Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Entre Mundos2 - Capitulo 4 - Comienza la Investigación
Dom Mayo 21, 2017 12:36 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 5)
Miér Mayo 17, 2017 7:38 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 3 - Comenzando el Viaje
Mar Mayo 16, 2017 3:57 pm por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 4)
Mar Mayo 16, 2017 3:44 pm por Akiru

» Historias de la media noche (Capítulo 3)
Dom Mayo 14, 2017 5:51 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 2 - Reunion
Dom Mayo 14, 2017 12:19 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 2)
Sáb Mayo 13, 2017 5:55 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 1 - Renovado
Sáb Mayo 13, 2017 12:24 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 1)
Vie Mayo 12, 2017 7:38 pm por Angry Bunny

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario


Byakumu no Mayu (Capítulo 7) (Reiniciado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Byakumu no Mayu (Capítulo 7) (Reiniciado)

Mensaje por Angry Bunny el Mar Ago 26, 2014 4:39 pm

~Byakumu no Mayu~
~白夢 の 繭~
~La pupa de los sueños blancos~
Lamentos



— ¿Por qué lo estás haciendo?

Era una sombra materializada… solo era eso, una sombra con forma semi humanoide, ni siquiera tenía piernas, pero inclusive tenía armas, un par de cuchillas sujetas en cada mano. Sólo eso podía ser visto.

Sayo apartó la mirada con molestia

— No.

— Quieres acabar con él, ¿Por qué? —Esa sombra cuestionaba.

— Tengo muchas razones. —Murmuraba, sin hacer contacto visual con la sombra.

Ahora mismo, estaban en el mismo océano que Sayo solía visitar y ver. Ella miraba el océano mientras la sombra aparentemente le miraba a ella.

— No tienes los deseos de luchar contra él —Ahora, la misma sombra se mostraba amenazadora— ¿Tienes esa esperanza aún? ¿Piensa que tu plegaria será escuchada al fin? ¿Después de más de mil años?

— Tú… no…

— Lo odio. Lo odio, eso no cambiará. Lo odio, lo odias. El mismo odio, es compartido, es mutuo, lo odiamos, nos odia. —Decía la sombra, de manera cada vez más intimidante— Te conozco, no quieres hacerlo… pero no tienes opción. Después de todo no tienes un corazón que te mueva, estás vacía por dentro… solo una figura de barro.

Sayo bajó la cabeza.
La sombra se alejó.

— Sin duda serán felices… todos… solamente si ese futuro existe.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

— Sólo un movimiento más… —Sabrae volvió a agitar esa espada— ¡Maldición, no sirves!

Se sentó en el suelo con molestia. Este era un posible cuarto de entrenamiento. Sabrae intentaba usar esa espada, sin embargo jamás se mostraba de acuerdo a pelear.

— ¿Acaso me detestas? —Habló con la espada, como si ésta tuviera vida propia— ¡¿Crees que no soy lo suficientemente fuerte para usarte?! ¡Eres una egoísta!

— ¿Peleando de nuevo con tu espada? —La voz de Kuroto se había hecho presente.

— Ah… eres tú Kokune.

— Es Kuroto…

— Para mí siempre serás Kokune —Rió por lo bajo, después miró la katana— Creo que simplemente no quiere ser usada por mí.

Kuroto había llegado con varias cosas en sus manos, entre ellas… comida.

— Me han pedido que traiga tu comida aquí. Realmente estás ocupado.

— ¿Te parezco ocupado?

— No.

— No sé por qué dicen que estoy ocupado entonces…

Kuroto hizo una reverencia.

— Me retiro entonces. —Se dispuso a irse.

— Espera. —Sabrae llamó rápidamente, haciendo que el joven lo mirara de nuevo— ¿Puedo hablarte de algo…? Creo que realmente necesito hablar con alguien.

— Yo… —suspiró— Solo soy un mueble, no creo que sea buena idea hablar conmigo para desahogarse.

— Da igual lo que seas, eres un Kokune, ese simple hecho ya me hará sentir mejor.

Kuroto suspiró con derrota y se sentó en una de las bancas de la sala de entrenamiento.

— Ah… no eres tan malo después de todo Kokune-san. —Sabrae sonrió— Y lamento ser molestia, es solamente que el problema de Sayo me tiene… agobiado.

— ¿Sayo…?

— Es la chica que intentó matarme —suspiró— Parece saber mucho sobre mí, es extraño. —sonrió de nuevo— Pero bueno, ¿Qué se le hará? Incluso la Nekomata… creo que se llama Kristal, vio algo que no debía.

— Todos tenemos algo que no nos gusta que nos vean.

— Sí, pero… —De algún modo, Sabrae supo más o menos a lo que Kuroto se refería. Él usaba una bufanda después de todo— ¿Crees que debería dejarlo pasar?

— Quizás.

— Pueeees…. No parece insistir ni divulgar nada por ahí como harían muchas personas. —Sabrae se dejó caer al suelo mirando el techo, pensativo— Ah, qué problema.

— Debería seguir intentando usar esa espada.

— Dudo mucho conseguirlo… si me confió mucho en ella, perderé a todos de nuevo… —se puso pensativo, sin embargo después se puso nervioso— ¡Ahh… ignora lo que dije!

Kuroto guardó silencio…

— Fue una tontería creer que esta espada serviría…

— Quizás si sigue intentando, usted pueda usarla.

— Sí… tal vez. Gracias.

Kuroto se levantó, hizo una reverencia y se marchó, dejando solo al Hanyō. Tan pronto como cerró la puerta del cuarto, se recargó en la puerta y se mordió el labio inferior, mientras ocultaba su mirada con su flequillo.

Incluso yo… simplemente soy incapaz… —Pensó.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

— ¿Sayo Sakurai? —Levi preguntó, mirando con confusión a su amiga Kriss.

— Sí, escuché ese nombre por parte de Sabrae. Parece que fue la chica con la que se encontró.

Ambos caminaban por los pasillos de la residencia con dirección a la biblioteca de ésta misma, esperando encontrar alguna pista de esa misteriosa chica.

— Quizás Rocco, Vincent o Aria nos ayuden… en dado caso, podremos ser de ayuda a la hora de recuperar el Astia. —Afirmó la joven Nekomata— ¡Y bueno, tarea terminada!

— ¿Crees que sería tan sencillo…?

— Uhm… bueno…

Levi suspiró.

— Sólo te imaginas las cosas, mocosa… —continuó caminando— Encima tengo que lidiar con las estúpidas brujas, cada vez son peores en cuanto a problemas.

— N-No creo que sea para tanto. —Sonrió nerviosamente— Digo… tu aspirabas a ser algún detective grande, ¿No? ¡Como Willard H. Wright!

— Yo no aspiro a eso…

— ¿Eh? —Sonrió nerviosamente.

— Vaya, parece que tienes una extraña impresión de mí.

— ¿Entonces no quieres ser como Willard H. Wright…?

— No.

— Oh…

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

— ¿Qué haces…? —Aria preguntó, sentada en la mesa, mirando como Rocco acomodaba los libros de la biblioteca.

— Acomodo los libros…

— Uh… sí, ya lo vi. —Aria suspiró.

Esta era la biblioteca de la residencia, lugar dónde Kriss y Levi se dirigían.

— Aria… —Rocco llamó, poniendo un libro en su lugar. La joven simplemente lo miró con la cabeza ladeada— ¿Realmente… todo está bien?

Aria se pudo notar un poco… extraña.

— ¿A qué viene esa pregunta Rocco?

— Puedes llamarme loco sí tú lo deseas, pero… algo me dice que algo no está bien.

La rubia suspiró.

— Rocco, yo…

— ¡USTEDES! —La voz de Kriss interrumpió, ella ya entraba junto con Levi.

— No importa si venimos en mal momento. Necesitamos información. —Levi dijo sin más.

Aria y Rocco solamente los miraron con cara de… ¿Wtf?

— ¿Qué es lo que buscan? —Preguntó el ojimorado.

Kriss miraba por todos lados con detenimiento, casi como si fuera una policía buscando pistas en la escena del crimen, a punto de interrogar al principal sospechoso.

— Queremos saber sobre una tal Sayo Sakurai. —Kriss se puso firme, con una sonrisa victoriosa— ¡Nuestros contactos dicen que una vez herida, esa chica no sangró en lo absoluto! También nuestros contactos dicen que ella tenía demasiada información sobre el paradero del Astia.

— ¿Tus contactos? —Preguntó una desconcertada Aria.

— Que no se te suban los humos nekita —Levi suspiró y después miró a Rocco— Pero ella tiene razón, todo eso pasó.

— Y he de suponer que su “contacto” es Sabrae, ¿No? —Rocco preguntó, con toda la tranquilidad del mundo, sin inmutarse a nada más.

— Sí. —Suspiró la Nekomata— En sí no confío mucho en ese perro, pero creo que por ahora es la única opción que tenemos. Esa chica lo desafío a él, por lo que él puede ser una pieza valiosa en este juego del escondite.

— Me gusta tu modo de pensar. —Rocco sonrió por lo bajo— Está bien. Conozco una persona que quizás podría decir sobre esa chica, seguro lo sabrá siempre y cuando esa persona exista o haya existido.

— ¿Exista? —Aria miró a Rocco con confusión— ¿A qué te refieres con eso?

— Que no sea una ilusión —Rocco miró a la rubia— Sí es como yo me lo imagino, creo que las ilusiones son propensas a aparecer desde ahora. Aria… supongo que a este punto, incluso tú ya sabes más o menos lo que estamos enfrentando.

Aria asintió firmemente. Ella no creía que después de tanto tiempo… las cosas del pasado seguirían afectando de tal magnitud.

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Aquí estaban Saoto y Kuroto en una de las habitaciones pertenecientes a ellos, la de Kuroto para ser exactos. Saoto se peinaba el cabello aquí con una gran sonrisa en su rostro, mientras Kuroto se quitaba su bufanda.

— ¿Crees que tu romance con Adair funcionará? —Preguntó Kuroto, dejando la bufanda en la cama… su cuerpo era visto, pero su cabeza o cuello no, por ahora.

— ¿Por qué no? —Saoto aún estaba sonriente— No tiene nada de malo amar.

— No. Excepto si eres un mueble. —Kuroto miró a su hermana “Adoptiva”. Aunque parecían gemelos, sorprendentemente eran hermanos adoptivos según ellos.

Era extraño ver a Kuroto sin bufanda… pero hay estaba la razón por la que la usaba. En su cuello del lado izquierdo, había una llamativa cicatriz.

— Quizás… quizás somos muebles Kuroto-kun —Saoto dejó el cepillo en el peinador y se dirigió a su hermano menor— Sin embargo, tenemos un corazón capaz de amar. Por algo se nos fue dado, ¿No es así?

— Para hacernos sufrir y sentir la necesidad de sentir amor cuando no deberíamos sentir nada de eso. —Kuroto suspiró por lo bajo— Sólo somos muebles Nee-san, no debemos sentir nada de esto.

— ¿Ah no~? —Saoto sonrió amablemente— Algo me dice que tú te estás llevando muy bien con Sabrae-san, ¿No sientes la amistad por primera vez?

Era verdad. Kuroto era el tipo de persona que negaba algún tipo de afecto con otra persona. Sentía afecto familiar hacia Saoto, solamente aceptó esto. Pero por alguna razón ahora, sentía que podía confiar en Sabrae, ese Hanyō…

Saoto estaba en lo cierto al ver la confusión de su hermano. Lo tomó de los hombros y lo lanzó suavemente a la cama, quedando arriba de Kuroto.

— Y dime, ¿No sientes afecto de amistad, fraternidad…? —Saoto sonreía— ¿Alguna chica que haya captado tu atención?

— ¿Q-Qué estás diciendo…? —Se mostró nervioso.

— He visto como miras a la ángel de nombre Alice —Se pudo notar que provocaba al joven— ¿Te gusta, Kuroto-kun~?

— ¡No me gusta nadie! —Kuroto hizo un poco de fuerza.

Con la fuerza que hizo Kuroto, de alguna manera él ahora había quedado encima de Saoto.

— Nee-san… no te veas intoxicada por esa estúpida toxina de amor. —Su mirada estaba oculta con su flequillo— ¿Recuerdas cuanto sufriste aquella última vez que te enamoraste?

Saoto abrió los ojos… lo había olvidado…
El dolor que sientes por el amor es simplemente cruel. El dolor es agonía pura, un dolor que sobrepasa los demás.

— Por eso, ahora hemos terminado así, como estamos ahora. Separados.

— Kuroto-kun…

— No quiero que pase otra desgracia igual, un mueble NO debe de amar… —miró a su hermana con un poco de empatía— No tenemos derecho a quejarnos o a tomar decisiones, somos inferiores a los humanos, los cuales nos sobrepasan por mucho. Sólo estamos para servir… sólo para eso. Somos muebles… no lo olvides Nee-san.

Si ella tan solo no se hubiera arrepentido de ese amor…

+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+

— ¿Estaré haciendo algo mal…? —Sabrae veía la katana, aún en la sala de entrenamiento. Suspiró— ¡Eres una egoísta! ¡Deja de pensar en ti y ayúdame un poco! —Le gritaba a la katana.

Vincent entró a la sala junto a un gato blanco de ojos celestes, mirando con una sonrisa al joven Hanyō.

— ¡Hey~!

Sabrae le miró y su mirada se opacó rápidamente.

— Eres tú… ¿Vienes a aburrirme con una de tus laaargas platicas de nuevo?

Vincent mantuvo la sonrisa mientras se acercaba al chico. Aparto a Sabrae con una mano mientras con la otra tomaba la Katana.

— Parece que no te quiere.

— ¡Suéltame…! ¡Regrésamela! —Exclamó… no, ordenó mientras intentaba quitarse la mano de Vincent de encima de su cabeza.

— Nee Sabrae-san —Miró al joven pelinegro— Podría darte otra larga platica sobre esta espada si tú lo deseas.

— ¿Tú… sabes algo sobre esta espada? —Dejó de forcejear.

— Uhm… quizás. —Quitó la mano de encima de Sabrae.

El gato maulló, Sabrae le miró y gruñó.

— Es interesante que hayas conseguido esta espada —Vincent la miraba con detenimiento— Creí que no existía. Pero bueno… —La agitó ligeramente— Parece que las leyendas existen.

— ¿Leyendas…?

— ¿Ah? Hehe, ¿No te lo conté? —Sonrió con inocencia, casi provocando una caída estilo anime por parte de Sabrae— Haha, esta espada fue propiedad del legendario guerrero Dragón Gerion.

— ¿Gerion?

El gato volvió a maullar.

— Cállate gato… —Sabrae ordenó a un simple gato…

— Atisha suele molestar —Vincent le devolvió la katana a Sabrae— Podría ayudarte si quieres. Quizás a final termines desenvainando esa espada con majestuosidad.

— Yo no quiero verme “Majestuoso”, suena ridículo —Se levantó del suelo y guardó la katana, con una mirada de molestia.

Vincent le miró con insistencia, parecía haber tenido un poco de interés ante el comentario de Sabrae.

— ¿Entonces qué es lo que quieres?

— ¿Qué… es lo que quiero? —Preguntó el joven, mirando con confusión a Vincent.

Vincent volvió a sonreír y cerró los ojos.

— Ya entiendo~ —se mostró más feliz que de costumbre (¿Eso es posible?)— Sabrae-san, si lo deseas, yo te puedo ayudar a usar esa espada~

— ¡¿enserio…?! —El joven Hanyō respondió feliz, casi como si fuera un niño al que se le prometió algo.

— Sep. Pero tengo una condición.

— ¿Eh…? ¿Cuál?

— Sólo usarás la espada la proteger a los demás, jamás para herir sin motivo. ¿Entendido?

— Uh, supongo que puedo —Su sonrisa se borró de inmediato apenas y Vincent dijo su condición.

— Sí la Katana de Gerion entiende que tú protegerás y no dañarás, quizás te dé una oportunidad. —El rubio sonrió— Bien, si la usas aquí Artemisa nos regañaría y he tenido suficientes regaños por parte de ella.

— ¿Regaños? ¿Pues qué haces para que te regañe?

— Bueno, además de comerme la comida de la despensa y liberar al dragón celestial en más de una ocasión… Creo que nada más.

— ¿Enserio tú eras quien se comía la despensa? —Sabrae se rio por lo bajo— Ya entiendo. Gracias.

Vincent sonrió de nuevo.

— No he hecho nada que merezca agradecimiento.

— ¡Claro que…! —Sabrae de inmediato guardó silencio.

+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+

— ¡Heey, Sayo! —Exclamó el joven de nombre Tetsu.

Si bien, estos cinco estaban presentes en el momento en que Sayo fue “Revivida”, más sin embargo no parecía que ellos fueran revividos también, sus cuerpos no parecían ser de barro como el caso de Sayo. Ellos sangraban, lloraban, respiraban… Sayo no hacía ni tenía nada de eso.

— ¿Qué quieres Tetsu? —Sayo se mostró molesta— Creí decir que no quería que me siguieran.

— ¡Pueees…! ¡Bernkastel está muy enojada porque te encontraste con ese Hanyō! —Exclamó de nuevo un sonriente Tetsu, mientras abrazaba del cuello a Sayo— Realmente se veía molesta.

— Te metiste en problemas, Sayo. —Era Taiga quien habló ahora. Al contrario que como estaba anteriormente, ahora usaba una máscara Oni— ¿Y ahora que harás para arreglaaarlo~?

— Paren de molestarla —Era Taledor, el grandulón de cabello blanco atado en numerosas trenzas. Parecía ser el más maduro de los cinco— Sayo, sí ese es tu verdadero nombre… —Hizo una pausa— Se nos ha ordenado seguirte y cuidar que no estés detrás de ese Hanyō.

Sayo sonrió con desdén desde lo bajo.

— Lo siento pero ya es tarde. —Levantó la mirada— Seguro ahora él es quien está detrás de mí. —Bruscamente quitó la mano de Tetsu que la envolvía del cuello.

— Oe Sayo, no seas tan antisocial —Tetsu volvió a acercarse a la pelinegra— ¡Sonríe más, andaaa!

— Eres molesto.

— ¿Realmente debemos cuidarla de ese tal Sabrae Clockworker? —Toshiro preguntó, mirando a Taledor.

— Sí. Fue una órden estricta de él.

— El problema será que se deje proteger —Tengu sonrió por lo bajo, mirando como Sayo intentaba quitarse a Tetsu de encima.

+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+o+

La sala del cielo… en este lugar usualmente Artemisa reunía a aquellos que les iba encargar algún trabajo. Al contrario que siempre, ahora estaban los “Grandes” por así decir.
Artemisa, Venus, Lyna, Lulú, Vincent, Rocco, Aria y Yukari, ellos eran los presentes aquí.

Lyna era una hermosa mujer de piel bronceada y un largo cabello rubio, sus ojos eran de un color celeste.
Lulú tenía el cabello negro completamente esponjado, sus ojos eran verdes. Esta persona no medía más de 1.40 cm.
Yukari tenía el cabello morado, largo. Sus ojos eran celestes.

— ¿Se puede saber qué haces aquí? —Vincent miraba de mala manera a Yukari, quien se veía indiferente ante el rubio.

— Eso mismo debería de preguntar yo. —Ahora miró al rubio— Creí que te quedarías en Islandia para siempre.

— Já. Lamento decepcionarte.

— Ustedes dos, dejen de pelear de una vez. —Rocco ordenó firmemente.

Las cosas realmente están tensas entre ellos dos… —Pensó Aria, mirando la escena desde lejos.

— Aprendan a llevarse bien —Lulú suspiró— ¡Cómo hermanos!

— ¡No puedo considerarla una hermana! —Exclamó un enfadado Vincent.

— Es una lástima —Yukari se burló— Aunque tampoco puedo considerarte un hermano Vincent.

— ¡Paren de pelear! —Artemisa ordenó firmemente— Dejen sus rivalidades de lado y por una vez, ¡Aunque sea solo una vez! ¡Deben ayudarse mutuamente! —Exclamó aun firme, después de todo ella era la mayor de todos.

Vincent gruñó y tomó asiento de mala gana.

— ¿A qué nos has llamado Artemisa? —Aria preguntó al ver las cosas ya más calmadas.

— Yo estaba ocupada —Lyna suspiró— Más vale que sea importante.

— Bueno –suspiró la inquisidora— Dos de nosotros no están de nuestro lado, más sin embargo parecen estar de su lado.

— ¿Qué quieres decir Artemisa-neesan? —Venus preguntó, mirando con confusión a la inquisidora.

— Rocco ha estado investigando sobre esa misteriosa chica que enfrentó a Sabrae —Comenzó a explicar— Todo parece indicar que Hoja está metida en este asunto.

— ¿Hoja? —Vincent preguntó, casi sin creer lo que había dicho la inquisidora— ¿Estás seguro Rocco? —Ahora miró a su hermano.

— Me temo que sí.

— Y Uthenera ya tampoco está de nuestro lado. —Lyna se abrazó a sí misma, aparentemente dolida— ¿Por qué lo están haciendo?

Todos se miraron entre sí.
Simplemente no había razón para ponerse en contra de sus hermanos.
Uthenera y Hoja se habían separado y parecían haberse visto tentados por la “Oscuridad”. Pero una persona no cae sola, ¿Verdad?

— Yo tengo una idea —Otra voz se hizo presente… parecía ser una voz masculina.

Entonces, el gato que siempre seguía a Vincent llegó, parándose en medio de la sala.

— ¿Atisha? ¿Qué tienes que decir? —Lulú preguntó, mirando juguetonamente al gato parlante.

— ¿Cuáles otras dos personas faltan aquí? —Preguntó el gato, sentándose y mirando a Vincent de forma burlona— Aquel joven pelinegro y… una chica.

— Debes estar de broma… —Vincent rápidamente se dio cuenta de lo que el gato decía.

— ¡¿Están metiendo a mi hermana en esto?! —Aria rápidamente reclamó— ¡Ella no sería capaz de hacer algo así!

— Estoy de acuerdo con Aria —Rocco interrumpió, aún tranquilo— Dudo mucho que Sakuya se haya unido a ellos.

— Bueno, aún queda otro más. —el gato se calmó y dejó las burlas detrás— ¿Qué tal Ezekiel?

+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+w+

Saoto se encontraba mirando el océano… era el mismo lugar que Sayo solía visitar seguido. Sería raro que se encontraran ahora, pues Sayo estaba siendo “protegida” (Que ella lo veía más como un acoso) por los 5 jóvenes.

— Quizás al final estaba equivocada —Saoto se hablaba a sí misma, mirando el océano— Un mueble es incapaz de amar. No tengo futuro, ni potencial… ni sueños.

Ella bajó la cabeza mientras mordía su labio inferior, probablemente aguantando las lágrimas.

— Pero sí soy un mueble… ¿Por qué se me ha dado un corazón capaz de amar? —Levantó la cabeza, mirando el cielo— Sí cargar con este corazón significa tener que sufrir este dolor… entonces yo no necesito un corazón.

— No digas eso. —Una voz intrusa se escuchó.

Saoto abrió los ojos con sorpresa y volteó a ver. A su lado yacía una solitaria Sayo, quien miraba el mar. Saoto limpió sus lágrimas e hizo lo mismo.

— Yo… lo siento.

— No deberías disculparte.

Saoto bajó la cabeza.

— ¿Acaso no puedes amar a alguien?

— Yo… sólo soy un mueble que tiene corazón, no debería tenerlo…

— Sí lo tienes es por una razón.

Desconcertada, ahora Saoto miró a Sayo. Por alguna razón, sentía que quizás podría confiar en ella.
Después su mirada se vio puesta en el océano de nuevo.

— Tú tienes un corazón y sabes… —Sayo hizo una pausa— Te envidio por ese simple hecho.

— ¿Eh…?

— Fui hecha sin un corazón —puso la mano en su pecho— Simplemente soy una figura vacía… con un solo destino: Luchar y hacer que mis superiores logren sus objetivos. Sólo he sido hecha para servir.

— Pero… usted debe tener un corazón —Saoto miró ahora a Sayo, como si estuviera decidida— ¡Todos tenemos un corazón!

— Sí tengo uno. —Sayo siguió mirando el océano— Pero no lo tengo. Eso me deja sin corazón.

— ¿No… lo tiene?

Sayo bajó la cabeza, ocultando su mirada.

— Cuando haces un trato con las brujas… lo más probable es que te quiten algo valioso, en mi caso, ellas tienen una muñeca más para usar. Tienen mi corazón, tienen mi control.

— ¿Las brujas… tienen tu…?

— No importa ya. Tú eres libre, tus seres queridos son libres. Eso es lo que importa. —Miró a Saoto— No dejes que tu amor se vea manchado por cosas del pasado. Un amor del pasado… duele, pero cuando tienes una persona para apoyarte, siempre te aliviarás más que en soledad.

— Kuroto… apareció un después de que sufrí por eso —Saoto murmuró, mirando el océano de nuevo— Lo conocía desde el orfanato, pero nos separamos… y nos volvimos a reunir. Él me ayudó mucho y lo considero mi única familia.

— Un hermano… eh… —Sayo miró el océano— Date prisa. Tu hermano debe estarte esperando.

— ¡Wah, es verdad! —Saoto hizo una reverencia— ¡Muchas gracias…! Etto…

— Mi nombre es Sayo Sakurai.

— Yo soy Saoto. —sonrió, hizo una última reverencia y se fue corriendo— ¡Espero volverte a ver algún día, Sayo-chan! —Exclamó tan pronto como se alejaba corriendo.

Sayo no hizo caso a lo que dijo y siguió mirando el océano.

Estás evadiendo tu destino Saoto…
Una semilla de amor que intenta florecer, ¿Será capaz de hacerlo en este campo desolado y desértico?
Aun así, tú no eres la única que ama. He podido ver algunos que sienten amor a través de tus ojos. Esperaré ver como fracasa tu amor, Saoto.



+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Uf.. listo. Este sería el capítulo 7 y el primer capítulo del EP 2. Quizás no hubo mucho, pero este arco junto con un poco del 3, es dónde comienzan más las relaciones entre personas, por lo que en el próximo capítulo habrán más momentos lindos <3 Sé que quizás está aburrido y me disculpo si no les gusta.

Espero que les guste y no les haya parecido aburrido.

Sin más, me despido.

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:

avatar
Angry Bunny
Admin
Admin

Mensajes : 1613
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Byakumu no Mayu (Capítulo 7) (Reiniciado)

Mensaje por MitsuSasha el Mar Ago 26, 2014 7:38 pm

Aburrido?Pfff qué te pasa te salió genial<3 estuvo tan Asdghhkjh<3 *--* lamento interrumpir los momentosde Rocco y Aria QwQ,estuvo tan Asdghhkjh<3,ya lo dije?Conti<3 te husheo con mucho amor por este cap<3

_________________________


Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas~
avatar
MitsuSasha
UserAlterno
UserAlterno

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 03/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Byakumu no Mayu (Capítulo 7) (Reiniciado)

Mensaje por Akiru el Mar Ago 26, 2014 8:48 pm

no esta nada aburrido nunca digas eso!! esta increible!! vincent ayudara a sabrae k kawai >w< y ambos gemelos no deverian llamarce muebles xq no lo son !! y sobretodo SAKUYA NO ESTA EN NUESTRA CONTRA !! no la culpen solo por no estar presente ella tiene sus motivos yo la defendere si intentan verla como enemiga .. moo esta increible me encanta espero la conti ansiosa!!

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU



avatar
Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Byakumu no Mayu (Capítulo 7) (Reiniciado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.