Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Entre Mundos2 - Capitulo 4 - Comienza la Investigación
Dom Mayo 21, 2017 12:36 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 5)
Miér Mayo 17, 2017 7:38 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 3 - Comenzando el Viaje
Mar Mayo 16, 2017 3:57 pm por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 4)
Mar Mayo 16, 2017 3:44 pm por Akiru

» Historias de la media noche (Capítulo 3)
Dom Mayo 14, 2017 5:51 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 2 - Reunion
Dom Mayo 14, 2017 12:19 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 2)
Sáb Mayo 13, 2017 5:55 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 1 - Renovado
Sáb Mayo 13, 2017 12:24 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 1)
Vie Mayo 12, 2017 7:38 pm por Angry Bunny

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Junio 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario


Worldend (Capítulo 8)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Worldend (Capítulo 8)

Mensaje por Angry Bunny el Mar Oct 28, 2014 1:21 am

Capítulo 8:
Saltar de una torre es peligroso, ¡No lo hagas!

— Entonces un tal Min tiene la garra dorada. —Aeger se quedó pensativo y miró los papeles encima de la mesa.

Después de los sucesos en Xueyu. Camila y Tetsu habían dado la muy poca información que tenían. En sí, jamás hubieran obtenido esta información si no fuera por el generoso acto de Rei.
Ahora mismo, en esta sala, únicamente estaban Aeger, Camila y Tetsu.

— Entiendo. ¿Es lo único que han logrado sacar del viaje a Xueyu, entonces?

— Sí. Aparentemente llegamos en un muy mal momento, cuando el grupo Zhiquiang peleaba entre sí, aparentemente. —Camila explicó firmemente.

— Entiendo. —De nuevo repitió el comandante— He de suponer que por ahora no podemos hacer mucho. Lo mejor será tener que esperar un par de días y encontrar el momento adecuado para seguir.

— ¿Tendremos que esperar entonces? —Preguntó el Rubio Tetsu seriamente. Aeger asintió.

— Hasta entonces. Podrán hacer lo que hacen normalmente, custodiar la paz en Seirin sí es posible. —Miró a Camila— Pero hoy es tu día libre. Intenta disfrutarlo.

Camila asintió, dio una pequeña reverencia y se marchó.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Era de día y el sol iluminaba fuertemente.
Camila iba caminando por las calles de Seirin con un atuendo normal; debido a que era su día libre no estaba obligada a seguir portando el uniforme de Keisatsukan. Aun así llevaba su Katana para cualquier caso de emergencia. Seguía siendo policía después de todo.
Mientras iba caminando, llegó a pensar en los momentos de Xueyu.
Tsukiyo mencionó que ese tal Min era su padre, eso hacía que Camila no pudiera evitarse. ¿Cómo estaría su padre?
Hacía tiempo que no los visitaba y los extrañaba, ella extrañaba a su familia. No tenía comunicación con ellos y no podría salir de Japón sin el consentimiento de Kae, el príncipe.

Caminando y pensando en su familia, fue una discusión de una voz conocida la que le llamó la atención. Cuando volteó a ver, estaba Kuro discutiendo con un joven rubio de ojos verdes claramente occidental. Estaban en las afueras de un restaurante.

— ¡Me debes ya 450 Tamas, Kuro! —Exclamó el joven rubio con calma pero a la vez firme.

(Nota: Tama es la moneda de este lugar)

— Te dije que te pagaré después. —Kuro dijo despreocupadamente mientras mantenía su mano derecha dentro de su Kimono— Ahora no tengo dinero.

— me llevas diciendo lo mismo desde hace tres meses. —Suspiró el joven— A este paso quebraré. Eres uno de mis pocos clientes y no me pagas en lo absoluto.

— ¿Uh…? ¡¡Camila!! —Para desgracia de la pobre pelirroja, Kuro la vio pasar por ahí cerca. El samurái se acercó a ella y la tomó del brazo, jalándola donde estaba él— Lo siento Apollo, creo que me ocuparé un poco. ¡Hablamos después! —Tomó de la mano de nuevo a Camila y se fue de ahí dejando detrás al pobre joven rubio de nombre Apollo.

— ¡Su-Suéltame! —Exclamó Camila intentando zafarse del agarre de Kuro.

Cuando se alejaron lo suficiente del restaurante de Apollo, Kuro soltó a Camila, quien se había molestado por este acto del pelinegro.

— Me has salvado. —Kuro suspiró aliviado, después notó la mirada asesina que Camila le dedicaba— ¿Uh? ¿Acaso estás enojada?

— ¡Me has usado como una tapadera para no pagar tu deuda! —Exclamó, regañándole— ¡Eres una vergüenza!

— Sí, sí… lo que digas. —Suspiró y después se mostró sorprendido, como si apenas notara algo— Espera, ¿No llevas tu uniforme? —Preguntó mirando de arriba abajo a Camila.

— No. Es mi día libre. —Puso sus manos en su cintura y miró a Kuro con un suspiro de frustración— ¿Realmente no tienes ni un solo Tama que dar?

— Tengo 10 Tamas.

— ¡Eso no sirve de nada!

— Bueno, es que soy pobre. —Sonrió ligeramente con despreocupación total, provocando que una gotita estilo anime cayera por la parte posterior de la cabeza de la pelirroja.

— Sabes. Cuando conocí Gin’iro no Tamashi creí que su líder sería alguien serio. —Suspiró— Pero eres como un niño grande.

— Bueno, en realidad aún soy un niño y… —Antes de que terminara de hablar, alguien jaló del Kimono a Kuro— ¿Uh? —miró a todos lados y no pudo ver a nadie— Juraría que alguien jaló mi ropa.

— Kuro… abajo idiota… —Camila se mantuvo inexpresiva. Kuro miró hacia abajo y vio a un niño, quien había estado jalando el Kimono de Kuro.

— ¿Es usted un Gin’iro no Tamashi? —Preguntó aquel niño— Quiero que hagan un trabajo, por favor.

Kuro se agacho para quedar a la altura de ese niño, después le dio un ligero golpe en la frente.

— ¿No eres muy pequeño para pedir trabajos?

— ¡Por favor! —Sacó un bolso con 500 tamas y se la dio a Kuro— ¡Son mis ahorros…! Se los daré, pero por favor ayúdeme. Mi mamá… unos hombres malos se la llevaron a la torre abandonada.

— Espera, ¿Eso no es un secuestro? —Camila entró rápidamente a la conversación— ¡debiste contactar mejor con los Keisatsukan niño! —Exclamó un tanto enojada— Kuro, este caso me vendría bien a mí.

— Unos hombres malos se llevaron a tu mamá a la torre abandonada. En vez de ir con Keisatsukan viniste conmigo ofreciéndome 500 tamas. —Kuro se quedó pensativo. Y le devolvió el bolso de Tamas al niño— Guarda eso. Tu mamá se enfadará si se entera que pagaste por su rescate.

Camila miró a Kuro, ¿Le iba a ayudar después de todo sin aceptar las Tamas?
Apollo había dicho anteriormente que le debía 450 tamas, con esto le podría pagar y salir de su deuda. En cambio se había negado. En otras palabras… Kuro estaba pobre porque así lo quería.

— Espera Kuro… Yo te acompaño. —Camila pidió totalmente decidida. Kuro se quedó un poco pensativo.

— Haré este trabajo solo. Tu novio Kazuto no vendrá conmigo, no veo porque quieras venir. —Sonrió ligeramente al nombrar a Kazuto y provocar que Camila se sonrojada ligeramente.

— ¡N-No es por Kazuto el porque les he estado acompañando todo este tiempo, idiota! ¡Deja de nombrarlo de esa manera, no es mi novio, solamente es mi amigo y…!

— Entonces Kazuto está en la Friendzone… pobre…

— ¡DEJA DE INTERRUMPIRME! —Gritó con tanta fuerza que incluso el niño se asustó un poco.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Camila y Kuro se dirigieron a la torre abandonada donde supuestamente tenían a la mamá del niño, quien les había acompañado hasta aquí. Ese niño afirmaba que aquí tenían a su mamá.
Ambos jóvenes entraron y dejaron al niño afuera esperando.
Esta torre era peligrosa, seguramente estaría infestada de trampas y otras cosas, por eso mismo dejaron al niño afuera.

— ¿Está bien que hayamos venido solos? —Preguntó Camila mientras caminaba en alerta, mirando a todos lados.

— Sí querías que Kazuto viniera sólo tenías que decirlo. —De nuevo, un burlón Kuro comenzó a molestar. Camila gruñó ligeramente.

— ¡Te estás volviendo pesado con ese asunto! —Regañó.

— Vamos, no tiene nada de malo estar enamorado. —Afirmó el pelinegro, caminando entre los pasillos de esta abandonada torre como si fueran los pasillos de su casa— Deberías aceptarlo y ya.

— Pero… Argh, ¿Cómo es que te pusiste tan serio en un momento? —Apartó la mirada con un poco de molestia y sonrojo debido al tema— Eres extraño.

— Jé, es que eres tan obvia. Rápidamente se nota que estás enamorada de Kazuto. —Afirmó de nuevo. Camila al escuchar esto rápidamente se sonrojó más de lo que estaba— Seguro todos ya se han dado cuenta.

— ¿E-En serio se nota mucho?

— Sí, mucho. Te sonrojas apenas y lo ves, es obvio.

— …Entonces soy demasiado obvia…

Kuro paró de caminar y se acercó a la pared quedando de espalda con ésta. Mirando por el doblegue, se escucharon pasos de dos personas seguidas de dos voces masculinas que hablaban sobre la cena.

— Sabía que habían intrusos. —Una voz se escuchó detrás de Camila y Kuro.

Ambos voltearon nerviosos solamente para ver a varias personas por detrás.

— Camila…

— ¿S-Sí…?

— ¡¡Corre por tu vida!! —Ambos corrieron— ¡¡Maldita sea, por cosas como estas se debe de llamar a la policía!!

— ¡No es mi culpa que ese niño haya preferido ir con tu grupo! —Exclamó Camila mientras corría y era perseguidos por los hombres.

— ¡Mierda…! ¡Llama ahora a la policía!

— ¡Yo soy policía idiota!

— ¡¡Entonces haz algo!!

Ambos corrieron velozmente, dieron vuelta en tantas esquinas como pudieron y se perdieron dentro de la torre. Cuando perdieron de vista a sus perseguidores, pararon de correr y jadearon pesadamente después de tanto correr.

— ¿Los hemos perdidos? —Preguntó el pelinegro mientras que se posaba en sus rodillas jadeando fuertemente.

— Así parece. —De igual manera, Camila se encontraba jadeando. Cuando recuperó la compostura, observó a su alrededor— ¿Dónde estamos?

— Parece que nos hemos perdido dentro de la torre. —Kuro se burló ligeramente— Sólo tenemos que encontrar a la madre y salir. De ahí le dejaré el trabajo a Keisatsukan.

— Sí, me parece bien. —Asintió Camila— De esa manera nadie resultará herido y todo terminará bien.

Cuando se terminaron de reponer. Ambos comenzaron a buscar señal de su objetivo. Por ahora no había señal alguna, pero insistieron.
Cuando caminaban se encontraban por numerosas trampas que, por suerte salieron ilesos de ellas. Buscaron por muchas de las habitaciones que había… nada.
Siguieron buscando y buscando hasta que finalmente, encontraron al fondo de un pasillo una puerta que estaba siendo custodiada por dos irregulares perro.

— Posiblemente ahí esté. —Supuso Camila, mirando desde una de las esquinas hasta el fondo de ese pasillo.

— Ah que problema. —Kuro suspiró. Camila le miró un poco confusa.

— ¿Qué? Ya lo hemos encontrado, ¿No es así? Sólo hay que pasar a esos dos.

— Ese es el problema. Creí que no tendríamos que enfrentarnos a nadie, pero fue totalmente inútil. —Suspiró— Ni hablar, tenemos que hacernos fuerza. —Sacó su espada, la cual aún se mantenía con su funda— Espérame aquí. Y… por favor no mires.

— ¿Uh? E-Está bien. —Un tanto confusa, Camila apartó la mirada, obedeciendo las palabras del samurái— ¿Qué no mire? Vaya, al final Kuro sí parece ser una persona un tanto misteriosa. ¿Qué razón tendría para decirme que no vea con algo tan simple? —Pensó con un poco de curiosidad, quería ver pero no lo haría por respeto al samurái.

Mientras que Camila pensaba, Kuro ya había tomado camino al pasillo donde estaban los irregulares perro, dejándose ver. Camila escuchó como los irregulares se percataban de la presencia de Kuro.

— ¡Un intruso!

— ¡Te arrepentirás de haber venido aquí! —Exclamaban malos insultos, acto seguido comenzaron a gritar y después hubo un silencio total.

— Ya está. —Momentos después, habló Kuro. Camila volteó a ver y se sorprendió un poco con lo que vio.

Sí, ambos irregulares estaban solamente noqueados en el suelo. Sin embargo, estaban en poses un tanto… prometedoras. Además, sus caras estaban rayadas de cosas indecentes con un marcador negro. ¿De dónde había sacado Kuro un marcador? Quizás iba preparado para cosas como estas.

— Retiro… lo que dije antes… —Camila casi se quedó sin habla, de una manera cómica. No sabía cómo reaccionar con semejante acto.

— ¿Uh? ¿Qué habías dicho? —Kuro se mostró totalmente despreocupado ante el acto.

— Olvídalo. —Negó con la cabeza repetidas veces— Sólo vamos a por la mamá del niño.

Kuro asintió y ambos se dirigieron a la puerta que anteriormente estaba custodiada.
Abrieron la puerta.
Dentro estaba un tanto oscuro, pero aun así era visible la silla donde una mujer estaba atada.

— ¡Aquí está! —Camila se aproximó a ella y comenzó a desatarla— ¿Está bien? Hemos venido a rescatarla.

— G-Gracias… ¡Gracias! —Exclamó la mujer.

— Sí, sí… Tú hijo te espera afuera.

— ¿M-Mi hijo…? —Sonrió— Gracias, Jiro.

— ¡Aquí están los intrusos! —Exclamó una voz masculina— ¡¡ALEJENSE DE LA MUJER!! —De nuevo, volvió a exclamar. Voltearon a verlos y toda la multitud cubría la única salida.

— Estamos… estamos rodeados. —La mujer rápidamente entró en pánico.

Kuro miró a todos lados. Quería evitar una pelea y la única forma era escapando, pero no había una vía de escape más qué…

— ¡La ventana! —Kuro tomó rápidamente a la mujer y a Camila de las manos y saltó por la ventana, quebrándola en pedazos.

— ¿¡¡QUÉ DEMONIOS ESTÁS PENSANDO IDIOTAAAAA!!? —Camila gritó con todas sus fuerzas mientras caían por la ventana. Por un gran milagro, cayeron en algo suave… ¿Un colchón de aire?

— Señores. Les pedimos por favor que salgan en paz. —Una conocida voz inexpresiva decía a través de un megáfono— De lo contrario abriremos fuego.

— ¿Te…Tetsu? —Camila se sorprendió un poco cuando vio a los Keisatsukan en el acto. Tetsu le miró inexpresivamente.

— Buen trabajo.

— ¡Mamá! —El niño Jiro se acercó corriendo a su mamá y la abrazó fuertemente— ¡¡Gracias, graciaaas!!

Kuro samurái se mantenía aún en el colchón de aire. Camila le miró con una ligera sonrisa.

— Itaa… creo que me he roto el pie. —Kuro comenzó a quejarse mientras sobaba su pierna izquierda.

— ¿Tú sabías de esto? —Preguntó. Sería de esperar que quizás Kuro se arriesgó a saltar por la ventana porque sabía que Keisatsukan estaba aquí.

— ¿Uh…? No, la verdad no. —Tan pronto como Kuro dijo esto. Camila que aún mantenía la sonrisa, se acercó a Tetsu, tomó el lanzacohetes de éste. Le apuntó a Kuro— E-Espera Camila… —Kuro sonrió nerviosamente mientras movía las manos de un lado a otro— P-Podemos arreglar esto por las buenas. ¡Q-Quizás sí sabía! ¡Jajaja, ya me las olía! ¿Acaso creíste que de verdad saltaría con ustedes dos al vacío…? E-Espera… te conseguiré una cita con Kazuto… N-No dispares… ¡¡Espera…!!

Camila disparó y provocó una explosión en el colchón de Aire donde estaba Kuro.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Al final, Camila no pudo disfrutar bien de su día libre. Estaba afuera del restaurante de Apollo, sentada en un pequeño banco mientras comía un dango.

— Escuché lo que pasó. —Una conocida voz masculina se escuchó. Camila se sorprendió un poco y miró a la persona que había hablado. Era Kazuto, quien se estaba sentando a un lado de ella— Kuro se está quejando de que casi termina con una pierna rota. Tsukiyo se cansó de él y lo lanzó por la ventana.

— Se lo tiene merecido. —Suspiró con frustración.

— Me hubiera gustado estar ahí en ese problema. —Suspiró ahora Kazuto— A la próxima me gustaría ir contigo.

Camila se sorprendió un poco y se sonrojó, intentó disimularlo, pero recordó las palabras de Kuro; “Eres demasiado obvia”, lo que sólo hizo que se sonrojada más.

— C-Camila, ¿Estás bien? —Kazuto se preocupó de manera inmediata— T-Te estás poniendo roja. ¿Acaso el dango te ha picado?

— E-Estoy bien… —Camila se mantenía sonrojada y eso aumentaba conforme más se preocupaba Kazuto. Era casi un ciclo sin fin.

Kuro, que pasaba cerca de ahí. Se quedó detrás de un poste y sonrió ante la escena; Siempre es bello ver como un posible romance florece.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Listo. Ya está el capítulo de hoy. Este capítulo y el que sigue son más como de... Relleno xDu lo siento, es que no pude evitar pensar que debido a lo que tengo planeado sería un tanto corto.
Espero que les haya gustado y no les haya parecido un poco... raro e.eU ¡Espero que les guste, enserio! >w<

Sin más, me despido.

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:

avatar
Angry Bunny
Admin
Admin

Mensajes : 1613
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 19
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Worldend (Capítulo 8)

Mensaje por Cossette el Mar Oct 28, 2014 12:25 pm

Lalala vengo a comentar tu lindo fic ^^ pues que puedo decir, despues del ultimo capitulo me quedaron muchas preguntas y cuando lei el titulo me quede con cara de "que pasara ahora?" me gusto el capitulo, me rei en muchas partes y ese Kuro a este paso terminare siendo fan suyo, Go Team Kuro!!! ji ji debo admitir que me sonroje cuando Kuro insinuo lo de Camila y Kazuto o///o en serio disfrute mucho el cap de hoy ^^ espero el siguiente cap con muchas ansias, y gracias por este cap, porque me estaba poniendo triste de que el fic sea corto ^^ sigue adelante Kim-chan
avatar
Cossette
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 302
Fecha de inscripción : 08/01/2014
Edad : 20
Localización : En mi casita

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Worldend (Capítulo 8)

Mensaje por Akiru el Dom Nov 09, 2014 8:52 pm

uuuh cuanto amor entre kazuto y camila kawai !! >w< un amor hermoso florese !! ahora mismo leo conti

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU



avatar
Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Worldend (Capítulo 8)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.