Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Entre Mundos2 - Capitulo 4 - Comienza la Investigación
Dom Mayo 21, 2017 12:36 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 5)
Miér Mayo 17, 2017 7:38 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 3 - Comenzando el Viaje
Mar Mayo 16, 2017 3:57 pm por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 4)
Mar Mayo 16, 2017 3:44 pm por Akiru

» Historias de la media noche (Capítulo 3)
Dom Mayo 14, 2017 5:51 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 2 - Reunion
Dom Mayo 14, 2017 12:19 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 2)
Sáb Mayo 13, 2017 5:55 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 1 - Renovado
Sáb Mayo 13, 2017 12:24 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 1)
Vie Mayo 12, 2017 7:38 pm por Angry Bunny

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario


Byakumu no Mayu (Capítulo 4)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Byakumu no Mayu (Capítulo 4)

Mensaje por Angry Bunny el Mar Ago 19, 2014 6:49 pm

— ¡¡Levantate y ayuda!!

Un hombre pelinegro de ojos morados exclamó completamente molesto. Su piel era pálida y sus ojos grandes morados combinaban perfectamente con su vestimenta negra. Su cabello era ligeramente largo y ondulado.
Tirado en el suelo, un hombre aparentemente de la misma edad de una característica cabellera larga y rubia atada en una trenza despeinada y unos ojos de un color celeste se encontraba aparentemente haciendo un berrinche.

— ¡Te dije que primero me dieras mi naranja y te ayudaré! —Exclamó el hombre rubio.

— ¡Malditas sea Vincent! —De nuevo el pelinegro exclamó— Te dije que me comí tu naranja por accidente… ¡Así que mejor ayuda de una vez!

— No hasta que me des mi naranja.

— ¡Estás peor que un niño!

Quizás esta era una típica pelea de hermanos. El rubio de nombre Vincent era el menor, mientras que su hermano mayor de nombre Rocco… claramente se veía que era un amargado o simplemente Vincent era un infantil perezoso.
El hombre pelinegro sacó un reloj de bolsillo y lo miró aun algo enfadado con su hermano. Suspiró, lo cerró y lo guardó de nuevo, para después volver a ver al rubio.

— Mira Orokana-kin, se nos hará tarde por sus estúpidos berrinches sin sentido y…

— ¡No es un berrinche sin sentido! —Vincent se puso boca arriba en el suelo, extendiendo sus brazos— ¡¡Era mi Naranja Sagrada!!

— ¿Naranja…Sagrada…? —A este punto, ni Rocco sabía a lo que se refería su hermano.

— Están haciendo mucho ruido

Ambos hombres voltearon a ver la voz intrusa que se había escuchado. Era nada más y nada menos que Akiza que pasaba por ahí al ser llamada por alguien de aquí mismo. Supuestamente Adair y otra persona también habían sido llamados, pero no había señal de ellos.

— ¡OH! —Vincent rápidamente se levantó, corrió hacia la chica y la tomó de las manos con una gran, gran sonrisa— ¡Tú eres la cazadora Akiza! ¡Artemisa te llamó!

— Sí, lo sé. —Suspiró con fastidio, ignorando la gran sonrisa del hombre— Dijo algo sobre ángeles o algo así.

— ¡Sip! —Ahora se alejó un poco de la castaña— Oh cierto, que mal educado de mi parte —Hizo una ligera reverencia— Mi nombre es Vincent… Vincent… —Se quedó pensativo— Vincent…

— Orokana-kin, sigues olvidando nuestro apellido —Rocco entró a la conversación— Mi nombre es Rocco Born.

— Oh… entonces yo soy Vincent Born —Vincent sonrió con un poco de decepción— Quería ser Pachunilablis…

— Eso no tiene sentido…

— ¡Oh, cierra la boca! ¡Tú te comiste mi naranja!

— ¡Eso te pasa por dejarla sola, Orokana-kin!

Ambos hombres comenzaron a discutir mientras Akiza, en forma chibi sin saber qué hacer, solo observaba.
Artemisa entró en escena, más sin embargo ambos hermanos no pararon de discutir… pensar que esto comenzó por una naranja.

— Ah… Akiza-san, lamento que tengas que ver esto —Artemisa decía un poco avergonzada— Sígueme, los demás están ya dentro.

Akiza asintió y siguió a Artemisa hasta una sala, dejando a los hermanos discutiendo detrás.
Cuando Akiza entró a la sala junto con Artemisa, pudo ver que todos sus acompañantes con excepción de Sabrae y Charlotte estaban ahí. Inclusive Adair y otra persona que no conocía con un duende en su cabeza.

— Bien, ya llegó Akiza, así que tenemos que planear —Artemisa dijo tan pronto como tomó asiento en una de las sillas de la mesa dónde todos estaban sentados.

— ¿Q-Qué hacen… todos ustedes aquí? —Akiza preguntó confundida, pues creyó que solo habían llamado a ángeles.

— Necesitan las pocas pistas que encontré —Levi habló sin más.

— ¡Y de mis agudos sentidos! —Ahora exclamó Kriss.

— Yo escuché la palabra tortura… —Feitan habló por lo bajo.

— Sí… eso —La líder inquisidora suspiró— Toma asiento Akiza, les explicaré que es lo que hay que hacer.

Akiza hizo lo que Artemisa pidió, no sin antes mirar a la única persona presente que no conocía.
Era una chica de un cabello blanco atado en una coleta de lado, su cabello era ondulado y sus ojos grandes y dorados, claramente era un ángel. En su cabeza yacía un duende de aproximadamente 12 o 13 cm.

(Nota: Los duendes son la versión masculina de las hadas. No necesitan alas para volar como ellas)

— ¿Quién es ella? —Preguntó la cazadora castaña.

— Ah… ella es Alice White, al igual que Adair, ayudará desde lejos —Artemisa explicó.

— No es de muchas palabras… —Adair fue quien habló.

Alice sonrió ligeramente mientras el duende suspiró con frustración.

— Yo, Vallen soy su interprete —El duende habló.

Alice = Incapaz de hablar
Vallen = Duende que insulta a todo actúa como su interprete.

— Muy bien, todos saben que el cristal de Astia fue robado, el ladrón no dejó ninguna pista y nosotros no sabemos mucho sobre ese cristal —Artemis comenzó a explicar— El único que sabe sobre ese cristal más que nosotros es… —suspiró.

— El orejón ese, ¿Verdad? —Kriss rápidamente preguntó— Sí, ya se me hacía raro que no lo hayas llamado a él.

— El problema es que Sabrae es demasiado… uhm… ¿Cómo decirlo…? —Intentaba explicar la inquisidora— Sólo sé que no nos dirá información… o al menos no será fácil.

— Tortura —Feitan habló, llamando la atención de todos— Método infalible.

— Créeme, lo haría sin duda… —Artemisa habló con amargura, ella odiaba a Sabrae, lo admitía, por lo que le encantaría hacerlo sufrir— Pero no siente dolor ya.

— ¿No siente dolor? —Levi entró a la conversación— Esto se tornará más difícil.

— Para sacarle información sobre el Astia… —Kriss se quedó pensativa— Ahora que recuerdo, Sabrae rápidamente aceptó ayudar cuando Venus mencionó ese nombre.

— Sí. Venus sabe la relación que Sabrae tiene con ese cristal, más sin embargo ella se niega a usarlo como arma, porque según ella es “Muy cruel” —Adair fue quien explicó ahora.

— ¿Y sí le jalamos esas orejotas hasta desfallecer? —El duende propuso. Supuestamente hablaba por la ángel muda, sin embargo ella no quería decir eso, así que movía sus manos con nervios, dando a entender que ella no propuso eso.

Akiza miró por momentos al duende, aparentemente pensando en una manera de hacer hablar al Hanyō. Suspiró y recordó algo… quizás funcionaría.

— Tengo un plan. —Avisó la castaña— En sí, no es una tortura física, pero creo que sí se podría considerar tortura. Seguro hablará.

— ¿Ah… sí…?


— ¿Qué crees que estarán haciendo todos Sabrae-chan? —Preguntó Charlotte mirando por la ventana.

Sí bien, Sabrae se había quedado en la habitación que se le había dado. Había sacado la espada que cargaba consigo de su funda y la veía con un poco de molestia.

— No lo sé y no me importa —Gruñó el joven Hanyō.

Falon se acercó un poco a Sabrae, quien estaba sentado en el suelo. Se dejó caer al suelo mientras apoyaba su cabeza en las piernas del Hanyō. Charlotte también se acercó a él y se sentó en el suelo, mirando también la espada.

— Es una espada muy poderosa, ¿No? —De nuevo, preguntó la joven hada.

— ¿De qué sirve? —Sabrae dejó la espada en el suelo— No puedo usarla, no es capaz ni de cortar una manzana aun esforzándose.

— ¡Pero…! ¡Tú no necesitas de la espada Sabrae-chan! ¡Tú eres fuerte con tus garras y tus sentidos…! ¡Además eres capaz de materializar la magia y… tú manipulación del tiempo y…! —La hada intentó animar, sin embargo, el joven Hanyō seguía mirando la espada.

La hada entendió que era lo que pasaba.
Sabrae había encontrado esta espada en unas antiguas ruinas. Cuando aún era un prófugo de la justicia, le gustaba mucho explorarlas, así consiguió muchas cosas, desde esta espada hasta a Falon mismo.
Sin embargo, esta espada era demasiado débil, no tenía filo, no serviría ni siquiera para intentar untar mantequilla en algo… simplemente no entendía.

— Black Teppe te dio una paliza aquella vez… —Finalmente descubrió que era lo que agobiaba al chico, pues apenas cuando lo dijo, Sabrae bajo la cabeza al igual que sus orejas— Es por eso que quieres usar esta poderosa espada, ¿No?

— No es una poderosa espada —La tomó con fuerza del filo. Si hubiera sido cualquier otra espada, incluso Sabrae hubiera sangrado aunque sea un poco, sin embargo nada pasó— Sí en ese momento… sí en ese momento yo tan solo… — de nuevo bajó la cabeza— Maya no…  

— Sabrae-chan… no te culpes por eso, tú no…

El sonido de alguien tocando la puerta interrumpió a la hada. Sabrae suspiró con frustración, guardó la espada, hizo ligeramente a un lado a Falon para levantarse e ir a abrir la puerta. Se mostró indiferente al ver a Akiza y a Kriss ahí.

— ¿Qué quieren? —No se mostró muy amable.

— Vienes con nosotros.

— Me niego.

— No es una petición, es una orden —Insistió Akiza, tomando del brazo derecho al Hanyō mientras Kriss lo tomaba del izquierdo.

Sabrae suspiró, sin embargo no se encontraba de ánimo para intentar resistirse. Cabe decir que lo interrumpieron en mal momento.



— No diré nada del Astia —Sabrae se negó rotundamente— Me gustaría que respetaran esa decisión.

Artemisa veía con suma extrañeza al Hanyō, ¿Estaba siendo educado?

— Es importante que hables Sabrae —La inquisidora ignoró los sentimientos de Sabrae e insistió— Realmente, es importante.

— ¿Es que no entiendes…? —Ahora se mostró molesto— ¡No hablaré!

— Eso ya lo veremos —Akiza sonrió con un poco de malicia.



Ya habían pasado momentos, todos con excepción de algunas personas estaban reunidos fuera de la sala en la que anteriormente habían planeado un plan para hacer que Sabrae hablara.
Ahí estaban Kriss, Akiza, Levi, Feitan, Artemisa, Charlotte, Falon y Rocco.

— ¿Funcionará? —Preguntó Kriss, aun un tanto insegura de que esto serviría para hacer hablar a Sabrae.

— Vamos que… eso fue demasiado cruel —Feitan murmuró— Algo tan malvado ni siquiera a mí se me hubiera ocurrido.

— Por ahora, siento un poco de compasión por él —Levi incluso sintió un poco de lástima ante lo que le habían hecho al pobre Hanyō.

— Sí, ya somos dos… —Rocco también dio la razón.

— Da igual, mientras hable. —Akiza se mostró indiferente.

Pero… ¿Qué le habían hecho a Sabrae…?

Para eso habrá que ver la sala dónde él estaba.
Sabrae se encontraba intentando cubrirse sus orejas… del otro lado de la mesa estaba Vincent.

— ¡Oh y sabes que más…! ¡Había una mariposa, intenté atraparla y caí por el acantilado! :D —Hablaba sin parar el hombre rubio— ¿Te gustan las estrellas? Sabes, solía verlas mucho cuando era joven, pensaba que eran pequeños mosquitos que se habían quedado pegados en el cielo, pero luego mi hermano me dijo que no era así. Me sorprendí cuando me enteré de lo que eran, ¡No sabía que tanta cosa podía haber en el universo! ¡Es impresionante…! Oh cierto, ¡Una vez conocí un Kitsune buena onda…! Aunque me daba miedo, creo que estaba medio loco, hablaba de cosas que yo no entendía… y decía algo sombre: “Oh, Yuki, te he fallado”. ¡Realmente estaba loco! Pero era buena persona, me hizo unas galletas una vez, además manipulaba exageradamente bien el fuego. Sabes, el fuego me da miedo, quema y duele, ¿No crees? ¡Pero no supera a las cosas monstruosas del mundo humano! ¡Eran cosas de metal y grandes! ¡Las personas se subían a esas cosas, se los comía! Decían que eran automóviles… ¡¡Pero daban miedo!!

— ¿Puedes… callarte de una vez? —Sabrae se encontraba con la cabeza apoyada en la mesa e intentando cubrir sus grandes orejas con sus manos. Realmente no soportaba a este hombre…

Sí, habían encerrado a Sabrae con el hablador de Vincent. Nadie lo soportaba, por lo que Sabrae no sería la excepción. Era… cruel, pensar que esto se le ocurrió a Akiza.

— ¡¡Esta bien, maldita sea…!! ¡Diré lo que se del jodido Astia! —Exclamó Sabrae mirando la puerta, claramente ya no soportaba más a Vincent— ¡¡Sólo hagan que se calle!!

— OuO Sabes, me gustan los relojes, siempre que voy al mundo humano compro muchos y visito los relojes altos. ¡Son interesantes! Hehe… me hacen recordar cuando me caí de un árbol y Rocco me golpeó con uno por accidente, fue gracioso porque me quedé con un chipote… ¡Incluso le pusimos chipote-san! Era divertido, era como uno más de la familia y… Tus orejas son llamativas… ¡Me gustan! ¿Crees que yo podría tener unas iguales? ¡¡Sería geniaaaal…!!

— Cállate… —Sabrae chocó su cabeza con la mesa.

Quizás los demás se estaban burlando del pobre Hanyō…



Cuando al fin de apiadaron del pobre Sabrae, al fin entraron en escea para escuchar la información sobre el Astia.
Todos los de afuera se habían reunido aquí de nuevo, inclusive Rocco y Vincent seguían aquí.

— Bien, di lo que tengas que decir Sabrae. —Artemisa ordenó, mirando con frialdad al Hanyō, quien tenía la mirada apartada de todos.

Sí… estaban haciendo hablar a Sabrae de algo que hubiera preferido olvidar. ¿Por qué hubiera preferido olvidar?

— el Astia es… un cristal hecho de magia, desconozco que clase de magia guarda pero con seguridad es una magia poderosa que es imposible de manejar —Sabrae explicó— A la vez, puede dar vida a una persona, sin embargo cuando el Astia es arrebatado de ésta… Tanto como el cristal como la persona pueden terminar desapareciendo. Fue suerte que el Astia sigue aquí.

— ¿Cómo es que sabes eso…? —Vincent fue quien cuestionó ahora. Al contrario que Artemisa o los demás chicos (Con excepción de Rocco), mostraba algo de empatía— ¿Acaso usaste ese cristal en un pasado?

Hubo un silencio profundo. Todos ya se habían dado cuenta: Sabrae no quería, realmente no quería hablar de esto.
Levi suspiró con amargura.

— Esto es difícil.

— Sabrae… está bien sí ya no quieres hablar de esto —Rocco habló.

Artemisa iba a decir algo en contra, pero a la mirada que recibió de parte del pelinegro la hizo intimidar y prefirió no decir nada.

— No. Creo que deben saberlo —Sabrae se mostró decidido, más sin embargo en su rostro podría verse la amargura e ira acumulada.

— Entonces habla —Akiza insistió, ella ignoró los sentimientos de Sabrae de igual manera que Artemisa.

— El Astia antiguamente le pertenecía a una mujer…. –Agachó las orejas mientras bajaba con lentitud su cabeza— Su nombre era Maya… Maya Sunshine.

La hada Charlotte miró con empatía a Sabrae, se acercó a él y le tomó del brazo. Ella junto a Venus eran quizás las únicas personas que sabían cuánto lastimaba esto al Hanyō.
A este punto, incluso Levi sabía que era cruel hacer hablar de esto al Hanyō. Su simple expresión decía todo.

— Ella fue asesinada por Black Teppe con el fin de obtener ese cristal.

— ¡¿Black Teppe…?! ¡¿El demonio de las profundidades…?! —Artemisa se mostró impresionada— ¡Imposible…!

— Sí, sí… ese mismo —Ahora Sabrae frunció el ceño, aún con sus orejas abajo. Cerró los ojos con amargura— Aunque yo pude haberla protegido… fui demasiado débil para hacerlo. Lo único que pude hacer fue mantener a salvo ese cristal, así que se lo di a Venus para que lo pusiera a Salvo…sin embargo ahora fue robado…

— Espera… En otras palabras, ese cristal era el corazón de esa chica de nombre Maya, ¿No? —Rápidamente Kriss habló— Eso quiere decir que con lo que estamos tratando es con…

El corazón de Maya.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Ug... listo. Tardé un poco en escribirlo porque casi no tuve tiempo... Pero bueno, espero que no les parezca aburrido :3 Sin más me despido.

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:

avatar
Angry Bunny
Admin
Admin

Mensajes : 1613
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Byakumu no Mayu (Capítulo 4)

Mensaje por MitsuSasha el Mar Ago 19, 2014 7:38 pm

Estuvo interesante :3 entonces en verdad tratábamos con el corazón de ésa tal Maya?!?! Joder y me dio risa el tipo qué hablaba muuucho~ me dio risa xD esta genialoso<3 quiero continuación !

_________________________


Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas~
avatar
MitsuSasha
UserAlterno
UserAlterno

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 03/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Byakumu no Mayu (Capítulo 4)

Mensaje por Akiru el Mar Ago 19, 2014 9:30 pm

esta genial me encanta tu fic !! esta facinante.. asi k buscamos el corazon de maya pero kien lo tiene es sayo k en si es maya .. mm.. interesante , akiza tan fria como siempre .. -w- es vdd ellla no suele dejarse llevar por sentimientos cuando nesesita informacion no importa cuanto lastime ella la optiene .. y feitan solo pensando en tortura .. por eso me agrada !! sugoii esta facinante adoro tu fic y espero la conti ansiosa

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU



avatar
Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Byakumu no Mayu (Capítulo 4)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.