Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Entre Mundos2 - Capitulo 4 - Comienza la Investigación
Dom Mayo 21, 2017 12:36 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 5)
Miér Mayo 17, 2017 7:38 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 3 - Comenzando el Viaje
Mar Mayo 16, 2017 3:57 pm por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 4)
Mar Mayo 16, 2017 3:44 pm por Akiru

» Historias de la media noche (Capítulo 3)
Dom Mayo 14, 2017 5:51 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 2 - Reunion
Dom Mayo 14, 2017 12:19 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 2)
Sáb Mayo 13, 2017 5:55 pm por Akiru

» Entre Mundos2 - Capitulo 1 - Renovado
Sáb Mayo 13, 2017 12:24 am por Angry Bunny

» Historias de la media noche (Capítulo 1)
Vie Mayo 12, 2017 7:38 pm por Angry Bunny

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario


A Pirates Story (Capítulo 3)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A Pirates Story (Capítulo 3)

Mensaje por Angry Bunny el Jue Jun 26, 2014 3:22 pm

Capítulo 3:
“Planes”

-Como sabrán, hemos ido a España para investigar el paradero de los daneses.

El Capitán decía, explicando mientras caminaba lentamente de un lado a otro. Cuatro de sus tripulantes estaban en fila mirándole, de hecho, el Capitán les hablaba a ellos. Kardia miraba recargado de la pared.

-Cuando fuimos no encontramos nada, absolutamente nada. –Ahora el pelinegro paró de caminar y miró a sus tripulantes- ¿Quién fue el imbécil que nos llevó a ese lugar desde un comienzo?

Los tripulantes se miraron entre sí, entonces uno de ellos alzó la mirada y dio un paso al frente.

-F-Fui yo…

Sin siquiera decir nada, Sabrae sacó un cuchillo de su bolsillo y lo lanzó, dando justo en la cabeza del hombre, quien cayó al suelo claramente sin vida.

-Cualquiera que dé una información errónea morirá de igual manera o peor –Mencionó de una manera fría- Ustedes tres, tiren el cuerpo por el mar o que se yo, no lo quiero ver aquí.
-¡C-Cómo ordene! –Los tres exclamaron con miedo al unísono, tomaron el cuerpo y se marcharon con él.
-Ja, típico de ti matar a las personas por errores comunes –Kardia comía una manzana, recargado aún en lo que se podría decir pared, mirando a Sabrae quien aún estaba frustrado.
-¿Qué hay de las dos que subieron al barco? –Preguntó sin rodeos, ignorando completamente lo que Kardia había dicho anteriormente.
-¿Las chicas? Uhm… son dos, una castaña y una aparentemente albina –Aun comiendo su manzana, Kardia explicó- Pero saben, parecen ser un poco… especiales.
-¿Especiales?
-No se ven normales, quiero decir, la castaña parece ser un poco… como una máquina de análisis, mientras la albina parece ser… una loca.
-¿Ah? –Sabrae se burló- ¿Y para qué queremos una loca aquí? Creo que basta con la castaña para encontrar a los daneses.
-Eso mismo creí, ¿Sabes? –Ahora terminó de comer su manzana- Pero parece ser útil también. Supo sobre… mí –Dudo un poco en hablar- Con solo verme.
-¿Qué dijiste? ¿Acaso supo sobre…? –De inmediato, una sonrisa maliciosa apareció en sus labios- Suena interesante.
-¿Qué… tienes planeado hacer?
-Iré a verlas, sí creo que son útiles las dejaremos seguir aquí hasta que encontremos a los daneses. Si no, entonces nos deshacemos de ellas y ya… aunque… -Se puso un poco pensativo- A quien engaño, aunque nos sean útiles las mataría cuando acabemos con esto.
-¿Matarlas? Vaya, que desperdicio.
-¿Acaso las querías para algo más?
-Uhm… no en realidad. Me da igual –Ahora se separó de la pared- ¿Irás a verlas?
-Más tarde… Da igual, sólo intenta que no les hagan nada hasta que decida que hacer con ellas.
-Seguro.

Mientras tanto, en la cubierta, encima de varias cajas, Akiru estaba sentada mirando el mar, mientras Sayo le daba la espalda a este. La mujer morena de ojos dorados estaba con ellas, quizás vigilándolas, quizá hablando con ellas… bueno, compañía femenina no hacía mal.

-Ahh, espero que ustedes tengan suerte –La morena decía, ella estaba mirando el mar igual que Akiru- El Capitán puede ser duro y cruel a veces, sí decide perdonarles la vida por ahora, no duden que después lo intentará.
-Suena como si lo conocieras bien –Fríamente, Akiru respondió. Era normal, no debías confiarte de cualquiera de este barco.
-Algo así –La mujer habló- Por cierto, mi nombre es Isabela.
-Yo me llamo Sayo, Sakurai Sayo. Ella es Akiru Kirishiki. –Sayo habló secamente, sin mirar a nadie.
-Ah, ¿Son Japonesas?
-No. Soy de Grecia –Akiru dijo.
-Tú nombre suena japonés…
-Ya lo sé.
-¿Y tú, Sayo?
-Soy de Dinamarca.
-¿D-Dinamarca? –Isabela de inmediato miró con preocupación a Sayo- Vaya… el Capitán te odiaría apenas y dijeras eso.
-Estoy acostumbrado al odio, así que no me interesa –Suspiró mientras ahora volteaba a ver el mar, igual que las otras dos chicas.
-Ah, suena interesante.

Apenas Isabela terminó de decir esto, Kardia llegó caminando lentamente. Isabela le miró con el ceño ligeramente fruncido.

-¿Qué quieres Kardia?
-Vengo por ambas chicas.

Sin decir nada más, tomó a ambas de las manos y se las llevó, mientras éstas forcejeaban, pero sabían que quizá lo mejor era no hacer nada o empeorarían las cosas.
Isabela simplemente no podría hacer nada, aunque en cierta parte, ella estaba del lado de las chicas. No sabía porque, pero sentía que ellas tendrían un papel muy importante en todo esto.

Kardia llevó a ambas chicas a lo que podría ser la “oficina” del capitán.
Akiru estaba un poco nerviosa, se sentía sofocada al estar en un barco que ahora había zarpado. Sayo, por otro lado, no parecía mostrar emoción alguna en cuanto a los sucesos.
El capitán italiano, cuyo nombre era Sabrae, estaba sentado en su asiento con los pies arriba del escritorio, con el sombrero en su cara, de nuevo como si estuviera dormido.

-Demonios… -Kardia murmuró por lo bajo- Con esto no lo tomaran enserio para nada –Tomó aire- ¡¡Sabrae, despierta de una vez!! –Exclamó.
-¿Uh? –Lentamente se quitó el sombrero y miró a todos los presentes- ¿Las trajiste ya…? ¡¡Avisa, maldita sea!!
-Sólo revísalas, maldita sea –Kardia murmuró con molestia, mientras se recargaba en lo que se podría decir la pared y desviaba la mirada.
-Ya te lo había dicho. Sólo me interesa la albina, llévate a la castaña sí quieres –El capitán dijo con molestia.
-¡¿Qué?! –Exclamó Akiru- ¡¡No nos pueden separar así como así!!
-Cállate, no estamos pidiendo tu opinión –Sabrae suspiró con molestia- Sólo llévatela Kardia, me está dando dolor de cabeza.
-Bien, bien, a veces eres fastidioso Sabrae –Se acercó a Akiru y la tomó del brazo- Tú vienes conmigo.
-¡No, espera…! ¡¡Suéltame!! –Akiru intentó resistirse.
-Akiru, sólo no te resistas mucho, podrías empeorar las cosas –Sayo mencionó aun de manera fría. Akiru no le quedó más que seguir esas palabras que ambas se habían dicho mutuamente con anterioridad.

Kardia se llevó a Akiru, dejando al capitán y a la chica solos.

-Así que… -Sabrae fue el primero en hablar- Kardia dice que tienes una habilidad extraña, pudiste ver su… sabes a lo que me refiero.
-Sí usted lo quiere ver como una habilidad –Sayo decía de manera inmediata, como si no le importara que estuviera frente a una persona peligrosa- Ahora mismo sé que usted vivía en un bosque, junto a su hermano menor.
-¿C-Cómo…? –El rostro de Sabrae se volvió de sorpresa, pero rápidamente cambio a uno malicioso- Oh… esto sí que será útil de muchas maneras.
-Me niego a ayudarlo.
-No te lo estoy pidiendo. Descuida, cuando nos termines de ayudar, podría matarte a ti y a tu amiga, así no quedarán con culpa de ayudar a piratas.

En realidad, Sayo no había necesitado de su habilidad para saber eso del capitán. Nadie lo notó, pero se sorprendió cuando lo vio.

Mientras tanto, con Akiru y Kardia.
Kardia había llevado a la cubierta a Akiru, casi todos estaban comiendo, así que no había casi nadie ahora mismo afuera.

-¡¿Por qué me sacaste de ahí?! –Akiru exclamó con furia.
-Escucha chica. –Kardia habló molesto- No me importa en realidad lo que te pase, pero sí hubieras hecho molestar al capitán ahí dentro ahora mismo no estarías aquí, ¿De acuerdo? Deberías agradecer que te saque de ahí.
-¡Pero Sayo sigue ahí dentro!
-Oh cállate, me estás dando dolor de cabeza a mí también –Se quejó- Da igual, de todas maneras todos terminarán muriendo. –Sin decir nada más, Kardia se marchó, dejando sola a la chica.
-¿Cómo… es qué terminamos aquí? –Akiru murmuró para sí misma, acto seguido miró el cielo con un poco de preocupación, ahora mismo, estaba en una situación difícil. Lo peor de todo, es que si siquiera intentaba algo, le ganaban en número y sería inútil.

Era como si todo estuviera perdido y su destino sellado.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Listo, aquí traje el capítulo 3. Lamento sí está aburrido y corto, casi no tengo imaginación para escribir. Bueno, sin más me despido.

_________________________

Akai tsuki no Monogatari >3:

Kūhaku Heikai:

avatar
Angry Bunny
Admin
Admin

Mensajes : 1613
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 19
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foromx.net

Volver arriba Ir abajo

Re: A Pirates Story (Capítulo 3)

Mensaje por Akiru el Jue Jun 26, 2014 4:35 pm

no esta para nada aburrido esta genial !! sabrae es perverso una faceta k nunca vi de el !! solo espero k no le haga daño a sayo o se las vera conmigo !! espero la conti ansiosa !!

_________________________



Spoiler:

YUKI JUDAI X TAKAMACHI BERENICE



Spoiler:


KAGAHO X AKIRU



avatar
Akiru
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.