Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Entre Mundos2 - Capitulo 4 - Comienza la Investigación
Dom Mayo 21, 2017 12:36 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 5)
Miér Mayo 17, 2017 7:38 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 3 - Comenzando el Viaje
Mar Mayo 16, 2017 3:57 pm por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 4)
Mar Mayo 16, 2017 3:44 pm por Akiru

» Historias de la media noche (Capítulo 3)
Dom Mayo 14, 2017 5:51 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 2 - Reunion
Dom Mayo 14, 2017 12:19 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 2)
Sáb Mayo 13, 2017 5:55 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 1 - Renovado
Sáb Mayo 13, 2017 12:24 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 1)
Vie Mayo 12, 2017 7:38 pm por Angry Bunny

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario


The new Jurassic Park (Capítulo 3)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The new Jurassic Park (Capítulo 3)

Mensaje por Angry Bunny el Miér Jun 24, 2015 2:02 am

¡Hola, aquí yo una vez más! Como dije, no porque esté publicando mi historia original, significa que deje de publicar esta <3 Así que no teman por ello. Aunque, en realidad pienso que este será un fic corto, posiblemente no pase de los 10 caps. ¡Pero intentaré hacerlo bien! Por lo tanto, espero que este cap les guste y no les aburra! ¡Sin más, al fic!

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

—¡¿Una…híbrida?! —reclamó Kurō.

—No…sabía que algo así era posible —mencionó Kim, anonada ante la información.

Shiori soltó un suspiro. Si bien, no era posible.
Kurō resopló con molestia y se apartó. Llevó una de sus manos a la cabeza, en señal de frustración mientras caminaba en la sala de un lado a otro.
¿Qué pensaba el administrador? ¿Realmente estaba cuerdo de la cabeza?
Cosas como esas comenzó a preguntarse.

—Así es, una híbrida —la voz del administrador se escuchó.

Los tres voltearon a verlo. Kurō, de una manera enfadada.
La verdadera identidad de este hombre está quedando muy en el misterio. Su nombre es Alan Traves.
Alan:
Su presencia fue en cierto modo irritante e incómoda. Se mantuvo sonriente tan pronto como se acercaba y mientras más lo hacía, más aumentaban las ganas de Kurō de darle un buen puñetazo.

—¡¿Qué demonios estás pensando?!

—Te lo dije. Los niños de ahora no se asustan fácil —afirmó entre risillas—. Por eso hemos creado algo más grande, feroz y con más dientes.

—¡Algo que podría poner la seguridad de todos en peligro! —reclamó, alzando l voz— ¡¿Si quiera piensas en lo que has creado?! ¡Sí ella está sola…!

—No está sola —afirmó Shiori—. Hemos creado una hermana, por si ella no logra sobrevivir a la niñez. No…debes de preocuparte por eso.

Kurō gruñó.

—No creas que me involucraré con esa cosa. ¡Busca alguien más a que te revise la jaula!

—Escúchame, Kurō —el administrador se acercó sigilosamente a él. A tal punto que cualquier murmullo entre los dos sería audible—. Tú trabajo es la seguridad. Nadie mejor que tú para vigilar ello. Por algo te pagamos y si te niegas a hacerlo, podrías perder tú trabajo. Eso conlleva, a que esas velociráptores que tanto cuidas, se vean sin su jefe. Y no queremos eso, ¿verdad? No queremos sacrificarlas.

Chasqueó la lengua al escuchar ello. Una amenaza, eso era una amenaza. Pero en el fondo, sus palabras tenían razón. Era su trabajo cuidar de la seguridad y, aunque quisiera negarse, tiene que hacerlo.
Más, porque realmente no quiere perder a su velociráptores.
Soltó un gruñido y se alejó de ahí. Posiblemente a ver esa supuesta jaula o quizás a alimentar a su velociráptores. Solo, lo último que vio Shiori, es como Kim le seguía, preocupada.
Soltó un suspiro y miró una vez más el mapa genético de la Indominus Rex.

|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+

—¡Ven, rápido! —pidió audiblemente Atsushi— ¡están a punto de alimentarla!

—¡Ya voy, espera!

Corriendo entre la multitud, pero teniendo el cuidado de no sobresalir mucho, Atsushi casi llevaba volando a Hinami al llevarla de la mano. Estaban en una pequeña cabina en lo alto de lo que parecía ser una jungla. Mucha gente se reunía en una gran ventana que allí había. Abajo, únicamente podía mirarse la maleza y como una cabra era preparada por una máquina.
Esta atracción, posiblemente la más famosa, es el T.Rex Kingdom. Era un lugar expresamente dedicado al Tiranosaurio Rex, el depredador más famoso de la era Jurásica y el más querido por los niños.

«En este lugar, nosotros únicamente somos los visitantes».

Era lo que se solía decir al entrar a este lugar, que era tratado como el reino de la Tiranosaurio. Ella, era de hecho, tratada como la reina de la isla.
Cuando Hinami y Atsushi llegaron a la ventana, haciéndose paso entre las personas que comenzaban a reunirse, visualizaron la cabra que estaba en un estado de confusión.
Los altavoces comenzaron a sonar, indicando el comienzo de la alimentación del Tiranosaurio Rex. Entonces, una de las máquinas soltó una bengala encendida y la lanzó hacia la cabra. Unos cuantos segundos después, unos pasos pesados y poderosos se escucharon —y sintieron—, para después ver salir de la maleza al tan temido Tiranosaurio Rex. Ella devoró a la cabra, mientras que muchos de los presentes se asombraban, algunos asustaban y otros gritaban por la cabra —es mejor a que se los coma a ellos—.
Tiranosaurio Rex:

—¡E-Eso…!

—Es la forma más segura de alimentar al Tiranosaurio —afirmó Atsushi—. Realmente no sé cómo puede ser una de las mejores atracciones. Junto a la del Mosasaurio.

—¿Mosa…Mosasaurio?

Atsushi asintió.

—Un réptil prehistórico —explicó—. Es marino y tiene un espectáculo completo de su alimentación. Usualmente, tiburones blancos.

—¡Suena tan...!

Después de soltar una risita por el comportamiento de Hinami, ambos salieron del Reino del Tiranosaurio Rex. Conforme fueron caminando, se fueron perdiendo entre la multitud, hablando de lo genial que era este parque y algunas cosas de la escuela, puesto que ambos llegaron a ir a la misma hace un año.
La vida de ambos es sencilla, en realidad. Son amigos desde hace tiempo y, sabiendo que a Hinami le gustan los Triceratops, Atsushi le invitó a venir. ¡Claro, en el único lugar donde están esos grandulones es aquí!
Y mientras hablaban, Hinami chocó con una persona. Por suerte, el impacto no fue tan fuerte como hacerse caer al suelo, pero aun así, ambos chocaron miradas. Y, aunque Hinami se molestó, rápidamente se vio intimidada por la mirada carmesí ardiente en ira del joven.

—¡Ten más cuidado! —reclamó el pelinegro.

—¡No es para que le hables así! —reclamó Atsushi, saltando en defensa de Hinami. Y, cuando el pelinegro le miró a él, rápidamente lo reconoció y, también llegó a intimidarse, sin querer admitirlo— T-Tú eres…

—¿Eres el cartero? —preguntó, aparentemente calmándose— No tengo intención de hablar contigo. Adiós.

—¡Espera, Kurō! —Una femenina voz llamó, haciendo, una vez más, parar al pelinegro.

Era Kim, quien se acercó jadeando. Había corrido detrás de Kurō todo el tiempo y su forma física no era la mejor. Sus lentes casi se caían y aún vestía la bata del laboratorio, lo que le hacía resaltar un poco de los demás.

—Te ves fatal…

—¡Esto es tú culpa, idiota! —reclamó Kim, sin percatarse que tenía dos jóvenes menores que ella observándolos. Cuando se dio cuenta de ello, se sonrojó un poco en vergüenza mientras ocultaba su cara en sus mangas— L-Lo siento, no sabía que…

—Tú eres Kim, ¿verdad? —Atsushi intentó cambiar el tema, alivianando el momento para Kim— La veterinaria que trata con herbívoros.

—Eh…sí —hizo una pausa, mirándolo más detalladamente—. ¡Oh, pero si tú eres Atsushi Kinugawa, el que trata con los Triceratops!

—Ese mismo.

—¿La conoces de algún lugar, Atsushi? —preguntó Hinami, confundida ante todo esto. Atsushi sonrió y asintió.

—Ella trata continuamente con los dinosaurios herbívoros —afirmó—, por lo tanto, nuestros trabajos a veces han coincidido. Aunque ambos llevamos poco tiempo trabajando aquí. Pero al tratar con las mismas especies…

—¿Soy el único que se mantiene apartado? —cuestionó Kurō, entrando en la conversación— ¿Tengo que hacerme trabajador interno? ¿O tengo que traer a mis dinos a este lugar para que se hagan famosas y yo también?

Hinami rió un poco. Sentía que Kurō se había puesto un poco celoso. ¿La razón? Podría ser que quizás Atsushi y Kim a veces llegan a trabajar juntos. O podía ser que todos hablan de sus trabajos reconocidos por los demás. O quizás, las dos.
Sea lo que fuera, llegaba a verse gracioso.

—Creo que su trabajo no podría ser tan malo —habló Hinami, con una pequeña sonrisa—. Claro, a menos que trabaje limpiando las heces de los dinosaurios. No quiero ni imaginarme que tan grandes han de ser.

—¡No! —exclamó— ¡Mi trabajo no es tan malo! —se rascó la sien mientras apartaba la mirada— Se está haciendo tarde. Tengo que ir a alimentar a las “reinas” o se enojarán. Ya saben, se ponen de muy mal humor si no comen.

—¿Reinas? —Atsushi rió un poco ante esa expresión— ¿Te refieres a tus ráptores?

—Sí, ellas.

—No sabía que había Velociráptores.

Tras el comentario de Hinami, hubo un ligero silencio. Kim y Kurō continuaban con ellos, no parecían tener la prisa de marcharse y tampoco Atsushi decía nada al respecto.
La gente continuaba caminando como si nada a su alrededor y, entonces, en el quizás momento menos esperado, Kurō llegó con una proposición realmente alocada.

—¿Les gustaría…ver como se alimentan?

|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+|+

Las ráptores corrieron por toda la maleza que la pequeña instalación les permitía. Corrían lo más rápido que podían, incluso si eso conllevaba a chocarse contra los árboles. Ellas únicamente tenían la meta de alcanzar ese escurridizo cerdo que tenía más libertad de movimiento que ellas gracias al tamaño.
Por suerte, el cerdo llegó a un lugar seguro, antes de que las cuatro le acorralaran. Las ráptores se enojaron y casi comenzaban a pelearse entre ellas. Se morían de hambre, su entrenador aún no llegaba y les habían liberado al cerdo para que hicieran un poco de ejercicio —claro, no podían sacarlas a pasear como meros perritos. ¡Tendrían muchas bajas con ello!—
Y sin embargo, en el momento de frustración, algo les llamó la atención. Un silbido, llamándoles. Las cuatro se voltearon y miraron que, en los puentes que están en la parte superior de las instalaciones, estaba nada más y nada menos que Kurō, su entrenador.
Quizás él podía ser su entrenador, pero no hacía gran cosa, en realidad. No podía acercarse a ellas y acariciarlas. No. Lo más probable es que se lo comerían si hace eso. Son dinosaurios salvajes, no perritos.
Al ver que Kurō sacaba pequeños pedazos de carne —posiblemente de cerdo— de un pequeño barril a su lado, las velociráptores tomaron rumbo y se acercaron a él. Claro, estaba en un lugar seguro, no lo alcanzarían al menos que midieran 12 metros. Pero ellas no llegan ni a 3.

—¡Haru, mantente firme!

Tan pronto como ordenó, una de las velociráptores dio unos cuantos pasos hacia atrás. Ella era Haru, la mayor de las cuatro. Al ver que, en cierta manera obedeció a su nombre, Kurō lanzó el pedazo de carne.
Haru lo tomó y lo devoró, mientras que sus hermanas esperaban su turno.

—Natsu.

Entonces, la velociraptor de nombre Natsu, supo que llegó su turno. Dio pasos hacia atrás y tomó su pedazo de carne correspondiente. Ella era la 2da mayor.

—Aki.

Aki, la 3ra de la familia, hizo lo mismo que los demás y tomó su pedazo de carne. Al contrario que sus hermanas, ella llegó a atragantarse un poco, pero se las arregló para pasar el pedazo sin ahogarse.
Entonces, hubo una pausa. Kim, Atsushi y Hinami veían esto como si fuera una atracción más —una que nadie ve, de hecho—. Y sabiendo esto, Kurō trataría con la que más se le dificulta.

—Fuyu… —llamó, un poco más sereno de lo normal— esta vez, atrápalo.

Fuyu, la menor de todas, dio pasos hacia atrás y hacia adelante, moviendo la cola con las ansias de tener el trozo de carne. Kurō se aseguró que sus hermanas se mantuvieran lo suficientemente alejadas y entonces, lo lanzó. Por suerte, ella lo tomó.
Al ser la menor, ella era un poco más torpe que las demás y su instinto de depredación no tan desarrollado. Por esa razón, siempre que le lanzaba el pedazo de carne, alguna de las otras tres lo tomaba antes que ella. Casi siempre teniéndole que lanzar más de una ocasión, llegándose a acabar la ración entera para una semana en esos fallos.
Sonriendo, al ver que las cuatro le obedecieron firmemente y, cuando obtuvieron su comida, se marcharon, Kurō salió del puente y se aproximó a los laterales, donde estaban sus espectadores.

—¡Wah, es tan genial! —exclamó una emocionada Hinami— ¡Incluso tienen nombre!

—No creí que todas eran hembras —mencionó Atsushi—. Aunque, bueno, debí suponerlo.

—Vaya, parece que tengo mucha competencia —Kim habló, captando la atención de todos, mientras ponía una de sus manos en su barbilla—. En especial con Fuyu. Tienes cuatro chicas a tu merced. ¿Te importaría que me uniera?

Quizás nadie lo notó, pero Kurō llegó a sonrojarse un poco.

—¡Estás loca! —reclamó, mientras que Hinami y Atsushi reían.

—Sí, sí, loca —un hombre pelirrojo entró a la conversación—. Pero es linda, ¿no? —rió entre dientes al ver que Kim se sonrojó.

—¿Qué demonios quieres, Marlon?

Marlon Wheeler. Él ayuda a Kurō a cuidar de los Velociráptors, pero no es tan cercano a ellas como lo es él. Su cabello pelirrojo y sus rasgos le hacen ver como alguien, posiblemente, de Irlanda.
Marlon:

—¡Oh, nada! —exclamó en una sonrisa— Vengo a felicitarte. Finalmente Fuyu obedeció la orden. Era la más rebelde, ¿no?

—No es que sea rebelde…

—Y también trajiste a nuestros primeros espectadores —sonrió al ver a los chicos—. ¡Es un gusto! Espero que se hayan deleitado con esas cuatro bellezas.

—Eh…sí —Hinami se mostró tímida. Aún más al ver su manera tan curiosa de hablar—. Me da un poco de miedo —le murmuró a Atsushi.

—Sí, a mí también.

—Somos tres —incluso Kim le escuchó.

—A este paso, pronto estarán listas para la exhibición —afirmó—. ¡Te felicito, lo estás haciendo muy bien!

—Púdrete —refunfuñó—. Lo siento chicos, pero tengo algo que hacer. Este lugar es completamente seguro, salvo por los ráptores, pero están retenidas. No tengan miedo si se van solos. Pero de preferencia —miró a Marlon—, guíalos.

—Lo haré, lo haré. Y más si tengo dos bellezas junto a mí.

Ante el comentario, posiblemente todos se incomodaron.

—No me hagas soltar a los ráptores…

—¡Ya entendí!

Ahora, solo tenía que ir a ver la jaula de la Indominus Rex.
Desconoce cuándo fue creada. Desconoce sí ya ha crecido lo suficiente. Pero, es algo que debe tratar con cuidado. Un híbrido…podría llegar a ser peor de lo que se imaginan y él, llega a saberlo.

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:

avatar
Angry Bunny
Admin
Admin

Mensajes : 1613
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 19
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: The new Jurassic Park (Capítulo 3)

Mensaje por Akiru el Miér Jun 24, 2015 9:58 pm

yeey kuro nos mostro como alimenta a los dinos k genial !! *w* fue muy gracioso el comentario de kim hacia kuro casi me mata de risa y el de kuro tambn!! esta genial tu fic me encanta!! espero la conti ansiosa!

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU



avatar
Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.