del mismo color. Eran llamativos en cierta forma, quizá porque uno vestía kimono y el otro vestía comúnmente.
Ellos siguieron a Juzo, quien los llevó hasta su oficina principal. Usualmente, siempre que un estudiante venía aquí era por haberse metido en problemas, más sin embargo, la expresión de Juzo no parecía indicar eso.
Después de que los cuatro entraran a la oficina, dejando a los otros dos afuera, Juzo se puso detrás de su escritorio y puso las manos en éste mismo, dirigiendo sus miradas a sus estudiantes.

—Ustedes son precisamente, mis estudiantes más confiables y destacables en alguna materia —habló firmemente—. Kaoru tiene una gran lógica y percepción, Kazumi una gran inteligencia, Kim una considerable destreza y Kurō una fuerza sinigual. Y aún con eso, los cuatro tienen algo en común; sé que puedo confiar plenamente en ustedes cuatro. Todo secreto, ustedes lo han guardado de una manera excepcional. Es por eso que quiero confiarles algo más.

—Se trata de esos dos chicos, ¿verdad? —cuestionó Kazumi, a lo que Juzo asintió débilmente.

—Esos dos chicos, están, al igual que nosotros, en contra de los demonios que están cada vez más acabando con la población humana no por la necesidad de alimentarse, sino por diversión pura, como ese demonio zorro del que se habla últimamente.

—Sin embargo, ¿por qué lo resalta tanto…? —Kaoru fue quien preguntó ahora, posiblemente atando los cabos sueltos— ¿Será qué…?

—Realmente creía que tarde o temprano alguno de ustedes se daría cuenta, tenía fe en ello, en especial en ti, Kaoru —soltó un pequeño pero áspero suspiro y se apartó de su escritorio—. Va en contra de las leyes impuestas en las instalaciones, puesto que es contradecir lo que nosotros hacemos. Pero esos dos chicos…son demonios.

—¡¿Qué?! —Los tres, con excepción de Kaoru, exclamaron en un unísono sorpresivo.

—¡¿Es qué…?! ¡Usted mismo lo está diciendo! —Kazumi comenzó a reclamar— ¡Eso va en contra de las leyes de las instalaciones!

—Nosotros cazamos demonios, ¿lo olvida, anciano? —reclamó ahora Kurō— Y nos está diciendo que esos dos chicos con los que hablaba tan tranquilamente son…

—Sí, lo son —repitió, un poco más severo—. Y es por eso que no quiero que digan nada al respecto. Como dije, ellos también están en contra de los que ellos consideran como “Traidores”, por lo que tenemos un objetivo en común y si han venido, es para…

—Formar una alianza —interrumpió Kim—. Demonios traidores que atacan a la población humana por mera diversión y los demonios que únicamente matan de ser necesario para alimentarse… es obvio que ambas especies corremos un gran riesgo por su culpa. Por nosotros, al ser asesinado y ellos, al quedarse sin alimento. Creo que…tiene sentido.

—Exactamente.

Cuando Juzo respondió, se apartó de su lugar y comenzó a dirigirse a la puerta. Cuando la abrió, los dos jóvenes seguían en donde se habían quedado con anterioridad, en silencio, ni siquiera hablaban entre ellos.
Juzo guió a los jóvenes hasta ellos y entonces, los presentó.

—Ellos son Haku Honda y Ayato Kirishima, sus nuevos compañeros.

Ayato apartó la mirada y Haku les sonrió.
Haku Honda:
Pensar que ahora tendrían compañeros ciertamente peculiares. No tendrían problema con ello, humano es humano y sabes más o menos como es su comportamiento. ¿Pero demonios? ¿Tener que convivir con ellos, quienes podrían matarte antes de darte cuenta? Suena tan irreal que parece un sueño. Y, posiblemente rezan para que lo sea.

+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+

Bien, eso es todo por hoy :3 Lamento si quedó raro o aburrido, me entretuve mucho mientras lo escribía -.-" enserio, lo lamento. Espero que les guste y sea de su agrado <3 ¡Sin más, nos vemos!

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:

avatar
Angry Bunny
Admin
Admin

Mensajes : 1613
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 19
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Shiroku no Some (Capítulo 2)

Mensaje por Akiru el Sáb Jul 11, 2015 10:08 pm

esta genial me encanta *-* ayato es tan ayato! me gusto mucho! a un k si es algo loco pensar en k humanos y demonios se unan por una causa .. es algo complicado como saber k no te comeran mientras duermes! o mientras una pelea te traicionen .. ahi mucho k ariesgar y ese demonio es alguien muy misterioso espero la conti ansiosa!

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU



avatar
Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.